Capítulo 2: ¿Patriarcado para siempre?



Los procesos sociales son largos, las costumbres se van asentando a través de la historia. El patriarcado no apareció de un momento a otro, fue construyéndose aun antes de lo que llamamos civilización.

En la época nómada no existía este concepto ya que la obtención de alimentos se destinaba a la supervivencia de los hombres y las mujeres y se distribuían según las necesidades de cada quien. Las mujeres tenían un estatus de respeto al ser las dadoras de vida. Esto cambió cuando los pueblos se asentaron y la producción agrícola tuvo excedentes. Se empezó a acumular capital y las mujeres no participaron de la propiedad. Fueron, poco a poco, arrinconadas al papel doméstico. Apareció la división sexual del trabajo.

En estas sociedades agrícolas, se practicaba el intercambio de mujeres a fin de evitar las guerras por los excedentes y para conseguir “reproductoras” de niños y niñas, que aseguraban, junto a sus madres, mano de obra para la producción de bienes de capital.

En las incursiones de los varones para conquistar otros pueblos, las mujeres se convirtieron en botines de guerra al servicio de los triunfadores. Fueron las primeras esclavas para servicio sexual y labores agrícolas. Más tarde, se establecieron dotes que los padres cobraban por entregar a sus hijas en matrimonio aumentando así la riqueza patrimonial.

Un elemento de mucha importancia en el proceso de dominación masculina fue la fuerza física. Los varones tienen, en promedio, un 20% más de masa muscular que las mujeres. Al principio, fue empleada para la caza de animales mayores, pero ellos descubrieron que les daba ventajas si aplicaban además la violencia en otros aspectos de la vida, sobre todo, con las mujeres. Se entiende desde entonces que la violencia física es una característica propia y natural de los varones, así como la maternidad es femenina.

La historiadora Susan Brownmiller [1] sostiene que la violación fue usada como arma de dominación y establecimiento del patriarcado. Las mujeres fueron sometidas por el miedo. La continuidad de esta violencia la podemos ver en la historia reciente del Perú, de Guatemala, de Bosnia, de Nigeria, de tantos países donde las mujeres han sido violadas y torturadas hasta la muerte bajo una estrategia de machismo exacerbado e insania patriarcal.

En los países musulmanes, más de 125 millones de mujeres han sufrido la circuncisión femenina. En Egipto, por ejemplo, sus partidarios insisten que se trata de una práctica religiosa que reduce el deseo sexual de las mujeres, preserva su virginidad hasta el matrimonio y elimina cualquier tentación de adulterio.

Ver radioclip “La maldición del arado”
http://www.radialistas.net/article/la-maldicion-del-arado/

Artículo “Usadas para la guerra”
http://smoda.elpais.com/

alt_text

http://hazellflores.blogspot.com/

2.1. ALGUNASCTICAS MASCULINAS PARA LA IMPLANTACIÓN DEL PATRIARCADO

  • Inventar mitos y leyendas que muestran a las mujeres como seres perversos: Lilith, las Amazonas, brujas, mulas sin cabeza, serpientes, fantasmas.
  • Determinar las características de género “superiores” para los varones e “inferiores” para las mujeres (hombre fuerte-mujer débil, hombre racional-mujer sentimental, hombre productor-mujer reproductora…)
  • Establecer relaciones de solidaridad y complicidad entre ellos para dominar a las mujeres. Por ejemplo, las leyes sobre el aborto están escritas por varones sin tomar en cuenta a las mujeres.
  • Invisibilizar lingüísticamente a las mujeres. Por ejemplo, que la palabra “hombre” incluya a la mujer, arrogándose la representación de toda la humanidad. Y el pensamiento masculino, de por sí parcial, volverlo universal.
  • Obligar a las mujeres a adquirir el apellido del marido cambiando su nombre en todos los aspectos legales y determinando su estatus social según sea el del marido.
  • Ensalzar la virginidad antes del matrimonio y establecer la maternidad como el máximo valor para la realización de las mujeres. El modelo es la Virgen María en oposición a María Magdalena.
  • Usar la fuerza y la violencia sexual para aterrorizar y dominar a las mujeres. En las guerras, las mujeres son botín. Y cuando no hay guerra, son mercancía para la explotación sexual.
  • Manipular la conciencia de las mujeres y convertirlas en cómplices del patriarcado. Las madres enseñan a sus hijas a servir a sus hermanos varones. Prohíben la sexualidad de las adolescentes y favorecen la de los varones. Empujan a sus hijas al matrimonio y a la maternidad.
  • Excluir históricamente a las mujeres de la educación. Dos de cada tres personas analfabetas son mujeres.
  • Ocultar o borrar el protagonismo de las mujeres en la historia humana. No hay heroínas, no hay científicas, no hay artistas… y las que se nombran, con frecuencia ocupaban lugares secundarios o se escondían detrás de nombres masculinos.

alt_text

Violencia machista / Paul Lowry

Lo que los varones pierden con el patriarcado

  • Castra su sensibilidad y ternura, tienen que guardar una imagen dura, congelar sus afectos. No pueden llorar, deben demostrar fortaleza y ningún rasgo de debilidad.
  • Niega la expresión de sus sentimientos, hablar de amor, disfrutar su paternidad. Impide la felicidad.
  • Impone cargas económicas tremendas que, de no cumplirlas, cuestionan su rol de varón, de proveedores de la familia.
  • Obliga a responder sexualmente según parámetros sociales machistas y heterosexuales. Si no lo hacen, los catalogan de homosexuales.
  • Exige ser mujeriego como prueba de su virilidad. Un hombre fiel es poco menos que un mandado de su mujer y la burla de sus amigos.
  • Enferma emocional y físicamente por vivir en eterna competencia laboral, sexual y de fuerza física con los otros hombres.
  • Enseña a resolver los conflictos a base de violencia, convirtiéndoles en agresores. Deben dominar a su mujer, hijos e hijas. Y ser los “gallitos del barrio” ante sus pares.
  • Aminora la autoestima masculina ya que no pueden mantener constantemente las exigencias sociales del patriarcado: líder, proveedor, exitoso, amante, etc.
  • Empuja hacia las adicciones, el tabaquismo, el alcoholismo, al suicidio. Invita a manejar el auto a altas velocidades. Facilita el contagio con enfermedades de transmisión sexual. El machismo mata es un dicho que no está lejos de la verdad.

Recomendamos articulo “Reflexiones sobre la masculinidad patriarcal”
http://w110.bcn.cat/

alt_text

http://mujerdenuncialaviolencia.com/

2.2. ¿LAS MUJERES SOMOS TRANSMISORAS DEL PATRIARCADO?

Escuchamos demasiado a menudo este refrán: Machismo se escribe con M de mamá. Las madres reproducen en la familia los privilegios de los varones, los prejuicios contra las mujeres, los estereotipos de ambos sexos. También demasiado a menudo no sabemos qué contestar y terminamos por dar la razón sin entender que también las mujeres estamos formadas, construidas, contaminadas, por los principios patriarcales que repetimos inconscientemente.

Refranes como éste son otro truco de los varones para hacernos sentir culpables del machismo provocado por ellos. ¡Cómo si no tuviéramos encima todas las culpas y las acusaciones masculinas, ahora también quieren hacernos responsables del patriarcado!

La investigadora feminista Alicia Puleo [2] define dos tipos de patriarcado, de coerción y de consentimiento. El patriarcado de coerción utiliza la violencia para imponerse sobre las que se rebelan ante las costumbres y normas religiosas o jurídicas. Mientras que el patriarcado de consentimiento incita amablemente, convence a través de múltiples mecanismos de seducción para que las mismas mujeres deseen llegar a ser como los modelos femeninos que se les proponen a través de la publicidad, el cine, etc. Este segundo tipo naturaliza la sumisión. Para las mujeres resulta “natural” sufrir por amor o pertenecer a un hombre y solo a uno. Es así como el patriarcado logra mantenerse vigente con modos sutiles o explícitos de dominación, otorgando a las mujeres pequeños privilegios de clase y migajas de poder.

Ver radioclip “Científica y mártir”
http://www.radialistas.net/article/cientifica-y-martir/

Ver radioclip “La revolución de las francesas”
http://www.radialistas.net/article/la-revolucion-de-las-francesas/

Ver radioclip “Salir del closet”
http://www.radialistas.net/article/salir-del-closet/

El patriarcado se recicla

El sistema de dominación basado en la división sexual del trabajo persiste en la actualidad. El patriarcado se recicla y mantiene el acuerdo social primitivo de intercambio por el cual el varón protege y sostiene económicamente a las mujeres a cambio de sus servicios sexuales y reproductivos. Aun si las mujeres salen al espacio publico a ganar dinero, las relaciones familiares y laborales se organizan de la misma manera: un jefe y una subordinada. Él es el cabeza de familia, incluso cuando no cumple sus obligaciones paternales.

Aunque haya aumentado la participación de las mujeres en la vida política, académica, económica, aunque existan cada vez más leyes contra las violencias, el esquema se repite. Las relaciones de clase y género siguen siendo inequitativas y desiguales. Los espacios de decisión siguen estando, mayoritariamente, en manos de los varones.

alt_text

https://twitter.com/MarioJuliano/

Resistencias al patriarcado

Como los tiempos cambian y los sistemas sociales también, las mujeres entienden que si el patriarcado ha sido construido socialmente, también se puede deconstruir. Y junto a la sumisión de muchas, hay otras que resisten. No quieren continuar viviendo en un sistema opresivo y jerárquico, están cada día creando formas alternativas de existencia, rescatando su lugar y protagonismo en la historia. Se proyectan al futuro sin dominadores ni dominadas.

En el siglo 20, se empezaron a mostrar signos de crisis del patriarcado. Los movimientos feministas estudiaron sus bases históricas e ideológicas descubriendo y revelando sus mañas. Denunciaron las discriminaciones y omisiones. Pusieron en cuestión la heterosexualidad obligatoria. Las familias ya no respondían al modelo clásico (padre, madre, hijos e hijas) dando lugar a varias formas de estructura familiar.

Las mujeres ya no soportan la violencia, la sujeción a la institución matrimonial y el divorcio es una opción muy usada para lograr su independencia. Ya no condicionan sus vidas de pareja al matrimonio, ni temen quedarse solas.

Las mujeres se lanzan a la lucha política de representación. Trabajan en profesiones y oficios que antes solo eran para hombres. Son independientes en su vida sexual y laboral. Deciden por sí mismas tener o no familia, aun sin la presencia del varón. Las mujeres incursionan en los medios de comunicación alternativos, comerciales y digitales con espacios donde se ponen en discusión las inequidades para erradicarlas y construir una sociedad diferente y justa.

La ciencia al fin está de su parte. Se descubren los métodos de control de la natalidad y la pastilla del día siguiente. Se discute el aborto, la libre determinación del cuerpo y la sexualidad sin represiones. Se habla de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres. Las mujeres y los grupos LGTBI realizan acciones para reclamar condiciones de igualdad de derechos y se empoderan logrando cambios a nivel legal y social.

También hay varones que han empezado a reflexionar, cuestionar y oponerse a la masculinidad hegemónica impuesta por el patriarcado que castra sus potencialidades humanas y se organizan en grupos que proponen nuevas formas de ser hombres, las nuevas masculinidades. Buscan una vida plena, lejos de los privilegios que al final resultan una carga para ellos. Buscan la igualdad y la equidad al reconocerse actores obligados de la violencia. Y trabajan para cambiar esta injusticia social.

Lectura recomendada: “Nuevas masculinidades”
http://www.mundubat.org/archivos/201107/ddhhmujeres04web.pdf?1

Todo este conjunto hace tambalear al sistema patriarcal hegemónico. El varón va perdiendo el poder ejercido por miles de años. Es cierto que se recicla y hay nuevas formas de persistencia del patriarcado, pero también hay una conciencia de género en las mujeres y grupos LGTBI que están pendientes y en alerta para no permitirlo.

Tarea 2

En este capítulo hicimos una pequeña lista de lo que pierden los hombres con el patriarcado. Envíanos tu opinión, en la sección Comentarios, de lo que ganarían sin patriarcado.

Investiga e identifica dos mitos de tu país o localidad: uno que transmita el patriarcado (por ejemplo, Bachue convertida en lechuza, mito Chibcha-Colombia). Y otro mito que signifique un enfrentamiento o ruptura del patriarcado (Las amazonas, mito griego). ¿Qué conclusiones puedes sacar?

NOTAS
[1] Susan Brownmiller, Contra nuestra voluntad, Editorial Planeta, 1975, Barcelona.

[2] Leccion 28: patriarcado, http://datateca.unad.edu.co/

Última modificación: 3 de octubre de 2014 a las 10:34

Hay 40 comentarios

captcha
  • Image not available
    Por Jose Fernando Barona Becerra / Los hombres ganamos con la igualdad / 13 de septiembre de 2014 a las 17:07

    No es verdad que, con la igualdad, las mujeres ganan y los hombres pierden. Esta idea, muy extendida entre determinados sectores de hombres, es una falacia que nos perjudica gravemente.

    Con la igualdad los hombres nos liberamos del corsé que nos impone el machismo. Podemos superar el mandato que recibimos desde los primeros días de nuestra existencia que nos dice cómo debemos ser, comportarnos y hasta sentir, por el hecho de ser hombres.

    Así pues, la igualdad nos hace libres y mejores personas.

    Algunas de esas ganancias son:

    Nos permite situarnos entre las filas de las personas justas y solidarias que trabajan contra la discriminación y el sexismo.
    Contribuimos a un mejor y más rápido cambio social de superación del machismo, ayudando a crear referentes positivos alternativos al modelo tradicional machista.
    Desarrollo personal
    Capacidad de gestión de nuestro mundo emocional
    Autoestima y seguridad
    Autonomía personal y funcional
    Más libertad ante las imposiciones del machismo
    Una sexualidad más completa y satisfactoria
    Salud
    Descubrimos una nueva paternidad más cercana, responsable y solidaria
    Nuevas relaciones de pareja
    Descubrimos nuevas relaciones de complicidad positiva con los otros hombres

    Responder

    • Image not available
      Por Tachi Arriola / Patriarcado / 15 de septiembre de 2014 a las 09:29

      Gracias por tus aportes. Estamos de acuerdo y ojalá todos los varones lo en
      tendieran así.

      Responder

    • Image not available
      Por Livia martínez / Excelente Napoleón!! / 18 de septiembre de 2014 a las 14:32

      Buenas tardes a todas y todos, excelente la opinión de Napoleón ojala los caballeros entendieran estos principios básicos, ganarían un experiencia de la vida llena de plenitud.

      Responder

      • Image not available
        Por LO QUE PIERDE EL HOMBRE CON EL PATRIARCADO Y MITO / MI CASO , MI EXPERIENCIA MI VIDA / MITOS DE MI PAIS / 19 de octubre de 2014 a las 19:36

        YO ANA :

        Mi hogar fue matriarcado , mi padre no pintaba y mi madre entiendo ahora ejerció hereditariamente un rol patriarcal No le gustaba que tuviera amigos varones , nunca nos habló se sexo Somos 2 hermanas mujeres , estudién sólo con mujeres en colegios de monjas . Me casé con un hombre dominnante que venía de un hogar violento . Era celotípico y pase por violencia psicológica. Sin querer entré de comunicadora al GRUPO MUJER en Chiclayo y eso fue algo importante en mi vida que ya cuestionaba que mi matrimonio no era normal , era injusto también para mis hijos : Felipe y Ana Claudia . Veía a mujeres humildes liberarse de la violencia .. Tuve que huir denunciar , enjuiciar a pesar que e nuestro programa de radio pregnanaba la igualdad y no violencia . En casa de herrero cuchillo de palo.. y pasa en varias ONGS o grupos feministas .
        Pero me liberé ya mis hijos también . Mi ex esposo perdió a sus hijos , el amor ,la ternura , un hogar y hasta su salud y hasta ahora dice que el fue victima de sus padres . Puede ser pero se le enseñó el camino a través de psicólogos ,psiquiatras etc. Al ser cociente de sus actos y e daño que hacía no buscó ayuda y perdió un hogar.
        2.- Los hombres libres del patriarcado ganarían ser ellos mismos , llorar , reir , no esconder el alcohol sus tristezas oo depresión para no demostrar que esto merma su debilidad , ganarían hijos sanos , respeto de si mismo , menos riesgos de accidentes. GANARÍAN AL GO SENCILLO : AMOR .

        3.- Cuando voy al proyecto Olmos de mi región ( Lambayeque - norte de Perú ) hay un tunel , que como muchas mujeres , y esto es un mito andino muy común .. No podemos entrar pues este tunel se derrumbaría quizá si pues las mujeres lo hubiésemos mejor !! Tampoco se puede una mujeres puede pasar por campos de arroz cuando de mesntruación pues la cosecha se arruina .
        3.- DESPATRIARCALIZANDO MITOS . En Nuestros caso ha surgido el hallazgo de la DAMA DE CHONARCAP , de la cultura Mochica. Encontrada en emi región que de origen Mochica . Ella como muchas tras sacerdotisas detentaba poder , organización y el manejo de una cultura por parte de mujeres que ha causado que se escriba , se estudie y se divulgue y se le construya una imagen ( escultura ) en su honor .. y la historia aún comienza.
        3.- CONCLUSIONES . el patrircado se recicla ,entonces todos los esfuerzos de mujeres y varones paradespatriarcalizar la cultura cómo quedan TACHY ?? ARAR EN VANO ya no !! El hombre en su vida diaria ,laboral , de pareja y familiar pierde mucho . Lás mujeres también . La historia ha sido escrita por varones y toca a la mujeres seguir incidiendo en las ventajas de un mundo en equidad para hombres y mujeres .. CONCLUSIÓN : hay mucho que hacer y ver un frenaje para de ese reciclaje patriarcal del sistema que hará que esto sea de nunca acabar .

        Responder

  • Image not available
    Por Napoleón Alberto Ramírez / Ganamos... / 17 de septiembre de 2014 a las 20:25

    Creo que ganamos la admiración y el apoyo de gente que no apoya el machismo.
    Ganamos unos hijos más humanos y antimachistas.
    Ganamos el respeto de muchas mujeres que nos ven de un modo diferente.
    El respeto de la sociedad no machista.
    La tranquilidad de hacer las cosas bien.
    Brindarles a nuestros hijos un hogar en el que pueden ver que mamá y papá tienen los mismos derechos, los mismos deberes y que de verdad comparten, y que tienen el ejemplo de papá y mamá.

    Responder

  • Image not available
    Por Fabiana Ocanto / Libres del patriarcado. / 18 de septiembre de 2014 a las 13:32

    -Una personalidad e identidad auténtica, no impuesta.
    -Una autoestima alta.
    - La capacidad de ser libres en la toma de decisiones, sin ningún mandato que los afecte emocional, psicológica y físicamente.
    -El poder de expresar sus sentimientos sin miedo a ser juzgados.
    -Buena salud, esforzándose hasta lo que puedan, sin abusar.
    -Buenas relaciones familiares, donde darán apoyo, valores y afecto a su cónyuge e hijos.
    -Gozarán de una sana y armoniosa relación de pareja.
    -Incentivaran el trabajo en equipo ayudando en el hogar (quehaceres de la casa, cuidado de los hijos) y así los niños verán que padre y madre les prestan atención.
    -En las relaciones sexuales no serán complacidos solo ellos, sino que sera un placer mutuo, lleno de amor y por ende se disfrutará más.
    -Buenas relaciones con la sociedad.

    Responder

  • Image not available
    Por Livia Martínez / Matar la sensibilidad / 18 de septiembre de 2014 a las 14:45

    En mi opinión el machismo mata la sensibilidad en los hombres, los hace crear una coraza de sentimientos duros hacia las mujeres y más débiles. Desde niños los padres machistas inculcan esto en los hijos, sólo el mal ejemplo basta para que éstos se formen insensibles al dolor ajeno en algunos casos llegan al punto de sentirse superiores a los mismos hombres. Aunque vivan vidas infelices no abandonan sus malas acciones por temor a ser vistos como débiles.
    Los medios de comunicación y en este caso los periodistas estamos llamados a cambiar este tipo de patrones, nos es arar sobre el mar, es hacer la diferencia en medio de esta sociedad.

    Responder

  • Image not available
    Por andrea rozo vargas / ganancias del hombre sin patriarcado / 18 de septiembre de 2014 a las 20:35

    Interesante y discutible , dijo un humorista de mi país¡
    Algunas caracteristicas super importantes y ojala algun dia se dieran son por ejemplo:
    Un excelente desarrollo como persona con valores, y principios de equidad e igualdad, donde el reencontrarsecon su propio yo ven que faltaban una parte de si mismos, como lo son los sentimientos. Como decía una compañera en un comentario la responsabilidad económica, un factor donde en la grana mayoría de familias es la base del machismo.( como todo lo doy en la casa, tu haces lo que yo diga). Cuando un hombre llega a este punto en el cual ellos permitan analizar llegarían a la conclusión que una carga económica es el bloqueo de sosiego a la vida y, además les impide situarcen en posiciones de plena igualdad en relaciones con su pareja tanto en la convivencia como en la parte sexual , seria mas placentero y miraría a su mujer ya no como un objeto con discriminación. si no con amor, respeto e igualdad.
    Adjunto link de algunos puntos claves sobre que ganaría el hombre sin el patriarcado( ojo , escrito por un hombre)

    Responder

  • Image not available
    Por andrea rozo vargas / Mitos llaneros sobre el Machismo en mi region / 18 de septiembre de 2014 a las 20:47

    En los llanos orientales de Casanare Colombia existen varios mitos sobre este tema, alguno de ellos son por ejemplo:
    La leyenda de La Bola de Fuego o Candileja quien cuenta que ella era una mujer muy bella que vivía sola en su rancho. Un día fue violada y ella se defendió lanzando improperios. Cuando murió se transformó en una bola de fuego que persigue a los hombres para vengar su martirio.

    ANÁLISIS: Este mito es una clara una lección para la mujer que decide vivir sola. La transgresión de esta ley desencadena la violencia del hombre.

    Otra leyenda autentica del llano sostiene que la Candileja fue una madre que asesinó a sus hijos en la sociedad campesina, la mujer no tiene más opción que la maternidad . Por la misma razón La Llorona está condenada a vivir asustando borrachos.

    A simple vista estos fantasmas tienen una misión moralizante para los hombres. En realidad lo que se corrobora es la oposición irreconciliable de lo femenino (representado por la noche y la luna) y lo masculino (el día y el sol). Por ende, el espanto femenino pierde poder con la luz del día.

    La identificación de lo femenino con la noche no hace sino constatar la necesidad de que el hombre controle la fuerza de la naturaleza femenina.

    Sin embargo, la señora Palma también vislumbra una posibilidad de conciliación entre hombres y mujeres en la la leyenda de La Patasola.
    Este espanto femenino que devora a los hombres si ceden al deseo sexual en Semana Santa, refleja la imagen que el hombre ha creado de sí mismo (devorador, agresor, destructivo).

    Una versión de este mito cuenta que La Patasola rapta a un niño y en vez de matarlo lo adopta y alimenta con caracoles.
    estos mitos representados por animales asociados con la blandura podrían plantear la necesidad de alimentar con nuevos valores a hombres y mujeres para crear un cambio profundo en la sociedad .

    Responder

  • Image not available
    Por Carolina Jiménez Mosegue / 19 de septiembre de 2014 a las 05:56

    Considero que el patriarcado despoja a los hombres de su condición de humano. Tener sentimientos y mostrarlos no es un símbolo de inferioridad, sino de humanidad y es algo que el sistema patriarcal no tiene en cuenta, de ahí frases hechas como “los hombres no lloran”, entre otras. El patriarcado, a su vez, propone el prototipo de hombre machista que debe demostrar su hombría por encima de todas las cosas, algo que espero, cada vez se vaya reduciendo más. A día de hoy ya es posible ver que los hombre no son los proveedores de todas las familias, que las mujeres demuestran su valía y que, en numerosas ocasiones, son las que trabajan fuera y traen el sueldo a casa. La obligación moral del hombre a ser el responsable de traer dinero y comida a casa ya se va difuminando, para empezar a tener en cuenta que es indiferente si lo hace él o lo hace ella. Cada familia es un mundo y tiene unas circunstancias determinadas en las que el patriarcado no tiene cabida. Creo que el ámbito más descuidado sea probablemente el sexual, donde se sigue teniendo una visión arcaica y patriarcal de las relaciones sexuales basadas sobre todo en la dominación, al igual que en el lecho familiar. Esas visiones irracionales del padre sobreprotector con la hija e incitador a lo sexual con el hijo.
    Con respecto a lo de los mitos, no he encontrado ninguno en España que me parezca que perpetúe y rompa con esos roles. De igual modo, seguiré investigando y si encuentro alguno os lo traslado.

    Responder

  • Image not available
    Por Cesar / Cuantas cosas Ganariamos / 20 de septiembre de 2014 a las 11:05

    ganaríamos, que ganaríamos, ganaríamos sentimientos, ganaríamos sensibilidad, ganaríamos humanidad, ganaríamos mejor comprensión de las relaciones sociales comprenderíamos el mundo como un lugar mejor, tranquilo y amplio donde cabemos todos y todas y no "unos solos con poder", ganaríamos poder construir una sociedad, no mas justa como aspira la ONU sino enteramente justa para nuestros hijos y nuestras hijas. ganariamos libertad de ser y hacer, pues desde que dependemos de ser varones duros y recios somos esclavos de nuestro proceder, ganaríamos autonomía de acción y de pensamiento, y menos dolores de cabeza, piensen que los varones sufrimos a diario de achaques cansancio y jaqueca y esto es porque cansa ser varones con todas esas exigencias impuestas y auto impuestas y legitimadas por nosotros mismos como sumisos de la dominación que queremos en vez de emanciparnos parecernos cada vez mas a la dominación siendo dominantes. ser libres implica dejar de ser patriarcales. varón bonito es aquel que cuestiona sus privilegios.

    Responder

  • Image not available
    Por Diana Ojeda / PATRIARCADO / 21 de septiembre de 2014 a las 00:06

    Los hombres creo que ganarían independencia económica, menos responsabilidades económicas, sensibilizarnos, pueden llorar sin perder hombría, pueden ser fieles sin creer que dejar de ser machos por el estar solo con una mujer, ya pueden tratar temas de mujeres sin considerarlos poco hombres, se pueden dedicar a las labores domesticas, pueden realizar gustos como ser chef, estética, estilista sin considerarlos de que son homosexuales, entre otros.

    En Colombia hay muchos mitos y dependiendo de cada región se conocen más, dentro de los mitos se dice que Bochica castigó a Huitaca por sus malas enseñanzas a la gente, le dio plumas y transformó sus miembros en lechuza, e hizo que no anduviera sino de noche, como ella anda.

    La diosa Huitaca. Dice el relato que predicaba la necesidad de una vida ancha, alegre, llena de juegos, placeres y borracheras, precisamente contra todas las predicaciones de Bochica

    Responder

  • Image not available
    Por Juliana / Tarea 2 / 21 de septiembre de 2014 a las 11:41

    Los hombres ganarían la posibilidad de dejar de ser señalados como los victimarios de las mujeres. Esto implicaría su participación justa en la construcción de sociedad de la mano de las mujeres. Es suma, ya no serían señalados por la Historia de forma negativa, sino, de forma positiva. También, podrían vivir en una verdadera sociedad igualitaria en la que ellas y ellos tienen las mismas responsabilidades económicas, laborales, familiares.

    Responder

  • Image not available
    Por maria victoria / 22 de septiembre de 2014 a las 10:46

    creo que tanto hombres como mujeres nos beneficiaríamos si abandonamos las viejas estructuras mentales que conforma la sociedad patriarcal sobre cada persona, creo ademas que el momento histórico nos lo pide a gritos, estas viejas estructuras mentales, opresivas, autoritarias, dominadoras, con su sutil y perfeccionada seducción publicitaria son los responsables de cuanta crisis hay ahora mismo en todo el planeta, acumulación capitalista, guerras, secuestros y asesinatos de estudiantes, redes de explotación sexual de mujeres, niñas y niños, homofobia, feminicidio generalizado en el mundo y más... creo que si tenemos que hacer mas humano y libre este mundo, debemos empezar cuestionando el patriarcado que llevamos dentro, y dia a dia, ir desaprendiéndolo para dejar que aflore tu yo libre , tu forma de ser persona, mujer, hombre sin que te situen desde fuera, e ir más allá del género hasta que este mismo concepto desaparezca, sin duda la otra mitad de la humanidad ganaría tanto como nosotras, en la transformación hacia nuevas y mas éticas formas de relacion, ganaríamos un mundo nuevo ;)

    de las leyendas chilenas, se me vienen a la memoria la pincoya, estereotipo de mujer bella, seductora y traicionera en las islas de la cultura chilota, el trauco, un hombrecillo que embaraza a jovenes rebeldes que salen a ver a sus enamorados en noches de luna, mujeres brujas, viejas que te aparecen en las quebradas de los cerros anunciando maldiciones y por otro lado está el culto mariano popular, la mujer casta, el modelo conservador , culturalmente entonces, el patriarcado nos situa , nos modela, pero a las mujeres ademas, las pone en un plano inclinado frente al poder masculino, como diría margarita pisano.

    Responder

  • Image not available
    Por Mar Romero / 22 de septiembre de 2014 a las 18:00

    Los hombres ganan libertad, al deshacerse de los estereotipos que también les pesan, aunque los sitúen en la mitad privilegiada de la sociedad.

    En Catalunya celebramos Sant Jordi el día 23 de abril para comemorar la leyenda en la que el caballero Sant Jordi rescata a una princesa del dragón que está a punto de comerla. Por supuesto, es una historia construida sobre estereotipos de género (y de clase), al presentar la mujer de forma pasiva y al hombre de forma activa. La leyenda cuenta que de la sangre del dragón florecieron rosas, y esto ha derivado en que hoy en día los chicos regalan rosas a las chicas el 23 de abril en señal de su amor, mientras que las chicas regalan libros a los chicos. La diferencia de connotaciones entre los regalos es significativa, y por eso esta leyenda perpetua el patriarcado.

    Responder

  • Image not available
    Por Jessika Rivera / 23 de septiembre de 2014 a las 10:08

    Considero que los hombres sin el patriarcado les permitirían situarse entre aquellos que queremos y trabajamos por ser justos y solidarios, y por los que trabajan contra la discriminación. Ellos sin el patriarcado podrían contribuir a un mejor y más rápido cambio social de superación del machismo, ayudando a crear modelos diferentes donde exista igualdad, descubrirían una nueva manera de ser padres, atendiendo a ella de manera responsable y compartida. También ganarían autoestima, podrían ser libres al expresar sus sentimientos, sería un paso gigante si esto llegara a suceder, pero no pensando en que siendo de esta manera con la igualdad las mujeres ganan y los hombres pierden porque esto es una falacia que nos ha perjudicado durante mucho tiempo. Cuando hay igualdad esto nos hace personas libres y mejores personas. Y con respecto a los mitos planteados, me parece que establecen puntos totalmente extremistas donde en uno se ve marcado completamente el patriarcado y el otro predomina solamente la mujer, en ninguno hay un equilibrio, algo justo para las partes sino que a su manera cada mito plantea una manera muy desequilibrada de tratar al otro, sea hombre o sea mujer. Deberíamos ahora inventar nuestros propios mitos, nuestras propias leyendas donde prevalezca la igualdad de género, donde no sea siempre la mujer una bruja malvada o viceversa, sino por el contrario la balanza este equilibrada, o como dicen: “ni patriarcado, ni matriarcado”, todos por igual.

    Responder

  • Image not available
    Por Lia Gutierrez / 23 de septiembre de 2014 a las 15:46

    El ego de los hombres constituye uno de sus pilares; para construir a medida su patriarcado a lo largo de su vida, donde sus iguales alimentan progresivamente con sus comentarios y actuaciones este ser. Perdiendo escenarios vitales para su desarrollo “normal” dentro la sociedad y mas puntualmente su familia. Es donde llego a pensar: ¿los hombres viven para sí mismos o para sus iguales? No se demuestran así mismo sino lo que los demás quieren ver o su patriarcado a establecido como “leyes”. Proponiendo un modelo de hombre totalmente machista, arrogante y muchas veces insensible, es entonces que le quita de su posición de ser humano. Su gran herramienta, es la violencia y humillación, como proveedor del hogar y “mano fuerte”.
    Un mito donde se rompe el patriarcado es “La MadreMonte” Los campesinos cuentan que cuando la Madremonte se baña en las cabeceras de los ríos, estos se enturbian y se desbordan, causan inundaciones, borrascas fuertes, que ocasionan daños espantosos.
    Castiga a los que invaden sus terrenos y pelean por linderos; a los perjuros, a los perversos, a los esposos infieles y a los vagabundos.

    El mito que trasmite el patriarcado es el de “Anima Sola” Dicen que en Jerusalén tenían mujeres destinadas a darles de beber a los que sacrificaban en la cruz. La tarde del Viernes Santo le tocó subir al Calvario a una joven: Celestina Abnegada. Del ánfora dio a beber a Dimas y a Gesta, los dos ladrones que acompañaban a Jesús. Al salvador lo despreció y por eso Él la condenó a sufrir la sed y el calor constante de las llamas del Purgatorio.

    Responder

  • Image not available
    Por José Luis López / Lo que perdemos los hombres / 23 de septiembre de 2014 a las 20:11

    Considero que al hombre se le ha dado la dificil de tarea de tener que ser siempre el jefe de la casa.

    Este pensamiento se evidencia en muchos hombres que no soportan que su mujer resalte mas en el campo profesional ocupando mejores puestos o ganando mas (dinero)

    Tambien lo he visto en hombres que no quieren que sus mujeres se sigan preparando y lleguen a ser más que ellos, lo cual considero que representa medios internos de los varones.

    Creo que un hombre que logra liberarse de estos pensamientos puede llegar a ser más feliz en el hogar puesto que se algraria de los éxitos de su mujer y cuando ambos reman juntos podrían lograr más que cuando el uno quiere impedir que el otro progrese.

    Responder

    • Image not available
      Por alba marina / tan patriarcales / 23 de septiembre de 2014 a las 22:24

      por siglos los hombres han realizado su mejor esfuerzo, para invisibilizar el sentimiento y la ternura, sin calcular lo que han perdido de vida al esconder su real sentimiento, tal vez por eso son más propensos a los infartos, esa acumulación de tensiones y un ejercicio afianzado en la fuerza y el temor solo ha construido barreras de comunicación y no de dialogo y de respeto, con ellos también nosotras hemos perdido pues como formadoras y madres en algunos casos hemos multiplicado el modelo

      Responder

  • Image not available
    Por Marco Antonio / Arquitecto / 24 de septiembre de 2014 a las 07:24

    Al eliminar personalmente y socialmente el patriarcado, las prohibiciones emocionales podrían expresarse libremente sin temor a que la sociedad tilde de feminidad a los hombres y de masculinidad a las mujeres, habría muestras de mas amor y valores humanos en nuestro diario vivir, habría una mejor elección de gamas al elegir las actividades productivas no serian exclusivas de hombres y mujeres, tendríamos una mejor sociedad donde todo el conglomerado humano actuemos sin mitos ni prejuicios, habrá mas felicidad en la humanidad eliminando definitivamente las barreras sexistas y de discriminación.

    La mitología revela situaciones extremas y castigadoras para sus súbditos y enemigos, haciendo prevalecer el poder del hombre o de la mujer según el caso, estos mitos dan fuerza mayoritariamente al patriarcado y en el mito de las amazonas se nota la discriminación al hombre y se evita una convivencia diaria entre los dos géneros.

    Considero, que la construcción de nuestra sociedad debe estar libre de mitos, que la convivencia debe estar basada en los valores humanos, sin discriminación, los actos humanos deben ser de unos a otros con justicia, equidad y tolerancia.

    Responder

  • Image not available
    Por Neus / 24 de septiembre de 2014 a las 11:22

    1. Sin patriarcado, los hombres (y todo el mundo en general) podrían ganar una sexualidad sana, no coaccionada a base de estigmas ni prejuicios.

    2. En Cataluña se celebra la leyenda de Sant Jordi, donde un caballero es enviado a luchar contra un dragón para salvar una princesa. De su herida de muerte nacerá una flor y por este motivo el 23 de abril se intercambian rosas (los hombres se la dan a las mujeres) y libros (las mujeres se la dan a los hombres). Es una leyenda-mito patriarcal pues refuerza los roles patriarcales (mujer como sumisa, víctima, indefensa.. Hombre como valiente, vencedor)

    Por otro lado, cada vez hay más personas que cuestionan esta versión de la leyenda y reinventan una propia para que la princesa (que por cierto, ¡no tiene nombre, cuando Sant Jordi, el caballero sí! ) sea más independiente y se salve a sí misma, sin necesidad de ningún caballero o principe. También la transformación de ésta leyenda va ligada a romper con el abuso de poder hacia los animales y se inventan nuevas opciones en los que el dragón no muere o se hace amigo de los personajes.

    Responder

  • Image not available
    Por Alex / 24 de septiembre de 2014 a las 16:20

    Todos los ismos son negativos -machismo y feminismo-, así como el matriarcado y el patriarcado desde tiempos remotos son excesos de poder.
    El respeto a todo ser es vital y las guerras físicas y mentales son violencia, la indiferencia y la impavidez también son sus cómplices.
    La sumisión es la obediencia con miedo o por obligación.
    Un mundo sin patriarcado sería hacer todo lo que no atenta a la integridad y a la vida misma de cada persona con su singularidad propia.
    Pedir permiso a otros por decisiones propias es dejarse controlar y manipular.
    La humanidad es un equipo maravilloso sin rivales ni distinciones superficiales.
    Estimo que la cosificación y utilitarismo del ser humano terminaría cuando todos y cada uno de nosotros ejerzamos nuestras individualidades pensadas en colectivo.

    Responder

  • Image not available
    Por Jhony Jairo Cárdenas / 24 de septiembre de 2014 a las 17:47

    Es bueno saber que la sumisión de las mujeres se construyó en complicidad de unos pocos a través de la historia y que ahora los nuevos procesos de des-patriacarlización ya son un poco más notorios y que mitos sobre que todas las mujeres eran brujas porque tenían creencia de otra índole.
    Un mito de patriarcalización a nivel histórico es el de los indígenas Wayúu que expresaban que la mujer era la encargada de familia.
    Un mito de des-patriacarlización es sobre la misma comunidad indígena muisca sobre que el hombre viene del agua gracias a una mujer que emergió de ese lugar.

    Responder

  • Image not available
    Por Libia Lizette ospina vargas / SEGUNDO CAPITULO / 27 de septiembre de 2014 a las 08:34

    SI SE DESPATRIARCALIZARA LA SOCIEDAD EL HOMBRE GANARÌA MUCHO: GANARÌA SER MÀS AMADO, PODRÌA AMAR MÀS, SIN CODICIONES , NI LIMITES. NO SERÌA SINONIMO DE TEMOR PARA ALGUNAS MUJERES SINO DE RESPETO. GANARÍA LA LIBERTAD DE SU SER Y LA LIBERACION DE SUS SENTIMIENTOS. GANARÌA IGUALDAD Y FINALMENTE ESTE FENOMENO AYUDARÌA A LA PAR CON LA IGUALDAD DE GÉNEROS CONSTRUIR UNA MEJOR SOCIEDAD. EN LA QUE SE LE ENSEÑE A NIÑAS Y NIÑOS DESDE EL SENO DEL HOGAR A QUE ENTRE MUJERES Y HOMBRES NO HAY DIFERENCIA ALGUNA Y QUE LOS ROLES DE LA SOCIEDAD NECESITAN A LOS DOS GÉNEROS EN POSICIONES EQUITATIVAS EN TODO EL SENTIDO DE LA PALABRA CON EL FIN DE PARA GENERAR PROGRESO EN LA SOCIEDAD.

    Responder

  • Image not available
    Por Moraima Salom V. / 27 de septiembre de 2014 a las 17:17

    Los hombres ganarían sin patriarcado la plena felicidad, porque ellos son negados para la vida cotidiana (preparar desayuno, hablar de amor, cuidar de los seres queridos) y en este aspecto dependen mucho de la mujer. En cambio, si se liberan podrían encontrar la plena felicidad.
    Con relación a los mitos: en el de Yurupari aparece la confrontación entre hombres y mujeres, pue éste joven sabio y esbelto recibe como emblema unos instrumentos musicales (flautas), que no pueden ser tocados por las mujeres y al no permitirles el contacto con las flautas se las silencia...Cualquiera que sea el mito (matriarcado o patriarcado) es excluyente, lo cual traerá conflictos entre hombres y mujeres y se requiere encontrar un equilibrio .

    Responder

  • Image not available
    Por silvia llanto / 29 de septiembre de 2014 a las 15:03

    La familia sería en verdad el núcleo de una sociedad justa e igualitaria. El hombre podría liberarse de estereotipos machistas que la sociedad impone.

    En cuanto a la leyenda existen muchas en el Perú , pero si vemos el mito de Manco Capac y Mama Ocllo es fácil determinar que los roles estaban repartidos según el sexo. Ayar Manco se dedicó a enseñarles a los hombres normas de convivencia en sociedad y a adorar al dios Inti. En cambio, Mama Ocllo les enseño a las mujeres técnicas de textilería y labores domesticas.

    Responder

  • Image not available
    Por Niurka Chávez Soria / 30 de septiembre de 2014 a las 00:32

    Qué ganarian los hombre sin el patraircado , una vida libre de cargas y estereotipos autoimpuestas que les han coartado el poder ser .
    Sobre mitos , México cuenta como en toda latinoamérica un sinfin de relatos orales sobre reproducción y estereotipos de roles de género , desde la pelea de la Coyolxauhqui por destronar a su hermano Huitzilopochtli , este relato fundacional entre la luna y el sol , presenta lecturas encontradas desde la Coyolxauhqui como una diosa vigilante del patriarcado ( planeo la muerte de su madre a saber que esta estaba embarazada de un desconocido ) , hasta el discurso de una diosa que se atrevio a desafiar el orden establecido y querer gobernar , el relato apunta una moraleja/advertencia sobre que puede pasar a toda aquella que decida tomar rumbos autonomos , este relato se conecta de igual manera con el de la malinche que fue entregada de manera forzada a Hernan Cortez en su arribo en la conquista , esta mujer historicamente ha sido juzgada por el discurso patriarcal como una traidora , al igual que la coyolxauhqui son casos paradigmaticos de una historia de estigmatización y desigualdad en la constitución de una sociedad predomimantemente machista en México.

    Responder

  • Image not available
    Por Norma Montiel Olivares / Tarea 2 Capitulo 2 / 30 de septiembre de 2014 a las 10:58

    Si los hombres se liberaran del machismo, tendrían la oportunidad de demostrar sus sentimientos, evitando enfermarse del corazón. No tener solos la carga económica de una familia, no demostrar siempre que ellos lo pueden todo, cuando en realidad son seres humanos que aciertos y debilidades. No tener que descuidarse físicamente, si no valorar su cuerpo, su salud. Nos permitiría un mundo más justo y equitativo, sin violencia, sin lucha de poderes.
    No se tendría que luchar ante estereotipos establecidos por la sociedad. Pueden ganar más apego y amor hacia sus hijos, al inculcarles valores de igualdad y equidad.
    En esta leyenda vemos como la Tierra ( Mujer) va creando a los dioses (masculinos) para poder poblar una comunidad.
    Hace mucho tiempo, la diosa de la Tierra y de la Luna, pensó que sería muy buena idea crear a los dioses para que se encargasen de proporcionar el agua y que así pudiesen crecer las plantas y las hierbas que conforman parte de la naturaleza. Tomó unos trozos de algodón les dio forma y los colocó dentro de una laguna. Pero a estos dioses incipientes no les gustó que los metiera en el agua y protestaron pidiéndole a Nuestra Madre que los sacara. La diosa se tomó sus largos y negros cabellos, los peinó, los estiró y se los arrojó al agua a los dioses para que se agarraran de ellos y así poder sacarlos. Al salir, los dioses se fueron al Cielo, donde se quedaron viviendo colgados de las nubes.
    Pasado un tiempo, los dioses protestaron, alegando que ya estaban cansados de vivir pendientes. Nuestra Madre, ante tales protestas, replicó diciéndoles que si ya estaban cansados pusieran remedio a su situación e hiciesen algo al respecto. Los dioses tomaron un poco de tierra de su cuerpo y elaboraron una pequeña bola. Nuestra Madre le dijo a Nuestro Hermano Mayor que colocara sus flechas una encima de la otra, como formando una cruz. El Hermano Mayor hizo lo indicado siguiendo las direcciones de los rumbos sagrados y amarró el centro donde se cruzaban las flechas. Nuestra Madre tomó un mechón de sus cabellos y tejió un “ojo de dios” entretejiendo su pelo con las cruces, a la manera de una espiral. Cuando terminó con su tarea, sobre el “ojo de dios” puso tierra y les indicó a los dioses que la apisonaran. Con los pisotones la tierra se fue agrandando hasta formar el mundo, que es el lugar donde podemos vivir los indios coras gracias a Nuestra Madre y a los dioses creados por ella.

    Responder

  • Image not available
    Por Natalia Lopez Puertas / 30 de septiembre de 2014 a las 18:04

    Sin el patriarcado los hombres perderían una justificación a sus actos y a los de sus hermanos ya que entre los hombres existe esa camaradería que es impensable entre mujeres. De todas formas pienso y me reafirmo en que sin patriarcado, sin etiquetas ni binomios todas las personas seríamos más libres ya que no tendríamos que pretender ser quien nos han impuesto que seamos.

    De la mitología es interesante descubrir personajes de tu tierra de los que no tenías ni idea.
    Soy de Andalucía, de la parte sur de España y he encontrado un ejemplo de la influencia negativa del patriarcado.
    La leyenda de Tragantía, del pueblo de Carzorla, cuenta la historia de un rey moro que tiene que huir por la llegada de los cristianos pero que deja a su hija escondida para que no la ultrajen. El rey y sus jinetes mueren, y la joven se queda encerrada, bebiendo el agua que se filtra e insectos, tanto que se transforma en un insecto en sí. Su llanto de dolor se traduce en sonidos de horror y es usado para asustar a los niños que no se van a dormir.

    Por otro lado, lo más positivo que he encontrado es este mito de la zona norte de mi país, de Asturias. Las Lavanderas son viejas solitarias que se dedican a lavar su ropa y que viven en cuevas. Aunque pueden ahogar a individuos para que no las molesten, también apagan fuegos, socorren a niños y niñas en casos de tormentas y a personas mayores que se pierden por los bosques.

    Mis conclusiones son confusas ya que aun no sé si el segundo mito es de ruptura o sigue ligado al patriarcado. Es más fácil encontrar ejemplos negativos o cercanos al patriarcado que aquellos que no. También que abundan más los primeros por lo que parece más lógico que se cree confusión.

    Responder

  • Image not available
    Por Martin Flores Parvina / Nos estamos "deshumanizando" / 2 de octubre de 2014 a las 22:33

    Empezaríamos a recuperar nuestra condición de seres humanos, nos estamos "deshumanizando" si continuamos con el Patriarcado. Ganaríamos un mundo mejor, una sociedad más justa y un mejor futuro para nuestras hijas e hijos.

    Responder

  • Image not available
    Por Renee Zenobia Vilca Ayala / 3 de octubre de 2014 a las 07:40

    Sin patriarcado la sociedad y los varones ganarían una sociedad mas justa, equitativa y los varones podrían deshacerse los estereotipos impuestos por la sociedad y ser personas sensibles y justas.
    Tendría otra visión de la familia, de los hijos y de la mujer, la convivencia se tornaría mas cercana, justa y armoniosa.

    Responder

  • Image not available
    Por clelia / 4 de octubre de 2014 a las 11:27

    Los hombres sin patriarcado ganarian quitarse esa carga de ser los más fuertes, proveedores, vivirian su vida plenamente sin restricciones y sin vivir constantemente agoviados por las apariencias y dejarian de actuar sin pensar en los demás; se ganarían el repeto sincero y no el infundido a base de miedos y opresión.

    UN MITO SALVADOREÑO:
    El hijo, resultado de la infidelidad del romance prohibido entre Sigüet y un lucero de la mañana fue condenado por Teotl, el dios de dioses a permanecer como un niño por la eternidad y nunca llegaría a crecer y ser hombre. Quienes le han visto aseguran que tiene los pies al revés y por eso causa confusiones en los caminos que anda. Los campesinos que intentan seguir sus huellas, terminan por perderse ya que por la deformación, siguen el camino de manera errónea, yendo al lado contrario al que el Cipitío iba. También tiene una enorme barriga y viste ropa de manta blanca, caites y un sombrero de palma puntiagudo y de grandes alas. Dado que el Cipitío es un niño, le gusta frecuentar los trapiches de las moliendas de caña, donde hay miel de dedo y dulce de atado, aunque su alimento favorito es el guineo y las cenizas. También frecuenta ríos y le gusta espiara las chicas que son bonitas, a las que les silva y arroja piedras o flores. La leyenda cuenta que el Cipitío también simboliza al dios de los romances ilícitos .también sería un espíritu burlón. El personaje es ubicado principalmente en la región de San Vicente, aunque posee el poder de teletransportarse.

    aqui queda demostrado una vez más que las mujeres y no solo ellas, sino también su descendencia son castigadas por contravenciones a lo que no es como el patriarca dicta.

    Responder

  • Image not available
    Por Ramón de Aguilar Martínez / Tareas del capítulo segundo / 6 de octubre de 2014 a las 07:02

    1.-
    Aunque, como todos vosotros, me he criado en una sociedad patriarcal y machista, en la que cabrían casi todos los ejemplos que se han visto a lo largo de los textos y audios del capítulo, tuve la suerte de que, en mi casa, nunca se me exigiera ser un “machote” (en la familia nos reíamos de los niños que presumían de ser “guapos como su mamá y machotes como su papá”); creo que siempre fui capaz de mostrar mi emotividad, no me importó llorar en público cuando me emocionaba, y no me preocupó que se burlaran de mí por jugar con niñas y participar de “sus” juegos, de la misma manera que las invitaba a jugar en los nuestros. No sé hasta qué punto he distorsionado mi propia biografía, pero así es cómo lo recuerdo. Por eso me cuesta imaginar qué habría ganado en una sociedad no patriarcal.
    Supongo que todo esto que cuento hubiera sido más “natural”. Que no tendría que haber pensado que mis amigos varones eran tontos por perderse todas esas cosas de las que yo disfrutaba, sin dejar de sentirme hombre, aunque fueran “cosas de chicas”. Seguramente, también me hubiera evitado tener que hacer el servicio militar (me parece que no tendría cabida en una sociedad no patriarcal, al menos no de la forma en que yo lo viví), creo que es lo único que he tenido que sufrir por mi condición de hombre… Bueno, y el que en una ruptura de pareja no habría tenido que oír el reproche de “ni siquiera has sido capaz de dejarme preñada”.
    2.-
    No conozco muchos mitos españoles. Seguro que los hay, pero creo que han sido desplazados por las leyendas y por la historia. Supongo que podría indagar en algunas de las culturas que nos conforman, como la vasca o la gallega… Pero creo que, para el ejercicio, me pueden servir dos cuentos que mi padre nos contaba de niños y que sólo a él le escuché:
    En uno de ellos, en contra de lo que suele ser habitual, la heroína es una niña pequeña que, con su astucia y su valor, consigue vencer a un monstruo (un ogro, más concretamente), que tiene aterrorizada a una pequeña comunidad y contra el que nada han podido hacer los hombres más valientes ni los mejor armados.
    El otro, por el contrario, hace gala de todos los estereotipos: la mujer se queda en casa haciendo la comida, mientras el hombre se va a trabajar al campo; la mujer no tiene todo preparado a su hora y se asusta de que el marido se pueda enfadar a su regreso; trata de engañarlo pero, como él es mucho más inteligente, enseguida descubre el ardid (bueno, porque es más inteligente y porque recibe el chivatazo de un gallo que lo ha visto todo… una gallina macho, no un “gallo” de los que dicen en Chile).

    Responder

  • Image not available
    Por Diego Esteban Rodríguez Bolívar / ¿Patriarcado para siempre? / 6 de octubre de 2014 a las 18:37

    1. El hombre ganaría sin el patriarcado mucha tranquilidad frente a otros hombres y la misma sociedad que lo ha establecido en un lugar irreal que solo causa daño.
    Los beneficios serían abundantes, se podría convivir con mas tranquilidad en la casa y con la familia. Se podría ver ese hombre sensible y amoroso con quienes mas comparte. La necesidad de mostrar violencia y daño permanente a las mujeres se terminaría; no habría necesidad de "matarse" por llevar comida al hogar, ya que la mujer también está calificada para poder ejercer una profesión y con ello laborar. Sin duda alguna el espacio social sería mas tranquilo y equilibrado para todos.
    Verdaderamente el patriarcado ya es una molestia para todos, puesto que involucra no solo a la mujer, sino a los hijos, la familia, amigos y personas ajenas que pueden mostrar inconformidad por la manera de tratar a los demás. De esta manera ganar vida, amor, tranquilidad y mucha estabilidad, serían unas de las cosas que se evidenciarían si se terminara ese sistema de dominio inútil en nuestro tiempo.

    2. Mito: El hombre caiman: un hombre mujeriego que le gustaba ver a las mujeres bañarse en un lago. Con ayuda de magia tomaba algo para volverse caiman y verlas con sigilo, luego se convertía en hombre. Un día se le rompió dicha botella en su cuerpo y se quedó como caimán, desde entonces se dice que espia y roba mujeres.

    Mito que hace ruptura del patriarcado es la Madremonte: Una mujer tapada con hojas y ramas en su cuerpo, es una aparente mujer que castiga a quien entra a su territorio, a los hombres que son INFIELES, perversos o vagabundos.

    Responder

  • Image not available
    Por Marissa Revilla / Tarea 2 / 7 de octubre de 2014 a las 11:27

    lo que ganarían los hombres sin el patriarcado es la libertad..
    libertad para expresarse, para amar, para dejar de ejercer control, aceptarse.

    Responder

  • Image not available
    Por Marissa Revilla / Tarea 2 / 7 de octubre de 2014 a las 13:06

    un mito que transmite el patriarcado sería:
    la virginidad. en primera, nos habla del control sobre los cuerpos de las mujeres y nuestras vidas; en segunda, nos habla de la gran ignorancia acerca de los cuerpos de las mujeres y su anatomía.
    un mito que supone transgrede a este sistema sería el de las mujeres juchitecas y el matriarcado, significa una fuente de inspiración pero realmente no hay argumentos para sostener que realmente se trate de una sociedad en la que las mujeres tienen poder sobre todos los ámbitos de su desarrollo

    Responder

  • Image not available
    Por Susana Sáez / 7 de octubre de 2014 a las 23:08

    1. La sociedad entera sin el patriarcado ganaría mucho, en especial los hombres. ¿Qué ganarían? Respeto por parte de las mujeres y no temor, igualdad, podrían demostrar mas sus sentimientos, se acabarían las disputas y la violencia y por ultimo los hombres podrían redescubrir sus identidades masculinas y si muchas de sus enseñanzas y creencias hacen parte del patriarcado.
    2. Uno de los mitos de Colombia y de mi región caribe que transmite el patriarcado es el del hombre caimán. Un hombre que era muy mujeriego y además le gustaba espiar a las mujeres desnudas mientras se bañaban en el río. Corroborando una vez mas a través de este mito como el patriarcado se impone y se promulga y enseña. Por otra parte existe otro mito que empaña el patriarcado y es el de Bachué, la madre del género humano que emergió de la laguna de Iguaque, cerca a Tunja con un niño de tres años. Cuando el niño Iguaque creció, Bachué se casó con él, realizándose así, el primer matrimonio muisca. Esta unión fue tan prolífica y fecunda, que en cada parto la mujer tenía entre cuatro y seis hijos, con lo cual muy pronto se llenó de gente la tierra. Este es el mito muisca del origen del género humano. La conclusión es que todo lo relacionado a la mujer es prohibido o no se cuenta y desde los cuentos, mitos y leyendas se promueve la violencia contra la mujer y el patriarcado.

    Responder

  • Image not available
    Por Victoria Helena / 9 de octubre de 2014 a las 14:34

    Sin patriarcado los hombres, podrían permitirse ser más sensibles sin el riesgo de ser tachados como amanerados, podrían disfrutar de las demostraciones de cariño de amigos padres e hijos sin sentirse raros, podrían usar colores claros (rosado, violeta) sin que se cuestione su masculinidad, podrían desempeñar tareas como limpiar, cocinar, cuidar sin sentirse señalados. En conclusión tendrían la libertad de ser y hacer lo que quisieran sin ser juzgados por el ojo acusador del patriarcado.

    Responder

  • Image not available
    Por Lina Castro / 2 Tarea / 12 de octubre de 2014 a las 15:40

    En el ámbito laboral se trabajaría como coequiperos hombres y mujeres compartirían conocimientos y se obtendrían mejores resultados. También los hombres podrían expresarse libremente sin tener que regirse por estereotipos de macho cabrío.
    Tendrían la oportunidad de un autocuidado y autoreconocimiento que les daría bases para el amor propio.
    MITOS
    Transmite el patriarcado: “La madre de agua” es una joven bella que se ve reprimida bajo las ordenes de su padre, se escapa de su casa con un indígena, se enamora, pero por la envidia su padre la encuentra y mata a su amado y a su hijo, esta diosa pasa los días buscando a sus dos amores.
    Ruptura del patriarcado: “La sombrerera” Una bella mujer que fabricaba sombreros, luego de su muerte se convirtió en la pesadilla de los hombres infieles y borrachos, los perseguía y los asustaba. Es un mito Tolimense.

    Responder

  • Image not available
    Por Jairo / bogota / 5 de abril de 2015 a las 12:52

    Por artículos como estos es que la feminazis alejan cada vez mas a los hombres al entendimiento de velar por una equidad.

    Responder