Capítulo 3 - Niveles de intermediación



En las emisoras, populares y comerciales, siempre ha habido gente que viene y protesta. O gente que le pasa al locutor de turno los datos para que éste haga el reclamo. A través de cartas y líneas abiertas, las radios latinoamericanas han sido, además de correos y teléfonos públicos, bocinas para alzar la voz contra los abusos del poder y hasta buzones de desahogo para llorar sobre la leche derramada. Pero, ¿y después?

—Después, nada —sentenciaban con tono aséptico algunos puristas—. La radio es facilitadora de la palabra. Ir más allá, no nos compete.

Hacer pública la protesta privada tiene un gran valor. Nada humaniza más que la palabra. Nada empodera más que agarrar el micrófono y sacar al aire, en boca de los condenados de la tierra, el problema que afecta a una comunidad o la violación de mis derechos.

Pero no basta. Primero, porque no se trata de clamar en el desierto para convencer a los convencidos. Queremos que los problemas se resuelvan y esto no será posible sin interlocutar con los responsables de solucionarlos. Y segundo, porque tampoco se trata de confundir educación popular —tan válida hoy como entonces— con una actitud aparentemente respetuosa, más propia de diplomáticos que de compañeros de lucha, que no hace otra cosa que diluir la propia responsabilidad. Esos no son facilitadores, sino facilistas. Ese amor no es eficaz, como diría Camilo Torres.

Subamos, entonces, peldaño a peldaño, los tres niveles de la intermediación.

1 – LA DENUNCIA

Llega una denuncia a la radio. Puede ser una visita, o por teléfono, por carta o a través de la unidad móvil. Puede ser una persona o un grupo. Puede relacionarse con la corrupción, con la burocracia, con la discriminación, con las mil y una formas de atentar contra los Derechos Humanos.

Le damos curso. Los conductores del programa tienen que averiguar bien de qué se trata el caso. Y tomar las precauciones necesarias para que no les metan gato por liebre ni chisme por denuncia.

¿Cómo entrevistar a quienes denuncian? Tres tipos de preguntas, bien escalonadas, sirven para ordenar la información que queremos y necesitamos obtener.

► Preguntas de aclaración

Lo primero es esclarecer cuál es el problema y recoger los datos que permitan comprender bien lo que se está denunciando:

¿Qué pasó? ¿Quién perjudicó a quién?
¿Cuándo y dónde ocurrió esto?
¿Cómo ocurrieron los hechos?
¿Tienen ustedes pruebas de su acusación?
¿A qué instituciones han recurrido?
¿Qué les han dicho, qué resultados han obtenido?
¿Han acudido a la Defensoría del Pueblo?

Lo delicado de una situación puede aconsejar reservar el nombre de quienes denuncian o el de algunas personas implicadas en los hechos.

► Preguntas de análisis

Ahora se trata de comprender mejor el problema descubriendo las causas que lo han provocado:

¿Por qué se llegó a esta situación?
¿Quiénes y por qué se oponen a ustedes?
¿Se tomaron medidas preventivas?
¿Qué motivos tiene la parte denunciada para actuar de esa manera?
¿Cuánto poder tienen (dinero, influencia) tienen los adversarios?
¿Por qué creen que no les han atendido en la Comisaría, en el Ministerio, en la Municipalidad, en la Parroquia, en el Juzgado?

Los conductores pueden aprovechar el diálogo para aportar datos del contexto. Supongamos que una esposa valiente denuncia el maltrato de su marido. La locutora tendrá estadísticas sobre violencia intrafamiliar, comentará la falta de leyes que protegen a las mujeres, etc. Quienes conducen estos programas deben manejar mucha información y, sobre todo, saber dónde encontrarla.

► Preguntas de acción

El tercer tipo de preguntas apunta a buscar soluciones:

¿Han hecho ustedes de su parte todo lo posible?
¿A quién le corresponde resolver este problema?
¿Qué quieren que hagamos desde la radio?
¿A quién llamamos? ¿A quién reclamamos?
¿Quieren ustedes hablar directamente o nosotros hablamos primero?

Los conductores necesitan mucha versatilidad para encarar problemas bien distintos que requieren soluciones específicas. Aquí no sirven vaguedades tan frecuentes como ¡Ojalá que su problema se resuelva pronto! Periodistas de pocas luces acaban repitiendo consejos de abuelita y cayendo en lugares comunes.

———————————————————————————————————————

Dejemos bien en claro que la radio no es un juzgado ni la entrevista es un interrogatorio. Las preguntas se harán con tanta audacia como respeto. Los conductores no pueden acusar a nadie, aunque las responsabilidades parezcan evidentes. Siempre se referirán a los presuntos culpables.

El respeto se extremará cuando se trate de situaciones humillantes para la persona que denuncia. A un periodista torpe, por decir lo menos, le escuché esta pregunta:

—¿Y no será que usted, señorita, dio motivos a su jefe para propasarse?... Porque usted, como estoy viendo, es una chica muy agraciada…

La víctima de acoso en el trabajo resultó acosada en la emisora. La chica miró al locutor como a una cucaracha, se levantó y salió de cabina.

Estas entrevistas van en vivo y en directo, así que los conductores andarán con las baterías bien cargadas a lo largo de todo el programa. Aquí no valen excusas ni cansancios ni yo no sabía.

2 – LA INTERPELACIÓN

Ya ha salido al aire la denuncia, ya estamos al tanto del caso. Ahora vamos a tirar el puente con quienes pueden resolverlo. ¿A quién recurrir? A la autoridad competente.

Existe siempre la tentación, cultivada en sociedades caudillistas, de dirigirse para cualquier problema al Presidente de la República. ¿No tenemos agua en el barrio? Que el Presidente solucione. ¿Me robaron una yegua? Que el Alcalde me la encuentre.

Ni presidentes ni alcaldes. Comencemos por la autoridad inmediata correspondiente y de ahí, si ésta no resuelve, iremos subiendo e interpelando a sus superiores.

—Aló... ¿Se encuentra el ingeniero Luis Mejía?

—El ingeniero está en una reunión —responde la circunspecta secretaria.

—¿Y a qué hora acaba la reunión?

—No sabría decirle. ¿Quién le llama, por favor?

—Es un caso urgente. Una comisión de la comunidad Cuatro Tablas ha venido a Radio Amanecer a reclamar.

—Como le digo, el ingeniero está en una reunión y no puedo interrumpirlo.

—¿A qué hora puedo volver a llamar?

—Llámelo… a ver… en una media hora.

El programa continúa. Pasados 30 minutos, el conductor toma nuevamente el teléfono.

—¿Sí, dígame?

—Quisiera saber, señorita, si el ingeniero Luis Mejía ya terminó su reunión.

—Ah, sí, usted llamó hace un rato… Pues vea, el ingeniero acaba de salir y no creo que vuelva.

—Escúcheme, señorita. Hay una comunidad sin servicio eléctrico desde hace dos semanas.

—Como le digo, el ingeniero…

—¿Con quién estoy hablando?

—Con la secretaria del ingeniero Mejía.

—Sí, pero, ¿usted cómo se llama?

—Carla López.

—Esta conversación con usted, señorita Carla López, está saliendo al aire. Somos periodistas y le estamos llamando desde Radio Amanecer…

La secretaria cuelga el teléfono. Y al poco rato, suena nuevamente.

—Señorita Carla, soy yo nuevamente. ¿A qué hora cree usted que podemos hablar con el ingeniero?

Una y otra vez. Si el ingeniero no da la cara, su silencio lo convertimos en noticia porque su búsqueda está saliendo al aire.

En este caso, el ingeniero respondió:

—Habla el ingeniero Mejía. ¿En qué podemos servirle?

—A nosotros en nada, ingeniero, porque aquí en la emisora tenemos luz. Pero la comunidad Cuatro Tablas lleva dos semanas sin energía eléctrica. Dos semanas y un día, si contamos el de hoy que se nos ha ido intentando localizarlo a usted.

—Estamos haciendo todo lo posible por restablecer el servicio en ese sector. Usted comprenderá que son muchas las comunidades que tienen el mismo problema.

—Pero nosotros preguntamos por una comunidad concreta, Cuatro Tablas. Queremos saber cuándo van a solucionar este problema.

—Como le digo…

—Dígaselo a una dirigenta de la comunidad que está aquí en la cabina de la radio. Ella le puede explicar mejor que yo la situación que están padeciendo.

El periodista pone a los vecinos y vecinas a hablar con el ingeniero. Estos insisten en saber cuándo van a arreglar los cables caídos.

—Bueno, veamos… Voy a dar orden para que mañana, o a lo máximo pasado mañana, suba la brigada para arreglar el desperfecto ya reportado por ustedes.

—Ingeniero, usted acaba de comprometerse a resolver mañana, o a lo más pasado mañana, la energía eléctrica en la comunidad Cuatro Tablas. Le comunico que sus palabras quedan grabadas en nuestra emisora. Y ya las estamos poniendo en twitter y retuiteando a medio mundo.

El punto culminante de la interpelación consiste en lograr algún tipo de compromiso verbal que permita avanzar en la solución del conflicto. La conversación con las autoridades no puede quedarse en imprecisiones o retórica. Hay que concretar. Hay que comprometer. ¿Cuándo, cuánto, dónde?

La actitud de los periodistas de intermediación es una mezcla de cortesía y atrevimiento. Los funcionarios públicos, como el ingeniero de este caso, son empleados de la ciudadanía. Sus salarios son pagados con los impuestos de la ciudadanía. Por tanto, la ciudadanía tiene todo el derecho a reclamar y pedir cuentas sobre su gestión.

Otra historia es cuando el conflicto se da entre intereses de particulares. Estos deberían acudir a una instancia pública, a la institución estatal correspondiente. Pero en infinidad de casos esto no es posible. O no funciona. Nuevamente, la radio tiene que levantar la voz y abanderarse con las causas justas.

Por cierto, el buen periodismo recoge las dos versiones frente a una situación polémica o delicada. De igual manera, debe hacerlo frente a cualquier denuncia que llegue a la emisora. El derecho a réplica —y el deber de rectificación si no se comprobara la denuncia— forman parte de la ética de la intermediación.

Algunos casos tramitados en la emisora acabarán en los tribunales. ¿Se ganará, se perderá? Siempre se gana, porque la denuncia pública habrá servido como medicina preventiva para otros pillos.

ESPACIOSBLICOS, ESPACIOS PRIVADOS

Los griegos deslindaban el mundo doméstico (el oikos) del mundo público (la polis). El primero estaba regido por intereses particulares. En la familia, las relaciones se estructuraban en forman vertical, piramidal. En la cúspide residía la fuerza y el mando. En la ciudad, en cambio, las relaciones eran horizontales, o más propiamente circulares, dado que en la asamblea todos se sentaban equidistantes de un centro donde simbólicamente se ubicaba el poder de decisión. Así quedó fundada la esfera privada y la pública, el derecho privado y el público.[1]

Esta línea divisoria —que muchas veces quedaba físicamente representada por el umbral de la casa— sirvió para justificar las peores atrocidades puertas adentro. Si un hombre golpeaba a su esposa en el dormitorio, era asunto de ellos dos. El machismo y todas las discriminaciones encontraron en estas esferas bien delimitadas el pretexto perfecto para toda suerte de atropellos, desde el tío que incestuaba a la sobrina hasta la madre que corregía a sus hijos con una vara. Todo eso ocurría en el ámbito privado. Y en ese ámbito, a no ser que el crimen fuera demasiado escandaloso, nadie tenía que andar husmeando.

La Declaración de Derechos Humanos rompió el muro. Golpear dentro de la casa es igual delito que hacerlo en la calle. Violar en el cuartucho de la empleada es igual crimen que hacerlo en un parque. La delgada línea roja que separa lo privado de lo público no es la puerta doméstica ni el portón de la hacienda. Es el respeto o el irrespeto a los derechos que todos los seres humanos poseen desde su nacimiento.

¿Qué es público, qué es privado? El periodismo sensacionalista —cáncer de la profesión— ha invertido las cosas, ventilando la vida privada y escondiendo los verdaderos trapos sucios que deberían lavarse en los tribunales. Si Bill Clinton y Mónica Lewinsky quisieron tener un romance oral, es asunto de ellos. (La única preocupada sería Hillary, aunque la ex primera dama parece más que satisfecha con los ocho millones de dólares recibidos por escribir sus memorias junto al casquivano saxofonista.)

En agosto de 1998, el mismo día en que Mónica tenía que declarar, Clinton ordenó bombardear un peligroso complejo de “armas químicas” en Sudán. Era una fábrica de aspirinas. Los misiles destruyeron el edificio causando seis víctimas mortales y un montón de heridos. Después de esta cortina de humo arrojada por la Casa No Tan Blanca, todo quedó en el olvido. ¿Y los muertos? ¿Y los daños, la indemnización? Bien, gracias. Sigamos hablando del semen presidencial.

El periodismo de intermediación se ubica exactamente en el extremo opuesto de este sensacionalismo, distorsionador de la realidad, que privatiza la información pública y publica la privada. Como periodistas de intermediación, cubriremos cualquier violación de los Derechos Humanos, cométase donde se cometa.

3 – EL SEGUIMIENTO

¿Cómo suelen ser los programas donde damos curso a denuncias de la ciudadanía?

—Tenemos la primera llamada en línea… ¿Quién habla?

—Me llamo Domingo Jiménez, de aquí del barrio San Cristóbal.

—¿Y cómo están por allá por San Cristóbal?

—Mal. Estamos mal. Porque aquí no hay cuándo comiencen a hacer los desagües. Estamos viviendo peor que animales.

—¿Qué tiempo hace que tienen este problema?

—Alrededor de tres meses llevamos luchando con esto.

—¿Ya fueron a quejarse en el Ayuntamiento?

—Hasta en comisión hemos ido. Nos prometen y prometen pero no hacen nada. Así que, a ver si ustedes de la radio nos ayudan…

—Muy bien, muchísimas gracias por estar en sintonía con nosotros. En fin, amigos radioescuchas, así están las cosas en nuestro país. Y continuamos nuestro menú musical con el tumbao de la negra… ¡Celia Cruz!

¿Qué pasará en San Cristóbal? Nada. Los vecinos se cansarán de ir a protestar al Ayuntamiento y las aguas negras se seguirán empozando hasta el Día del Juicio.

Toquemos la trompeta antes de ese día. Pongamos la fuerza de los medios de comunicación al servicio de los derechos ciudadanos. No basta abrir los micrófonos para recibir quejas y denuncias. Ni siquiera es suficiente interpelar a los funcionarios públicos o a los responsables privados de las irregularidades y delitos denunciados. Hay que dar seguimiento a los casos. La intermediación, como veremos, puede durar varios programas, varios días, varias semanas, meses y hasta años. Este quinto periodismo se escribe con p de paciencia.

¿Qué necesitamos para dar seguimiento a los casos que se nos vayan presentando en el programa?

► Redes sociales

Son espacios fundamentales para la difusión de iniciativas. Egipto demostró que se puede utilizar Facebook como herramienta política. España, Chile, México, Brasil, hasta Estados Unidos también lo hicieron. Incluso ahora pasa con Venezuela. Miles de jóvenes se organizan, protestan, exigen sus derechos y los dan a conocer al mundo a través de las redes. Así tenemos una infinidad de versiones sobre los hechos que nos permiten construir nuestra propia opinión.

No olvidemos que las redes más conocidas como Facebook y Twitter son espacios privativos que lucran con nuestros datos. Pero podemos aprovecharlos.

Antes de analizar un plan de redes para tu proyecto radiofónico, respóndete: ¿en qué páginas voy a crear una cuenta?

Mantener un blog conlleva trabajo. Tienes que producir un buen contenido, al menos, una vez por semana. La clave para tener éxito en un proyecto en la Web, no solo es la creatividad y el trabajo duro, es la constancia.

Ten en cuenta que debes atender a tu audiencia. Y las redes son el medio para hacerlo.

Pasa con mucha frecuencia que se crean miles de páginas en Facebook o cuentas en Twitter y luego no se usan, o comparten contenido muy de vez en cuando. Por ello, antes de aplastar el botón “Join“ (Unirme) de una red, responde a estas preguntas:

  • ¿Qué tiempo tienes para dedicar a la red?
  • ¿Cuántas publicaciones vas a hacer semanalmente?
  • ¿Vas a producir contenido específico para esa red?
  • ¿Vas a producir tuits o solo retuitearás?
  • ¿Vas a dedicar una persona específica para eso?

Lo recomendable es:

  • Dedicar una hora diaria a revisar e interactuar en tus redes sociales.
  • Hacer tres o más publicaciones diarias. Una publicación no necesariamente producida por ti, sino tomada de otros canales.
  • Pensar en contenidos específicos para cada red. Es un error vincular Facebook con Twitter. Como veremos, son redes con lógicas distintas.
  • Es bueno producir contenidos, al menos semanalmente, no solo retuitear o poner en el muro cosas de otros.
  • Muchas emisoras no pueden ni tienen recursos para destinar una persona para redes sociales. Sin embargo, es importante que la persona que se vaya a dedicar a eso tenga en cuenta los factores anteriores.

► Cuaderno de bitácora

El cuaderno de bitácora es el libro donde los capitanes de barco apuntan el rumbo, la velocidad y demás maniobras de la navegación. Conducir una revista de intermediación se parece a cruzar un océano con tormentas, ciclones y tiburones merodeando.

Ahórrense confusiones. Lleven a cabina un cuaderno. Cuando entra una llamada o llega una visita, anoten los nombres, los lugares desde donde denuncian, un dato que no hay que olvidar, un numerito importante, quién dijo qué a quién, a qué juzgado recurrieron, de qué municipalidad los botaron.

Después vendrán nuevos casos en el mismo programa y los conductores, si no llevan ordenadamente sus apuntes, acabarán con un champú mental.

► Carpeta de casos

Los periodistas de intermediación llevan, como los abogados, una carpeta donde registran todos los casos en trámite, bien clasificados y bien guardados bajo llave. Ningún curioso debe poder acceder a dicha información, ni siquiera saber dónde se guarda.

Una carpeta será para los casos resueltos. Y otra carpeta, seguramente más abultada, para los casos por resolver.

En una agenda se irán anotando las llamadas pendientes, las citas, las entrevistas, los pasos que hay que ir dando para el seguimiento del conflicto.

—Esos títulos de tierra de los campesinos salen en quince días —promete el juez para quitarse de encima al reportero.

Se anota en la agenda y a los quince días exactos se llama al juez y sus promesas incumplidas salen y vuelven a salir al aire.

En el Evangelio, Jesús cuenta la parábola de una viuda que reclamaba ante un juez inicuo. Tanto insistió, que el juez le hizo justicia no por respeto a sus derechos, sino para quitársela de encima.

La estrategia de la viuda funciona. Y más en estos tiempos, cuando los funcionarios públicos y los políticos con apetito electoral cuidan al extremo su imagen de honestos servidores de la ciudadanía. Si la radio, con tozudez campesina, anota en un cuaderno los pasos a dar, si recuerda y exige, si avanza caso a caso, obtendrá resultados. Las autoridades no cumplirán por amor a la comunidad. Pero cumplirán.

► Archivo de promesas

Los programas de intermediación se graban completos, de comienzo a fin, especialmente los segmentos que puedan prestarse a malas interpretaciones y aquellos que comprometen a las autoridades.

La utilidad de llevar este archivo de audios es doble:

Primero, para tener constancia de lo que se dijo y lo que no. Cuando los correligionarios vayan al gobernador a comentar que la radio los calumnió, tendremos la constancia de que no fue así. Cuando un par de empresarios vayan a Telecomunicaciones a chismear que en el programa se defiende la piratería en el espectro radioeléctrico, los conductores se ahorrarán un dolor de cabeza guardando la grabación de sus comentarios.

Y segundo —lo más importante— para ir archivando pícaramente todas las promesas de los servidores públicos, autoridades, candidatos y candidatas, personalidades y personajes. La emisora se convierte así en memoria colectiva y sabrá emplear esas grabaciones a su debido tiempo.

► Agenda de comisiones

El truco de nombrar una comisión para no resolver nada es tan universal como efectivo. ¿Qué hicieron Bush y Blair cuando ya estaba claro que no había en Irak otras armas de destrucción masiva salvo las que ellos mismos arrojaron sobre la población iraquí? Nombrar una comisión para que les informen si estuvieron bien o mal informados.

Lo mismo hacen los politiqueros y demás tunantes. Cuando quieren que algo no se solucione, nombran una comisión para solucionarlo. Comisiones para evasiones.

Los periodistas de intermediación, conocedores de la engañifa, llevarán una agenda estricta con los compromisos y los responsables de las tales comisiones. En público y en privado solicitarán los resultados previstos en las fechas previstas. Y si éstas, como suele suceder, se convierten en cortinas de humo, las ventilarán por los micrófonos.

► Directorio

Para acometer un programa de intermediación, necesitaremos un directorio lo más completo posible. Quién es quién en la ciudad y en el país. Dónde está cada quién y cómo se le localiza.

Teléfonos fijos y celulares. Direcciones. Emails y WhatsApp y Facebooks y Twitters. Cargos y títulos. Ubicación partidaria de diputados, ministros y jueces. Nombres de secretarias que son las que dan acceso a quienes toman las decisiones. Trayectorias de los políticos, en dónde militaban antes, cuándo se les acusó de corrupción. Dirigentes de organizaciones populares. Instituciones de la sociedad civil. Guía de medios de comunicación, escritos y audiovisuales. Dónde encontrar al obispo y en qué convento suele desayunar. Dónde encontrar al coronel y a qué discoteca suele acudir.

Este arsenal de ubicaciones agilizará mucho el programa, puesto que, si fuera necesario, llamaremos sin demora desde la misma cabina a los denunciados y a los eventuales negociadores del conflicto.

Cuida tu directorio como oro en polvo. No lo dejes sobre la mesa del bar ni lo lleves en bandolera.

► Biblioteca urgente

En casa seguramente tenemos nuestra biblioteca personal con literatura, manuales de radio, textos de historia y sociología, diccionarios y una torre de libros pendientes que vamos a leer un fin de semana, aunque no hayamos especificado de qué año.

Pero en la emisora haremos acopio de libros y documentos funcionales al programa de intermediación. La Constitución de la República, las Declaraciones de Derechos Humanos, los Códigos de Trabajo, los Códigos Penales, las Leyes de Acceso a la Información Pública, los Reglamentos de Telecomunicaciones, los Tratados Internacionales firmados por nuestro país, presupuestos estatales y municipales, el último Informe del PNUD y el de la Comisión de la Verdad, publicaciones oficiales y confidenciales. Hasta la Biblia nos hará falta.

► Red de corresponsales

La mayoría de las emisoras cuenta con una red de corresponsales, voluntarios o pagados, que despachan noticias desde diferentes puntos de la ciudad, la región o el país.

El perfil de estos corresponsales suele ser limitadamente informativo. Envían sus notas, a lo más graban algunas entrevistas para ilustrarlas. Pero no suelen comentar la información que trasladan, vía telefónica o por mensajes de texto.

En la propuesta que estamos haciendo, la misión de los corresponsales se redefine porque ellos y ellas pueden participar activa y decisivamente en la labor periodística de intermediación.

La red de corresponsales recibirá capacitación específica por parte de la emisora para desempeñar con solvencia, más allá de sus tareas informativas, el nuevo desafío de la corresponsalía de intermediación. Su lealtad a la emisora y su responsabilidad periodística debe estar garantizada.

Ahora bien, pueblo chico es infierno grande. Para evitar represalias de autoridades locales muy próximas, estos corresponsales actuarán muchas veces como confidentes.

► Red de confidentes

Un informante mantiene un vínculo ocasional con el periodista. En muchos casos, se limita a una simple llamada telefónica o a un encuentro para entregar (o vender) alguna información. Los informantes son útiles para nuestro trabajo, pero ¿cómo saber si nos están diciendo la verdad o responden a otros intereses?

Sin descuidarlos, es mejor formar nuestra propia red de confidentes. ¿Qué es un confidente? No es un soplón ni un espía. Es alguien que tiene acceso a fuentes confidenciales y quiere poner esa información, que muy pocos manejan, al servicio de la comunidad. El confidente mantiene un vínculo habitual con el radialista o con todo el equipo de prensa.

Como su nombre indica, este intercambio secreto de información se basa en la confianza mutua. Ni el periodista va a traicionar divulgando la fuente, ni el confidente va a delatar al personal de la emisora. Por esta razón, los confidentes son siempre voluntarios y voluntarias. Confidente que cobra por un dato, sospechoso de garabato.

La red de confidentes no tiene nudos. Todos los hilos van y vuelven de forma independiente hacia el periodista de intermediación. Pero no se cruzan entre sí.

—No te aconsejo que te metas en ese lío. Están los narcos detrás y la emisora no puede exponerse tanto…

Se trata de ir formando una red de personas muy confiables en las diferentes instancias gubernamentales, en instituciones públicas, entre las Fuerzas Armadas, en ese resbaloso mundo financiero y en el más resbaloso mundo político.

—Lo que pasa es que ese abogado que se consiguieron los huelguistas trabaja también para la empresa. Es un nieto de puta, porque su padre fue tan sinvergüenza como él.

Los confidentes no salen al aire. Pero ponen a volar a más de uno.[2]

► Red de asesores

Otra cosa son los asesores y asesoras que nos ayudarán a tramitar de manera más acertada las denuncias. Por ejemplo, se nos hará indispensable contar con un abogado laboralista porque recibiremos muchos casos vinculados a la explotación en el trabajo. Igualmente, si priorizamos —¿y cómo no hacerlo?— la violencia de género e intrafamiliar, necesitaremos la orientación de una sicóloga y de una consejera legal para encarar estas situaciones. Necesitaremos, hoy más que nunca, asesores en el tema minero, petrolero y ecológico.

Mientras más contactos profesionales tengamos, más seguros nos sentiremos al abordar la infinita gama de conflictos que se nos irán presentando en el programa y para poder hacerles un seguimiento responsable.

► Alianzas

Pensamos que era una avispa y se nos vino encima el avispero. Suele ocurrir que la emisora arranca con un caso aparentemente simple y las cosas se van enredando. Si nos descuidamos, la situación nos puede desbordar y hasta irse de las manos.

Para evitar esto y multiplicar sus fuerzas, la emisora establecerá alianzas con otras instituciones que tengan una misión similar a la suya. La Defensoría del Pueblo figura en el primer lugar. Los organismos de Derechos Humanos, la Defensa del Consumidor, las Comisarías de la Mujer, las Veedurías Ciudadanas, el Movimiento Ecologista, los sindicatos y gremios, las juntas de vecinos, las parroquias y comunidades religiosas comprometidas con el cambio. Llegado un momento de mucha presión sobre la radio, podremos contar con su respaldo.

Entre las alianzas más necesarias figuran los otros medios de comunicación de la localidad. No seremos tacaños con ellos a la hora de socializar primicias para que ellos no sean insolidarios con nosotros en el momento de cubrir una intermediación. Hoy por tu radio, mañana por la mía.

Si la situación se complica, es probable (y saludable) que tengamos que convocar a una rueda de prensa para informar sobre los chantajes y otras amenazas recibidas por el lado más grueso de la soga.

PRÁCTICA

Lean el siguiente texto con un grupo de radialistas de tu emisora. Abran un debate sobre lo que dice. ¿Están a favor, en contra, o todo lo contrario? Escríbannos las conclusiones a las que llegaron.

UNA BANDERA COMÚN

No es lo mismo hacer radio alternativa hoy, en este turbulento siglo 21, que en los gloriosos años 60 y 70, cuando todo era políticamente más claro. El mundo ha cambiado. Estados Unidos va en declive y China en ascenso. Pero China, aunque su bandera sea roja, tiene ambiciones imperiales y empresas depredadoras igual que los gringos. ¿Y nuestros países latinoamericanos? Gobiernos que se llaman progresistas conducen como los malos choferes señalando a la izquierda y doblando a la derecha. Gobiernos que le cantan al Ché Guevara aplican políticas extractivistas salvajes y criminalizan la protesta social. ¿Cuál es su política económica? Minería a cielo abierto, monocultivos con transgénicos para alimentar autos, rentismo petrolero… ¿Quiénes son, entonces, los amigos, quiénes los enemigos? ¿Dónde está la izquierda, dónde la derecha, dónde nosotros?

Por eso, dejando a un lado ciertas categorías ideológicas, los medios comunitarios y locales con sensibilidad social se agrupan hoy en torno a una bandera común, la defensa de la Madre Tierra, la lucha contra el cambio climático, la oposición decidida a las empresas chinas, canadienses, gringas y europeas, y también nacionales, que están devastando la Amazonía y prostituyendo a nuestras comunidades.

Estas radios, por defender la vida y el territorio de los pueblos ancestrales, son tildadas de “ecologistas infantiles” y reciben amenazas tanto de las multinacionales como de los gobiernos vendidos a esas multinacionales.

El departamento de Cabañas, en El Salvador, está situado sobre la ruta del llamado Cinturón de Oro de Centroamérica. La canadiense Pacific RIM, con artimañas y sin licencia social, obtuvo la autorización del gobierno para comenzar la explotación minera en San Isidro. Las comunidades comprendieron rápidamente el desastre ambiental que causaría esta empresa. Y se opusieron. Entonces, la Pacific RIM se dedicó a sobornar a las autoridades locales. También visitaron Radio Victoria, una emisora comunitaria de la zona, llevada adelante por un valiente grupo de jóvenes. Les ofrecieron mucho dinero para pautar spots sobre el desarrollo que traería la empresa. Spots sobre “minería verde”. La radio no aceptó y comenzó a pasar testimonios antimineros de Perú, de Panamá, de Honduras.

La empresa se decidió por medidas más violentas. A partir del 2009, comenzaron los asesinatos. Desapareció Marcelo Rivera, dirigente de la resistencia, y días después su cadáver fue encontrado en un pozo, a donde lo arrojaron después de torturarlo. Otros crímenes se fueron sucediendo. Como la emisora los denunciaba, la empresa arremetió contra la emisora. Llamadas anónimas, cartas bajo la puerta:

—Cállense, porque les va a pasar lo que a Marcelo.
—Los próximos son ustedes.
—Les vamos a quemar la radio.

Amenazas y más amenazas. Pero ahí siguen los jóvenes de Radio Victoria. Con miedo, pero resistiendo. Con miedo, pero tramitando las denuncias contra la Pacific RIM. Devolviendo la voz a las comunidades afectadas y a la castigada Madre Tierra.

La problemática ecológica se ha vuelto una prioridad en el periodismo de intermediación. Para enfrentarla, nos servirá de guía la encíclica del Papa Francisco Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común. [3]

[1] Adolfo Maya Salazar y Rafael Rubiano Muñoz, Ciudad y Ciudadanía, Voces Ciudadanas, Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín 2000.

[2] Para el periodismo de intermediación son indispensables las astutas recomendaciones de Pepe Rodríguez en su libro Periodismo de investigación, técnicas y estrategias. Paidós, Barcelona 1994.

[3] Escucha la serie Laudato Si que encontrarás en www.radialistas.net y prográmala en tu emisora.

Descargar el curso completo en PDF

Última modificación: 2 de junio de 2016 a las 07:14

Hay 34 comentarios

captcha
  • Image not available
    Por Jorge Rubens Rojas / Córdoba - Argentína / 4 de junio de 2016 a las 18:14

    Lo expuesto es ideal y es muy posible de llevarlo a cabo... solo que hace falta un capital monetario, mobiliario, de equipos, de vehículos, y humano no solo dentro de la radio sino también fuera de ella, como todos los actores del que se ha mencionado “grande, muy grande” o sea, una logística poderosa, de la que se hace con tiempo, esfuerzo y dinero.
    Lo más dificil de todo es lograr un equipo, una única mirada, y que -todos tiren el carro para el mismo lado-

    Responder

  • Image not available
    Por Napoleón Alberto Ramírez / ZIPAQUIRÁ COLOMBIA / 6 de junio de 2016 a las 11:20

    Interesante planteamiento y sobre todo estrategias para implementar este periodismo de intervención, se requiere no solamente lo bibliográfico, las tic's sino buenas alianzas estratégicas y un equipo que quiera apostarle a este género periodístico que en últimas sería la razón de ser de la verdadera radio comunitaria y el periodismo alternativo en general que aunque el curso va dirigido a la radio también aplica al periodismo escrito y audiovisual.

    Responder

  • Image not available
    Por Mariana Riveros Pozos / Teocelo, Veracruz, México / 7 de junio de 2016 a las 13:30

    La riqueza natural de México le ha puesto en la mira de empresas trasnacionales que buscan poner en marcha proyectos extractivistas, como minas o hidroeléctricas. Corrompiendo gobiernos y autoridades, estos planes han avanzado respaldados y hasta legitimados por los monopolios informativos que se encargan de perpetuar sus discursos de desarrollo y modernidad. Ha ocurrido también que los pueblos agraviados han encontrado en las radios comunitarias e indígenas de sus comunidades un espacio y un micrófono que hacen eco a sus demandas. En los medios comunitarios han podido expresar lo que en otras plataformas no les han querido escuchar ni les han permitido decir. La radio y la comunidad han unido fuerzas ante el gigante del extractivismo, la radio comunitaria ha contribuido informando, alertando, ofreciendo canales de comunicación e intercediendo ante las instancias involucradas; el medio se ha vuelto portavoz del pueblo. La Defensa de la madre tierra se ha vuelto un pilar fundamental de las experiencias de comunicación comunitaria, siendo en muchos casos esta lucha la causa de su nacimiento.

    Responder

  • Image not available
    Por Daniel Adolfo Prieto Guillén / Mérida Venezuela / 8 de junio de 2016 a las 05:37

    Excelentes orientaciones para abordar con ética y con cierta imparcialidad cualquier conflicto, sin embargo al llevar a práctica en cuanto a nuestra experiencia en esta región por ahora pareciera interminable la participación al referirse específicamente a la guerra económica y bachaqueo de alimentos que vivimos lo cual genera una especie de descontento general pero salen ambos grupos involucrados al paso en defensa del gobierno al otro que no termina de entender que es una guerra real en la que pudiera ser cómplices y participes sin querer reconocerlo. Seguimos sin embargo llamando a las autoridades que les compete el caso…

    Responder

  • Image not available
    Por Alexander Castillo / Venezuela. Guarenas. Edo. Miranda / 8 de junio de 2016 a las 07:32

    saludos!

    Lo primero que debería hacerse en un caso como el planteado es:

    Realizar una campaña de concientización con las comunidades afectadas, de allí depende todo el éxito mientras la masa(el pueblo) este consciente y la pongamos en movimiento ( movilizaciones, protestas, denuncias); comenzara a librarse una lucha de clase entre poderes económicos y pueblo organizado.

    Organizar los niveles de comunicación, anteriormente hable de concientizar a la masa y movilizarla ahora crear campañas de denuncias que vayan de lo local a lo nacional, ayudados por las tecnologías de la comunicación e información.

    Todos los periodistas involucrados y los medios deben levantar sus voces ante organismos internacionales como la CIDH y la SIP si existieren amenazas posibles contra ciudadanos y periodistas.

    Y por ultimo; insistir, insistir, insistir y no abandonar la lucha tanto comunicacional como la de masas.

    Responder

  • Image not available
    Por HUGO SANCHEZ / DIAMANTE - ENTRE RIOS - ARGENTINA / 12 de junio de 2016 a las 19:42

    Hubo una lectura de parte del grupo de quienes hacemos el programa de radio EN LÍNEA DIRECTA, además de colaboradores que asistieron con entusiasmo a la invitación de la lectura del texto “UNA BANDERA COMÚN”.
    El grupo en su totalidad ha manifestado su adhesión a continuar trabajando en la difusión de concientizar a la audiencia, a la ciudadanía en general de la importancia de denunciar las actividades de las empresas que pongan en riesgo el medio ambiente y la vida. En la zona ya hubo dos presentaciones de amparos ambientales contra dos empresas, ya que sus actividades perjudican al medio ambiente. En Argentina La acción de amparo ambiental tiene recepción constitucional en el Art. 43, 2° párrafo de la C.N. incorporado por la reforma constitucional del año 1994 que también reconoció el derecho a un medio ambiente sano en su Art. 41. Volviendo al trabajo que se realiza en el programa de radio, le contamos que se emiten los spot de Greenpeace y también su informe semanal. Como también los audios que advierten contra el uso de los agroquímicos por parte de algunos miembros de la burguesía agraria en nuestro país.

    Responder

  • Image not available
    Por MANOLO ESCOBAR ZURITA / QUITO / 13 de junio de 2016 a las 12:10

    SI BIEN NO PUEDO DEBATIR CON LOS COMPAÑEROS DE LA RADIO,NO TODOS SON PERIODISTAS PERO SÍ LOCUTORES, LES EXPONGO MIS CONCLUSIONES : A TRAVÉS DE LOS MEDIOS MASIVOS Y EN LAS REDES SOCIALES DEBEMOS ORIENTAR A LA GRAN MASA DE CIUDADANOS PARA QUE REFLEXIONEN SOBRE TEMAS DE POLITIQUEROS CORRUPTOS QUE ERAN DE LA DENOMINADA PARTIDOCRACIA PERO QUE SE CAMBIAN AL MEJOR POSTOR, SON DEMAGOGOS QUE SOLO PIENSAN EN RÉDITOS ECONÓMICOS. HOY EN ECUADOR TENEMOS INFORMACIÓN DE LOS PARAÍSOS FISCALES PERO HAY QUE ORIENTAR A NUESTROS OYENTES PARA QUE CONOZCAN A QUIENES SE LLEVARON EL DINERO SEA DE MANERA HONESTA O CORRUPTA FUERA DEL PAÍS QUE LES DIÓ LA VIDA Y LA FORTUNA. Y DESDE LUEGO SÍ ARRIESGAMOS A PESAR DE LAS AMENAZAS, DEBEMOS MANEJARNOS CON MUCHA CAUTELA INCLUSIVE A VECES GENERALIZANDO DATOS PARA NO SER VÍCTIMAS DE JUICIOS O INTIMIDACIONES POR CASOS COMO EL FIFABATE, PARAÍSOS, ETC. SOLO ME QUEDA DECIRLES QUE PARA LUGAR UN PERIODISMO DE INTERMEDIACIÓN NECESITAS DE UN GRAN EQUIPO PARA SER ORDENADOS Y BUSCAR UNA GRAN RED DE DE LUCHA CONTRA LAS INEQUIDADES E INJUSTICIAS.

    Responder

  • Image not available
    Por Alonso Rojas / Vargas-Venezuela / 13 de junio de 2016 a las 14:56

    El equipo de Trabajo de La Radio Escolar “El Faro” 90.9 Fm, preocupados por el flagelo del Embarazo en Adolescentes, situación que ha tenido un repunte en Latinoamérica, acompañamos el periodismo de intermediación realizado por la periodista: Yesenia Zapeta, del Canal Nacional 8 Venezolana de Televisión (VTV), quien realizo un reportaje que tiene por título: IMPLICACIONES NEGATIVAS, DE LA MÚSICA CON CONTENIDO EXPLICITO, EN NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES, este Magistral Reportaje el cual se transmitió en nuestra radio escolar “El Faro” 90.9 Fm, por espacio de cuatro semana una vez cada hora, con la finalidad de crear conciencia, de este foco que promueve lo vulgar y la degradación de la figura femenina, contradiciendo la Ley de Protección de la Mujer, que reivindica a la mujer como sujeto de Derecho, nosotros terminamos confundidos por la falta de respaldo por la colectividad, quienes ven normal la depravación y degeneración humana, promovido por la moda y las disqueras comerciales.

    Responder

  • Image not available
    Por Fidel Rodriguez / Santo Domingo, República Dominicana / 13 de junio de 2016 a las 16:43

    El texto "una bandera común"
    Con relaccion al texto considero que la radio es un recurso valioso, cuando el periodista asume el compromiso de difundir la verdad y se pone del lado de los mejores intereses del pais.
    Como ejemplo de esto lo vimos en la lectura, como la radio fue un instrumento para defensa y apoyo de la verdad. Con esto hizo causa común con temas y problemas sociales del pais.
    Fue importante ver el rol que jugo la radio en funcion de la defensa de los asuntos ecologicos

    Responder

  • Image not available
    Por José Antonio López Pérez / Siuna, Nicaragua / 13 de junio de 2016 a las 18:15

    Este ejercicio me recordó las cuantas veces recibimos en la Radio Uraccan Siuna, amenazas de muertes, silenciarnos a los periodistas, quemar la emisora y buillicios que teniamos que ponerle atencion de forma natural y otras preocupados, pero las amenazas se quedaron en amenazas gracias a DIOS. Pero cada proceso electoral en el pais a lo largo de sus 18 años a recibido eso bullicios. Pero creo que hemos estado defendiendo la democracia como derecho social y humano. Muchas veces criticamos al poder y desde la fanaticada o activistas venían las amenazas...hemos defendido el derecho de los indigenas pero en ese caso no hemos tenido amenazas...pero cuando hablamos de las malas ejecusiones de fondo en proyectos sociales...esas si han dado de que habalar...pero se las decimos...

    Responder

  • Image not available
    Por clara gomez / merida / 13 de junio de 2016 a las 21:29

    Buenas noches la radio es una comunicación alternativa en la cual nos enseña ser investigadores es un medio como tecnológico hoy en día se lleva a las redes sociales donde podemos informar a diario , el periodista es el que escribe investiga indaga fundamentalmente en mi país lo que estamos viviendo en la guerra económica para algunos estados viven del bachaqueo creen que es un buen comercio todo el tiempo allí se ha perdido la cultura .El pueblo poco participa en formar en varias estructura en lo cual es en sembrar y tienen como la manera de cultivar en sus propias tierra

    Responder

  • Image not available
    Por Liseth Vivas / Venezuela / 19 de junio de 2016 a las 10:03

    En relación con la lectura, considero que la radio es sólo un canal que pude apoyarse y valerse de las redes sociales y las páginas web, y de los enlaces con organismos públicos y privados para llegar a más personas y generar un cambio en la conciencia ciudadana.
    En la empresa para la que trabajo propuse hace tres meses la participación de niños dentro de mi programa una vez por semana, en donde los temas son propuestos por los mismos niños y a través de sus mensajes se ha podido llegar de forma sencilla, clara y directa con mensajes educativos y sobre todo mensajes que crean conciencia en la población, y la vez logar ser escuchados por organismos públicos que nos han hecho saber sus inquietudes respecto a lo que escuchan de boca de los mismos niños sobre el uso y abuso de redes sociales, los peligros de las drogas, cómo preservar el ambiente, etc.
    Creo que es cuestión de reinventarse y asumir con responsabilidad la tarea de llegar al público de una u otra forma

    Responder

  • Image not available
    Por Melina Lozada / Buenos Aires, Argentina / 19 de junio de 2016 a las 11:35

    Tal vez nunca ha sido fácil hacer radio alternativa, pero ello no significa que sea imposible. El Periodismo de Intermediación como bien se muestra en este capítulo del curso puede aplicarse a sabiendas de los riesgos que esto implique de acuerdo al contexto donde se lleve a cabo. Siempre es bueno mostrar todas las aristas de la información para permitir al radioescucha sacar sus propias conclusiones y para ir cónsonos con la ética periodística que apunta a la información veraz y oportuna más allá de la objetividad.

    El mundo siempre girará y nos pondrá a disposición sus distintas maneras de ser mirado, la importancia radicará en el compromiso que se tenga con la palabra y el deseo de resolver los objetivos que se persigan. En el caso de la intermediación es justo eso, visibilizar y encontrar soluciones a los conflictos o necesidades planteadas desde la óptica del humanismo y ejerciendo un trabajo responsable.

    Responder

  • Image not available
    Por Cristina Lobato / Punta del Este. Uruguay / 19 de junio de 2016 a las 19:33

    El apoyo es fundamental no solo de tus jefes también el oyente,y como periodistas en compromiso serio. Soy consciente que muchos periodistas no egercen porque no les es redituable " meterse en líos" por según ellos nada. Pero se también son los primeros en exigir!!!

    Responder

  • Image not available
    Por ROXANA PAICHUCAMA AYALA / Cochabamba / 20 de junio de 2016 a las 16:53

    cumplir con la alternativa de ser a un determinado medio es el reto y mas aun aplicar la intermediación que hoy por hoy los medios grandes medios muchos en Bolivia dejaron de lado y hacen publico lo que no es de relevancia y lo que realmente interesa es acallado, tal es el caso que una televisara decidió denuncias hechos sucios de los policías y estos arremetieron contra los periodistas. los medios y periodistas podremos ser la piedra del zapato de las autoridades siempre y cuando manejemos la verdad o veracidad de los hechos con pruebas que nos brindara las fuentes y la investigación que por lado nuestro la realizaremos.

    Responder

  • Image not available
    Por Aime Acha / Cochabamba - Bolivia / 20 de junio de 2016 a las 17:20

    Cumplir con la alternativa de ser a un determinado medio es el reto, más aún aplicar la intermediación, que hoy en día debería ser una inquebrantable labor a favor de la comunidad, pero muchos de los medios de comunicación grandes en Bolivia dejaron de lado la esencia de la comunicación, y hacen público lo que no es de relevancia y lo que realmente interesa se callan, tal es el caso que una televisora recibió, denuncias de hechos sucios de policías, y estos arremetieron contra los periodistas. Los medios y periodistas podremos ser la piedra en el zapato de las autoridades, siempre y cuando manejemos la verdad o veracidad de los hechos, con pruebas que nos brindan las fuentes, más el trabajo de investigación

    Responder

  • Image not available
    Por luis peña / Caracas, Venezuela / 22 de junio de 2016 a las 18:22

    guaooo e leído este capitulo 3 veces pues te transporta a lo que a diario hacemos en muchas radios comunitaria todos los días. INTERMEDIAR. no es fácil amig@s pues la diferentes variantes y de quienes llegan a pedir la intermediación, pero las enseñanzas que el capitulo deja son muy valiosos a la hora posterior a asumir que es una realidad, la gente siempre va tener necesidades y problemas y van a venir a buscar esa intermediación y por eso e leído este capitulo 3 veces. doy gracias pues a radios libres, ademas valorizar las opiniones de los compañeros que me anteceden en comentarios al mio porque dejan una gran enseñanza. exitoooossss ilimitadooooosssss

    Responder

  • Image not available
    Por Omar / Argentina / 26 de junio de 2016 a las 16:03

    Una vez, con motivo de festejar el dia del periodista (en Argentina es el 7 de Junio) el Gobierno Municipal nos invito a una conferencia que brindaría un prestigioso periodista que trabajaba en radios y Medios Impresos lideres de el País; su voz y experiencia era para nosotros muy importante, seguramente aprenderíamos mucho de su experiencia personal, de su formación profesional.
    Recuerdo que fue un critico muy duro contra empresas multinacionales, medios de comunicación monopólicos, diciendo que era difícil en los medios criticarlos porque ellos auspiciaban las empresas periodísticas; al finalizar la exposición podíamos preguntar y lo hice-Le dije que en estas comunidades chicas del interior del país no teníamos grandes empresa auspiciando-nos, pero si los medios tenían su mayor Auspiciante en los Gobiernos locales que aportaban un dinero para difundir las actividades de Gobierno; la verdad fue que empezó a dar vueltas con su respuesta y al final termino diciéndome...Si es así tenes pocas alternativas.
    de lograr hacer un periodismo independiente.
    En mi caso más allá de esta mediocre respuesta que me dio, en lo personal encontré la manera de hacer periodismo del quinto nivel y es sin recibir auspicios de los Gobiernos de turno.
    Depende eso si de un análisis serio de la denuncia que se nos presentan y de contar con la respuesta de quien debe responder (sea este funcionario, o persona)

    Responder

  • Image not available
    Por InésVásquez Rodríguez / Oaxaca, México / 30 de junio de 2016 a las 23:05

    Considero que no hay un momento ideal para hacer periodismo de intermediación ya que a nadie le gusta que le digan que ha dejado de hacer su trabajo, que no ha cumplido, que ha defraudado la confianza de la ciudadanía, que no cumplió sus promesas de campaña, etc., máxime si está buscando algún otro cargo. El hacerlo quedar mal al aire, en un programa en vivo, es más que una ofensa para los servidores públicos y eso no te la personan. Hablan con tu jefe y si no te despiden, te aplacan. Afortunadamente aún hay medios libres como las radios comunitarias en donde se escucha en medianamente alguna queja del pueblo y que le dan seguimiento. En otro momento los grupos sociales en protesta tienen que " tomar" algunas radios para poder expresar su inconformidad, como pasó en 2006 y está pasando ahora que tienen tomada la señal de Radio Universidad en donde transmiten los hechos reales que suceden en el Estado. Aunque pasando ésto, quienes se atrevieron a desafiar al gobierno son detenidos o desaparecidos. Sin embargo hay mucha más injusticia que miedo.
    Es un capitulo con muchas enseñanzas que me permitirá fortalecer los procesos para llevar a cabo un periodismo más ciudadano.
    Saludos a tod@s.

    Responder

  • Image not available
    Por Wilson Chicaiza / Cotopaxi - Ecuador / 3 de julio de 2016 a las 20:12

    Si no hubiesen oyentes que protesten o reclamen en la Radio, no sería un medio de comunicación; La aclaración, análisis y acción en temas cotidianos de los oyentes se los ha venido trabajando, en el periodismo responsable no nos debería quitar lo valiente para enfrentarse a compromisos de (dar seguimiento) una vez que nos pongamos en los zapatos de los denunciantes.
    Hay varios casos y todos los días; Un Simple: La maestra maltrataba sicológicamente a su alumna, la madre denuncia en la radio, se realiza una entrevista a la autoridad del plantel y del distrito de educación quienes dicen que no pasa nada y de ser así ya tomaran correctivos, hasta que lo haga, hay una madre desesperada y la niña que no quiere ir a clases, pero en ese lapso apareció otra niña que también tiene el mismo problema en la escuela! Este caso invoco a más padres de familia y se resolvió con la reubicación de la docente.
    El derecho a la réplica, el deber de rectificación y la ética de intermediación siempre deben ser nuestros principios; al mismo tiempo me solidarizo con los compas de Radio Victoria.

    Responder

  • Image not available
    Por Laura Peña / Cochabamba - Bolivia / 5 de julio de 2016 a las 11:20

    La explotación de los RECURSOS NATURALES es y será necesario para el desarrollo de los pueblos, sin embargo su explotación requiere de condiciones sine qua non para que realmente los beneficios llegue a las y los ciudadanos:

    Que los recursos naturales sean de propiedad del Estado y que la explotación sea con el consentimiento de los pueblos (ejercicio de ciudadanía) y que ellos participen de los beneficios.
    Que la explotación debe ser racional, respetando los ciclos de reproducción de la madre tierras y asumiendo responsabilidad con las futuras generaciones.
    La explotación de los recursos naturales trae consecuencias que se traducen en la contaminación del agua, el aire, el suelo, etc. Al respecto deben tener aplicarse medidas de mitigación para minimizar sus efectos.
    La explotación que se traduce en producción (oferta de productos o servicios) responde a la demanda, donde los ciudadanos deberán cambiar de actitud al consumir o mejor dicho no llegar al consumismo.
    La información y la educación son pilares fundamentales para la toma de decisiones y el cambio de actitud de las personas, rol que debe ser cumplido por los medios de comunicación en forma responsable.

    Responder

  • Image not available
    Por Juan Ordoñez Caetano / Cochabamba - Bolivia / 6 de julio de 2016 a las 13:25

    La globalización como expresión del capitalismo, en forma estructural facilita a las empresas transnacionales explotar recursos naturales más allá de sus fronteras, con un único objetivo de generar lucro, sin importar el costo. Estas utilidades benefician solo a los poderosos capitalistas, donde tendrán su participación pequeños capitalistas que siguen la corriente y forman parte de la cadena.

    La explotación de los recursos naturales es y será necesario para el desarrollo de los pueblos, sin embargo su explotación requiere de condiciones sine qua non para que realmente los beneficios llegue a las y los ciudadanos:

    Que los recursos naturales sean de propiedad del Estado y que la explotación sea con el consentimiento de los pueblos (ejercicio de ciudadanía) y que ellos participen de los beneficios.
    Que la explotación debe ser racional, respetando los ciclos de reproducción de la madre tierras y asumiendo responsabilidad con las futuras generaciones.
    La explotación de los recursos naturales trae consecuencias que se traducen en la contaminación del agua, el aire, el suelo, etc. Al respecto deben tener aplicarse medidas de mitigación para minimizar sus efectos.
    La explotación que se traduce en producción (oferta de productos o servicios) responde a la demanda, donde los ciudadanos deberán cambiar de actitud al consumir o mejor dicho no llegar al consumismo.
    La información y la educación son pilares fundamentales para la toma de decisiones y el cambio de actitud de las personas, rol que debe ser cumplido por los medios de comunicación en forma responsable.

    Responder

  • Image not available
    Por Ciara Gomez / Falcon Venezuela / 6 de julio de 2016 a las 13:53

    Bueno aprovechando que hoy pude escuchar la video conferencia, estoy dando mis aportes por esta vía , luego de haber leído el material en físico y haberlo aprovechado a propósito de la unidad curricular Radio que dicto en la UBV...el lunes pasado discutimos sobre el papel de la radio hoy en día, caracterizamos la programación que existe y hablábamos de los programa de denuncias, ¿cómo hacerlas? ¿qué tipo de denuncias tomar en cuenta? vale la pena destacar que mis estudiantes son todos chicos muy jóvenes, entre 18 y 21 años en promedio, por tanto tienen una perspectiva diferente de los medios...bueno...de todo en general. Yo no soy tan vieja (33años) pero al menos no nací con teléfono celular e internet en vano, cuando estudie periodismo aún muchas estaciones de radio o habían hecho la conversión a digital; esto lo digo a propósito de la visión que tienen nuestros jóvenes de lo que en esencia debe ser la radio. El texto produjo un gran análisis o debate en torno a la valentía de los periodistas de asumir y mantener una posición ante una empresa tan poderosa, la pregunta que dejamos para la reflexión fue ¿seremos nosotros capaces de resistir ante un acoso similar?

    Responder

  • Image not available
    Por Dinia Solano / Heredia, Costa Rica / 7 de julio de 2016 a las 16:01

    En Costa Rica sucedió un caso similar con Infinito Gold, una minera canadiense a la cual el premio nobel de la paz Oscar Arias autorizó para explotar la zona de Cutris de San Carlos, una zona con grandes carencias.

    Como comentaban otras personas en este espacio, es difícil resistirse ante las amenazas a la integridad física y psicológica de las personas denunciantes y de sus familias.

    Por ello mi admiración hacia el equipo de abogados ambientalistas que acudieron al Tribunal Contencioso para pedir la nulidad del contrato con la minera.

    La difusión de los efectos negativos de una minera cumple un papel muy importante en un proceso judicial como el que llevaron estos abogados ambientalistas, por lo cual los medios de comunicación son muy importantes para hacer que las comunidades entiendan los problemas de tener una minera en el país.

    Es complejo y difícil pero necesario para garantizar la salud ambiental de las futuras generaciones.

    No es fácil tampoco opinar desde la distancia de una computadora. Hay que estar en "los zapatos" del personal de la emisora para entender el miedo a las amenazas, pero estos deben reflexionar sobre los pro y los contra de sostener una denuncia tan delicada. Además deben saber que se deberá mantener por mucho tiempo, porque estas empresas trasnacionales no se van a rendir, más ahora que las respaldan TLC.

    Responder

  • Image not available
    Por Bernarda Escobari Limpias / Cochabamba, Bolivia / 8 de julio de 2016 a las 09:18

    hola a todos, esta fue la conclusión a la que se llego:
    La explotación de los recursos naturales es y será necesario para el desarrollo de los pueblos, sin embargo su explotación requiere de condiciones sine qua non para que realmente los beneficios llegue a las y los ciudadanos:

    Que los recursos naturales sean de propiedad del Estado y que la explotación sea con el consentimiento de los pueblos (ejercicio de ciudadanía) y que ellos participen de los beneficios.
    Que la explotación debe ser racional, respetando los ciclos de reproducción de la madre tierras y asumiendo responsabilidad con las futuras generaciones.
    La explotación de los recursos naturales trae consecuencias que se traducen en la contaminación del agua, el aire, el suelo, etc. Al respecto deben tener aplicarse medidas de mitigación para minimizar sus efectos.
    La explotación que se traduce en producción (oferta de productos o servicios) responde a la demanda, donde los ciudadanos deberán cambiar de actitud al consumir o mejor dicho no llegar al consumismo.
    La información y la educación son pilares fundamentales para la toma de decisiones y el cambio de actitud de las personas, rol que debe ser cumplido por los medios de comunicación en forma responsable.

    Responder

  • Image not available
    Por Rox Mery Zapata Miranda / Cochabamba - Bolivia / 8 de julio de 2016 a las 19:28

    Hola, como están, un saludo muy cordial desde el corazón de Bolivia

    Este trabajo discutimos en grupo:

    Como medios de comunicación y como periodistas es importante debatir y analizar sobre la explotación de los recursos naturales porque es y será necesario para el desarrollo de los pueblos, sin embargo su explotación requiere de condiciones para que realmente los beneficios llegue a las y los ciudadanos:

    Que los recursos naturales sean de propiedad del Estado y que la explotación sea con el consentimiento de los pueblos (ejercicio de ciudadanía) y que ellos participen de los beneficios.
    Que la explotación debe ser racional, respetando los ciclos de reproducción de la madre tierras y asumiendo responsabilidad con las futuras generaciones.
    La explotación de los recursos naturales trae consecuencias que se traducen en la contaminación del agua, el aire, el suelo, etc. Al respecto deben tener que aplicarse medidas de mitigación para minimizar sus efectos.
    La explotación que se traduce en producción (oferta de productos o servicios) responde a la demanda, donde los ciudadanos deberán cambiar de actitud al consumir o mejor dicho no llegar al consumismo.
    La información y la educación son pilares fundamentales para la toma de decisiones y el cambio de actitud de las personas, rol que debe ser cumplido por los medios de comunicación en forma responsable.

    Responder

  • Image not available
    Por Luis Salazar / Cochabamba, Bolivia / 9 de julio de 2016 a las 07:57

    No reunimos con compas de la radio para debatir esta situación de El Salvador que se repite en muchos de nuestros países, ustedes pueden apreciar las conclusiones a las que llegamos en los comentarios de mis colegas, acotar que vivimos en un mundo consumista, materialista, estractivista, que todo gira en torno a la economía mundial, ahí surge la pregunta ¿que puedo hacer YO para cambiar esta situación? pues primero debo cambiar yo, contagiar mi cambio a los que viven cerca de mi y si soy radialista tengo mas posibilidades, comencemos pensando en la madre tierra, no tiremos basura, compremos lo que realmente necesitamos, reciclemos, comamos cosas sanas, aprendamos a vivir con lo necesario y dejemos de preocuparnos de acumular riquezas, que al final no llevamos nada, busquemos el Vivir Bien en armonía con la tierra y los demás habitantes.

    Responder

  • Image not available
    Por Dolores Arce / 9 de julio de 2016 a las 09:06

    Un saludo a este equipo virtual de radialistas que ya nos sentimos en familia con todos ustedes. Quisiera destacar la importancia no solo de la discusión y el debate interno sobre este capítulo de Niveles de intermediación, sino lo enriquecedor de todos los aportes desde los diferentes rincones de nuestra Patria Grande. Nuestros respetos por tantas experiencias de lucha ante una temática común: la defensa de los recursos naturales y la Pachamama, que tiene diferentes matices según al contexto de cada país, en cuanto a marco legal existente (Constitución Politica del Estado entre otros) y nuestros gobiernos. Enfocarlo como “bandera común” nos parece pertinente, porque la defensa de los recursos – compabilizando con la necesidad de explotarlos en el marco de la responsabilidad con las siguientes generaciones y la soberanía del país.
    Además del momento mismo de la intermediación en el momento del conflicto, estos temas pueden ser agendados desde diferentes ángulos, sobre todo educativo y creativo. Una manera que hemos encontrado en CEPRA es la producción de una radionovela al respecto, para lo cual se realizó un viaje a las minas para recabar testimonios, recopilando información de desastres ambientales, represión y luchas a nivel de diferentes países.

    Responder

  • Image not available
    Por Patricio Herrera / Loja Ecuador / 9 de julio de 2016 a las 13:46

    Saludos estimados RADIALISTAS. Luego de analizar el importante material del presente capitulo, con los compañeros de Producción de Noticias, nos dimos cuenta que, si se ha estado haciendo un Periodismo de Intermediación no quizá el 100 %, pero si hemos tenido esa visión,de darles la oportunidad a las comunidades de hacer escuchar su voz, que muchas veces no es escuchada por las autoridades, locales, provinciales, regionales y nacional.
    Para poner en práctica el Periodismo que plantean ustedes, se requiere la logística y los recursos necesarios, se requiere sobre todo esa voluntad y deseo de ayudar al pueblo que muchas veces es y ha sido marginado porque no ha tenido un medio y una herramienta para hacerse oír.
    Por eso gracias, por el material que nos ha servido para motivarnos y retomar esta labor que por cierto no es fácil, pero con las pautas que ustedes dan nos ayudara de mucho para ayudar mejor a la comunidad.
    Felicitaciones y sigan adelante

    Responder

  • Image not available
    Por Óscar Carrión / Bogotá, Colombia / 10 de julio de 2016 a las 11:06

    Bueno, aunque no tengo un equipo de trabajo como tal para compartir el documento, quiero decir lo siguiente:

    Por supuesto que como periodista estoy a favor de este grupo de profesionales que con fortaleza han sacado adelante este medio y, más que el medio, la gravísima situación que viven en su población.

    Totalmente de acuerdo que los medios alternativos (comunitarios, web, zonales, etc.) deben estar cobijados bajo un mismo objetivo. Lamentablemente es triste que cada quien que funda un medio solamente lo hace para sí mismo y no piensa en los demás.

    La conclusión más importante a la que puedo llegar es que este tipo de periodismo requiere:

    Seriedad, ética periodística, seguridad, valentía, amor por la profesión, continuidad, paciencia, curiosidad, identidad con la comunidad y otras cualidades, propias de un buen profesional de la comunicación.

    Responder

  • Image not available
    Por Juana Prado Aliaga / Lima, Perú / 10 de julio de 2016 a las 15:57

    El debate efectuado con mi compañero José Trujillo Ripmontti con quién hemos compartido experiencias de periodismo radiofónico en diversas emisoras, coincidimos en que efectivamente el periodismo de intermediación debe evidenciar el daño que la inversión privada, específicamente minera, causa al medio ambiente con sus explotaciones y exploraciones a cielo abierto, relaves, contaminación de ríos y otras fuentes de agua, y uso inadecuado de este recurso para otras actividades. Sin embargo, la actividad minera no es nociva en todos los casos. Entonces, el periodismo de intermediación apelando a la técnica de procesamiento de una denuncia que aclara, analiza y actúa, se debe establecer si una inversión de este tipo es nociva o no a la comunidad y a su entrono.

    Responder

  • Image not available
    Por José Trujillo Ripamontti / Lima, Perú / 10 de julio de 2016 a las 16:00

    El debate efectuado con mi compañera Juana Prado Aliaga con quién hemos compartido experiencias de periodismo radiofónico en diversas emisoras, coincidimos en que efectivamente el periodismo de intermediación debe evidenciar el daño que la inversión privada, específicamente minera, causa al medio ambiente con sus explotaciones y exploraciones a cielo abierto, relaves, contaminación de ríos y otras fuentes de agua, y uso inadecuado de este recurso para otras actividades. Sin embargo, la actividad minera no es nociva en todos los casos. Entonces, el periodismo de intermediación apelando a la técnica de procesamiento de una denuncia que aclara, analiza y actúa, se debe establecer si una inversión de este tipo es nociva o no a la comunidad y a su entrono.

    Responder

  • Image not available
    Por JHONNY EDGAR FLORES COLQUE / COCHABAMBA - BOLIVIA / 11 de julio de 2016 a las 01:03

    Defensa de nuestros recursos naturales, no a la explotación de mina a cielo abierto, tiene que ser un trabajo de toda radio comunitaria, en el CEPRA este tema a sido de análisis en varias oportunidades, hemos elaborado una radio novela referente a este tema.
    En muchos casos, ni las autoridades respetan la Constitución Política del Estado, interpretan a su parecer el contenido de la norma con tal buscar convencer a la población, si no logra convencer a las bases, amenaza dirigentes o compran a dirigentes. Pero ahí tiene que estar la lucha de quienes trabajan en la radio, junto a su pueblo, tiene que hacer prevalecer el cuidado de la madre tierra, que los fundamental, es defender donde habitamos.
    No a la minería a cielo abierto, por el riesgo que significa para la humanidad. Si se puede consensuar una explotación que no sea tanto riesgo, con ficha ambiental y control social que baya ha mitigar los efectos de la explotación.

    Responder

  • Image not available
    Por Germán Sáenz Pacheco / Sogamoso, Colombia / 11 de julio de 2016 a las 15:20

    Concuerdo con José en torno a que no todo es caos en el escenario de la Minería… Veamos el caso del páramo se San Turbán en Colombia donde las comunidades lograron parar la “locomotora minera” con el tiempo comenzaron a oírse las voces de los mineros artesanales quienes exigían el derecho al trabajo y mostraban que la minería era una tradición cultural y forma de vida. Esto no lo vieron los comunicadores quienes solo estaban dando el triunfo ecologista.
    Por otra parte muchas veces a los comunicadores nos tildan de “Ecologistas Infantiles”... decimos que el eucalipto es malo porque sí, sin estudiar la planta, sus pros y contras, sin consultar a expertos (y darles también la palabra), un profesor nos decía “no hay planta mala, lo malo es ponerla en el lugar que no le corresponde”

    Responder