La privacidad SI importa



Aquí tienes los mejores argumentos para responder a esas personas que te dicen “yo no tengo nada que ocultar”.

Es quizás la frase más utilizada cada vez que hablamos de privacidad en Internet.

Glenn Greenwald, el periodista que publicó las revelaciones de Ed Snowden, aporta unos argumentos contundentes para responder a esta afirmación. No dejes de ver este video.

Hay frases tan demoledoras como estas:

Una sociedad en la que las personas pueden ser controladas en todo momento es una sociedad que engendra la conformidad, la obediencia y la sumisión, por lo que cada tirano, del más abierto a el más sutil, anhela ese sistema.

La idea de que solo las personas que están haciendo algo mal tienen algo que ocultar y, por tanto, razones para preocuparse por la privacidad, es que afianza dos mensajes muy destructivos, dos enseñanzas destructivas, la primera de las cuales es que las únicas personas que se preocupan por la privacidad, las únicas personas que van a buscar la privacidad, son, por definición, la gente mala. La otra realidad destructiva y, creo, incluso, una enseñanza más insidiosa que proviene de la aceptación de esta forma de pensar es que hay un acuerdo implícito de que las personas que aceptan esta forma de pensar lo han aceptado, y esa negociación es: Si estás dispuesto a hacerte a ti mismo suficientemente inofensivo, suficientemente no amenazante para quienes ejercen el poder político, entonces y solo entonces se puede ser libre de los peligros de la vigilancia. Solo aquellos que son disidentes, que desafían el poder, tienen algo de qué preocuparse.

La reconocida activista socialista Rosa Luxemburg dijo una vez: “El que no se mueve no nota sus cadenas”. Podemos tratar de hacer las cadenas de la vigilancia masiva invisibles o indetectables, pero las limitaciones que nos impone no resultan menos potentes.

Aquí tienes la transcripción completa.

Última modificación: 22 de diciembre de 2016 a las 09:02

Hay 0 comentarios

captcha