La Radio y las T(L)IC



Texto y audio completo con el que participamos en el podcast Titofonías del Blog Radios de América hablando de radios y tecnologías libres.

Si quieres escuchar el podcast completo “Los desafíos de la radio” de Tito Ballesteros – Blog Radios de América clic aquí.

LAS RADIOS Y LAS TLIC (TECNOLOGÍAS LIBRES DE INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN)

La Radio es pasión, la radio es cercana, la radio está viva. A la radio le queda mucho recorrido a pesar de quienes auguran su defunción.

Pero lo que no podemos dudar es que la radio que se viene, será otra radio, bastante diferente a la que conocemos hoy. ¿Por qué?

Porque las TIC lo penetran todo. En este siglo el resto de medios gravita alrededor de Internet. Para bien y para mal.

Las tecnologías, sobre todo esa, Internet y todos los servicios que ofrece como la web y las redes sociales son omnipresentes.

Las radios incluyen estas tecnologías como simples herramientas que les ayudan a realizar sus programas: reciben mensajes instantáneos, hacen concursos en redes,.. pero esas tecnologías tienen vida propia.

Internet ya supera al resto de medios como primera fuente de información en menores de 50 años.

Y si hablamos de comunicación, diríamos que lo hacemos casi completamente por Internet, ¿quién se acuerda ya de las estampillas y las cartas de papel?

También Internet va desbancando poco a poco a la radio y la televisión tradicional en lo que se refiere al entretenimiento. Ahora escuchamos radio en la Red, pero también podcast como éste o música en servicios como Spotify y vemos “pelis” y documentales en Netlflix.

Internet va arrinconando día a día al resto de medios, ¿cómo sumar entonces esta tecnología a nuestra querida radio sin que la fagocite y la devore? Creo que estamos aún buscando la respuesta, pero no podemos demorar mucho.

Lo que sí tenemos claro es que la radio, sobre todo desde los medios comunitarios, es un espacio fundamental para problematizar y debatir sobre esta nueva realidad que nos impone la tecnología. Y más cuando deriva en fetichismo tecnológico donde las nuevas divinidades son los smartphone y las tablets.

La radio tienen el poder de una verdadera red social: es un espacio público amplificado donde hablar, escuchar, debatir. La radio conecta directamente, de tú a tú.

La radio no tienen algoritmos que seleccionan qué es lo que tienes que escuchar o sobre qué te tienes que informar. En la radio eliges vos, con un sencillo movimiento del dial.

¿Imaginas el poder que tendría una emisora con 2 mil millones de oyentes? Hoy hay redes sociales que tienen esa audiencia. La gran diferencia con la radios es que cuando seleccionas una emisora lo haces conscientemente, digamos, porque te gusta su música o su línea editorial y puedes cambiar entre una y otra cuando te apetezca.

En cambio, cuando entras a una Red Social, aunque crees que estás eligiendo, es ella la que elige por ti. Tras ese muro hay un software que te ha estudiado a fondo. Sabe tus gustos y preferencias y las de tu red de amigos, porque todos le habéis facilitado esa información. Incluso es capaz de intuir, con muy poco margen de error, qué votarás las próximas elecciones. Y en función de todos esos datos elige qué noticias e información priorizar, selecciona qué debes comprar e incluso qué debes sentir. Imagina el poder de los dueños de ese medio o de aquellos que sepan cómo usar ese software y algoritmos de control para su propio beneficio.

Lo mala noticia es que esto no es ciencia ficción. Por eso desde Radios Libres animamos a las emisoras a debatir y problematizar sobre el uso que hacemos de las tecnologías y abogamos porque éstas sean libres.

En un mundo donde la tecnología tiene un papel tan preponderante es necesario que exijamos transparencia en los códigos y algoritmos que gestionan gran parte de nuestras vidas.

¿Por qué desde la radio? Porque las radios, sobre todo las comunitarias, siempre se han revelado contra la desigualdad y han defendido los derechos humanos. Estuvieron cerca de los mineros de Bolivia cuando reclamaban sus derechos laborales, se hicieron guerrilleras para luchar contra las dictaduras centroamericanas, transformaron los estudios en aulas para alfabetizar a las personas que no habían podido estudiar, y ahora son la voz de los activistas que defienden la naturaleza frente a las empresas extractivas y de las mujeres que reclaman la igualdad y el fin de la violencia.

Por eso animamos a las radios a sumarse también a este nuevo reclamo por las tecnologías libres. Porque estamos convencidos y convencidas que en este siglo, reivindicar el derecho a la comunicación y exigir libertad de expresión pasa por demandar que tengamos TLIC, en vez de TIC, que sean verdaderas Tecnologías Libres de Información y Comunicación.

Última modificación: 3 de mayo de 2017 a las 13:04

Hay 0 comentarios

captcha