Cierra WhatsApp, usa Telegram



Desde que en Febrero del 2014 Facebook comprara la compañía de mensajería móvil más importante del momento, era previsible que la gigante red social de Mark Zuckerberg aprovechara al máximo su inversión.

Más de 20 mil millones de dólares pagaron por WhatsApp y de alguna forma tienen que rentabilizarlo. En agosto de 2016 Facebook anunció cómo lo haría. Básicamente, tomando todos los datos de WhatsApp como los número de teléfono de tus contactos, la frecuencia con la que usas la aplicación o la última vez que te conectaste.

Dieron unas semanas para solicitar que tus datos no se utilicen para “mejorar experiencias respecto a anuncios y productos” pero eso no impedirá que tomen tus datos y recopilen información sobre cómo usas la aplicación.

¿ES LEGAL?

WhatsApp, cuando lo anunció, argumentó que es una táctica común de empresas que absorben a otras, pero algunos países no están de acuerdos y han prohibido esta práctica de cruce de datos entre empresas. Alemania y en España, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) acaba de llamar esta semana a Facebook para investigar si la compañía esta vulnerando la ley.

Y mientras tanto, la mejor opción para no permitir este abuso por parte de Facebook y WhatsApp la tenemos las usuarias y usuarios. ¿Cómo? Sencillo, dejándolas de usar. Hace unos meses hicimos una nota preguntándonos si era posible vivir sin Facebook. Hoy te proponemos que también dejes de usar WhatsApp.

ES QUE YA SE USAR ESTE Y NO QUIERO CAMBIAR

¿Alguna vez usaste MSN, el famoso programa de mensajería instantánea de Microsoft? Si tienes más de 20 años, de seguro tu respuesta es sí.

Si tienes esa edad, es probable que también usaras Hi5 o MySpace, algunas de las primeras Redes Sociales que aparecieron. Hoy, aunque siguen activas, poca gente las usa.

La Internet cambia rápidamente. Y las plataformas que hoy son la última moda en poco meses pueden caer en el olvido. Y no pasa nada. Quienes usamos la Red nos acostumbramos rápidamente al nuevo software o a la nueva app. En realidad, aunque muchas personas piensen lo contrario, no nos cuesta más de una semana manejar perfectamente una nueva aplicación. Sobre todo si funciona de forma parecida a la anterior.

Por eso, te invitamos a que comiences a usar Telegram. Es una aplicación de mensajería instantánea muy similar al famoso WhatsApp: funciona de la misma forma, permite enviar todo tipo de archivos y fotos y puedes hacer grupos. También tiene aplicación web para escribir desde la computadora. Pero tiene varias ventajas frente a su competidora:

  • Telegram es de código abierto. Es posible bajar su código fuente para estudiarlo y revisarlo, incluso, modificarlo. Algunas partes de los protocolos del servidor no tienen licencia GPL pero se pueden consultar.

  • Puedes abrir una cuenta sin necesidad de tener número de teléfono celular.

  • Permite crear canales de información a los que una persona se puede suscribir y recibir noticias o información periódica. A diferencia de un grupo no todo el mundo suscrito puede enviar mensajes, sólo sirve para recibir información, por ejemplo de una radio o un medio de comunicación.

  • Tiene la opción para crear un chat secreto que se autodestruye una vez que la otra persona lo ha leído. Además, el sistema de cifrado de extremo a extremo que presume de ser más seguro que el de sus otros competidores.

Revisa esta infografía para ver las diferencias entre ambas.

Es cierto que tiene una desventaja importante ante WhatsApp y es que no permite hacer llamadas. Si es una función que usas a menudo puedes usar Signal en vez de Telegram.

Es la aplicación de mensajería que recomienda Edward Snowden por la seguridad que ofrece. Funciona igual que las dos anteriores pero hace énfasis en la seguridad y el cifrado.

ES QUE TODOS MIS CONTACTOS USAN WHATSAPP

Es verdad que estos cambios llevan un tiempo. Lo primero es que comiences a usar y se la muestras a tus contactos. Que vean que es igual que la otra. En muchos de nuestros países esta decisión de Facebook de tomar los datos de WhatsApp no ha caído muy bien y la opinión pública está sensibilizada con el tema por los grandes medios.

Estos son los mejores momentos para demostrar que hay alternativas.

Es verdad que Telegram, a pesar de tener su código abierto, pertenece también a una empresa privada y los mensajes, aunque cifrados, pasan por sus servidores. Lo ideal sería un servicio descentralizado de mensajería sin intermediarios. Pero hasta que eso ocurra, deberíamos usar la aplicación menos invasiva y que menos negocie con nuestros datos.

Última modificación: 8 de octubre de 2016 a las 02:11

Hay 5 comentarios

captcha
  • Image not available
    Por Daniel Adolfo Prieto Guillen / Mérida Venezuela / 21 de octubre de 2016 a las 09:07

    Excelente alternativa, solo debemos promocionarla y orientar a nuestro pueblo para que se libere...

    Responder

  • Image not available
    Por Rafael / Madrid, España / 25 de diciembre de 2016 a las 22:20

    Estoy totalmente de acuerdo con el artículo. El gran problema es el analfabetismo digital. La mayoría de las personas que conozco (profesionales y con estudios universitarios incluidos) no tienen criterio a la hora de elegir aplicaciones. No las eligen por sus funcionalidades, sino porque es de lo que oyen hablar y ¿para qué me voy a molestar si además no tengo ni idea? De hecho, en la mayoría de los casos - repito, personas con estudios superiores - ni tan siquiera saben instalar aplicaciones en el móvil: Whatsapp se lo instala su hijo.
    Es lo que hay, pero yo lo siento: Me niego a usar WA, al igual que no uso Windows.

    Responder

  • Image not available
    Por juansantiago / córdoba/vigo / 5 de marzo de 2017 a las 13:06

    Me parece cambiar cocacola por pepsi y me apena ver como se promociona telegram en un colectivo pro comunicaciones libres, me veo en la penosa necesidad de copiar y pegar un comentario mio en otro post de este sitio web:

    Usar Telegram o Whastapp da lo mismo, telegram no es un sistema libre, es un sistema privado y privativo con apenas una API que permite crear clientes libres o “libres” para interactuar con un sistema no libre cuyo único interés empresarial es captar datos de números telefónicos junto a datos y metadatos, no hay duda al respecto por: El desarrollador, director y dueño de telegram es un tal Durov tambíen propietario de la red social rusa Vkontakte VK, antes de lanzar Telegram Durov obligó a todos los usuarios de su red social a darle un teléfono celular (movil) quienes no lo entregaron en un plazo no podían entrar a la red ni para eliminar sus cuentas, como decía Cantinflas, ahí esta el detalle ¿como gratis si es una empesa privada? ¿quien paga? ¿cual es su objetivo entonces?

    Responder

    • Image not available
      Por Radios Libres / Quito, Ecuador / 9 de marzo de 2017 a las 06:15

      Saludos Juansantiago, sí, la verdad que no es acertado recomendar el "mal menor". Es decir, entre Whastapp y Telegram particularmente me quedo con la última, pero ciertamente no es la ideal. Igual podríamos decir de Signal o de Wire. O de otras muchas. Al final, todas pasan por servidores privados ajenos. Hasta que no tengamos la posibilidad de tener aplicaciones federadas y descentralizadas no habrá nada "ideal", incluso así, en tecnología, no hay nada perfecto o ideal, creo.
      Abz.

      Responder

      • Image not available
        Por juansantiago / 1 de mayo de 2017 a las 06:50

        ¿no hay opciones federadas y p2p? xmpp, tox, ricochet... y más

        Responder