¿Se siguen cotizando las llamadas “voces locutoriles”?

Índice general del Curso

Unidad 1.1: TODAS LAS VOCES

En los inicios de la radiodifusión, se cotizaban las voces elegantes, redondas, completas. Voces profundas para los hombres, cristalinas para las mujeres. El que no sacaba un trueno de la garganta, no servía para locutor. La que no tenía lengua de terciopelo, no servía para locutora. Y como la mayoría de los mortales tenemos una voz común, mediana, quedamos descalificados. Sólo unos pocos afortunados de las cuerdas vocales lograban hablar por el micrófono.

El problema es que cuando oímos por la radio esas voces tan divinas, las admiramos, hasta nos sentimos acomplejados ante ellas. Y esa fascinación no hace más que reforzar el viejo prejuicio de que la palabra pública es un privilegio de los grandes, de las bellas, de los personajes importantes.

Es hora de pinchar estas pompas de jabón. Recordemos a nuestros mejores amigos y amigas. ¿Son acaso los que disponen de un timbre de voz más brillante? Hagamos repaso de los líderes de opinión, los que arrastran gente. ¿Son tal vez los que muestran un mayor vozarrón? Cuando conversamos con alguien, no nos estamos fijando tanto en su voz, sino en lo que dice y en la gracia con que lo dice.

No existen “voces radiofónicas”. En la radio, como en la vida, hay sitio para todos los timbres y todas las formas de hablar. En una radio democrática todas las voces son bienvenidas. El asunto es ver cuál se acomoda mejor a uno u otro programa. Una voz aniñada, que puede ser muy útil para actuar en una novela, no pega para leer el editorial. Una voz muy gruesa no sonará bien conduciendo el espacio juvenil. Y esta cuña sensual no la grabaremos con aquella voz destemplada. Cada pájaro en su rama y cada voz en su formato.

Entonces, ¿cualquiera puede ser locutor o locutora? Casi cualquiera. Lógicamente, las voces muy nasales, o muy guturales, o demasiado chillonas, o tartamudas, no nos servirán para animar un programa. Pero ésas son las menos.

Si atendemos al funcionamiento de las cuerdas vocales, nueve de cada diez personas sirven para hablar detrás de un micrófono. Y ocho de cada nueve —quienes tenemos una voz común— estamos en mejores condiciones que aquellos pocos superdotados para establecer una relación de igual a igual con la gran mayoría de la audiencia, que habla tan comúnmente como nosotros.

Práctica 1: CUIDA TU INSTRUMENTO DE TRABAJO

En vez de obsesionarnos tanto por una linda voz, mejor haríamos en cuidar la única que tenemos.

Un locutor o locutora que fuma equivale a un suicida laboral. Está arruinando su principal recurso no renovable: las cuerdas vocales.

alt_text Si tienes ese vicio, déjalo. Decídete. Sabes de sobra que el cigarrillo es pésimo. Si con este curso logras motivarte a dejarlo, RADIALISTAS estaríamos muy satisfechos.

alt_text El locutor o locutora es un atleta de la palabra. Igual que los deportistas, antes de la competición deberá abstenerse de muchas cosas gratas: helados y gaseosas, maní, chicles y otras chucherías que le empastan la voz. O de echarse los tragos, que le empasta la mente.

alt_text ¿Cómo cuidar la garganta? La miel y el limón son excelentes, pero no antes de hablar ya que producen mucha saliva. Y hablando de carraspeos, para aclarar la voz basta un vaso de agua fresca.

Unidad 1.2.: VOCES AMIGABLES

Cuando abrimos un libro de locución, pensamos habernos equivocado de materia. ¿No será de anatomía? Páginas y más páginas, capítulos enteros hablando del diafragma, de la laringe, de la glotis y la epiglotis, del aparato fonador… Y después, ¿qué? ¿Será eso lo fundamental de la locución?

Muchos aspirantes a este oficio de la palabra, sugestionados por alguna publicidad, se matriculan en cursos caros donde, a más de dinero, gastan tiempo y paciencia en un entrenamiento que, por decir lo menos, resulta incompleto. Emplean horas y horas ejercitando la voz, impostándola. Se ponen delante del espejo a imitar a Pavarotti, proyectan las vocales, encogen la tripa, sacan el pecho, hacen como bocina de barco, ensayan un agudo de soprano…

Piensan que en un par de meses, tras esa gimnasia de pulmones, podrán graduarse como locutoras y locutores. Como si un carpintero lo fuera por haber aceitado el serrucho. Como si el auto hiciera al chofer o el hilo a la costurera.

Ciertamente, la voz, como a un niño, hay que educarla. Todo el aprendizaje para saber colocarla, para subir y bajar tonos, para aprovechar la caja de resonancia de nuestras fosas nasales, para saber respirar y controlar el aire, es bueno. Es magnífico. Lo malo es creerse que, al cabo de estas prácticas, ya somos locutores y locutoras.

Mariano Cebrián Herreros nos da una excelente pista para descubrir lo esencial de la locución moderna. Lee con atención este párrafo:

La voz radiofónica tradicional es una voz impostada, es decir, ejercitada para una emisión con resonancia. Ella le da esa ‘pastosidad’ que caracteriza las voces llamadas microfónicas. En la actualidad se busca más la voz viva, intensa, comunicativa, que la voz grandilocuente perfectamente emitida, pero distanciadora. La voz del locutor profesional ha estado excesivamente sometida a cánones perfeccionistas en busca de un estilo de dicción impoluta, pero ha provocado a la vez una frialdad comunicativa. Las nuevas maneras radiofónicas dan prioridad al estilo directo e informal, y a la vez cargado de fuerza expresiva por la vivencia que se pone en lo que se dice. Información radiofónica, Madrid, 1995.

Una emisora moderna —compañía antes que espectáculo— no necesita voces perfectas por la sencilla razón de que sus oyentes tampoco las tienen. En nuestros micrófonos, más que estrellas admirables, necesitamos amigos y amigas queribles.

Quien tenga linda voz, que la aproveche. Pero no llegará a ser buen locutor por ella, sino por su personalidad, por su energía interior.

Así pues, articula bien, pronuncia mejor, respira en su momento… pero recuerda que todo eso es el aperitivo de la locución. El plato fuerte es lo que vas a decir y las ganas de decirlo. La pasión que pones al hablar.

Práctica 2: ¿ASÍ HABLO YO?

Haz esta prueba: ponte a locutar y grábate durante algunos minutos.

Después, escúchate: ¿Es ésa tu voz? ¿O la estás falseando? Llama a un amigo sincero, a una amiga espontánea, y pregúntale:

¿Así hablo yo? ¿Suena falso, desfiguro la voz? ¿Estoy gritando? ¿Parezco inseguro, nerviosa? ¿Cómo me escuchas?

Unidad 1.3: LA MÁXIMA NATURALIDAD

Algunos colegas, sea por complejo de superioridad o de inferioridad (que, en el fondo, es el mismo complejo), después de años de práctica, no llegan a descubrir el más elemental e indispensable secreto locutoril: la naturalidad.

Si buscamos una comunicación familiar, cotidiana, una relación entre emisor-receptor que sea democrática, todos esos fingimientos resultan ridículos. Nadie habla así en su casa ni en una rueda de amigos. Esos tonos engolados se usaron a inicios de la radiodifusión, pero hoy están mandados a guardar. Resultan obsoletos y antipáticos.

Y lo peor es que estas locutoras y locutores tan creídos de sus bellas voces, por andar ensimismados, como los adolescentes, preguntan poco, leen menos y, una vez frente al micrófono, no tienen nada original que decir. A falta de nueces, hacen ruido. Afectan la voz, imaginando que así despertarán la admiración de los oyentes.

Solemnidad fatua, acartonamientos innecesarios que no hacen otra cosa que ridiculizar al locutor. Cada quien tiene el timbre que tiene y todas las voces suenan bonitas si transmiten alegría, vibraciones positivas.

Tenlo por seguro: la primera profesionalidad de un locutor o una locutora consiste en la máxima naturalidad de su voz.

Se trata de alcanzar un tono coloquial, fresco. Poner la voz en mangas de camisa, como decía un amigo colombiano. Olvidar que tenemos un micrófono delante para que el oyente pueda olvidar que le están hablando a través de un micrófono. El mejor locutor es quien no lo parece.

Siguiente capítulo.

Capítulo 1: ¿Tengo voz radiofónica?

You May Also Like

82 thoughts on “Capítulo 1: ¿Tengo voz radiofónica?

  1. Es cierto que la naturalidad es un componente esencial para ejercer una efectiva comunicación oral, pero no concuerdo del todo en que casi todo el mundo puede ejercer funciones de locutor.
    También es verdad que con poseer una buena voz es suficiente. La locución es un ejercicio profesional que requiere de vocación y aptitud, para lo cual se necesita de muchos años de ejercicio y preparación. Locutor no es sinónimo de perfección y almidonamiento, pero tampoco de deficiente dicción y carencia de una voz medianamente educada. El locutor cuando menos – como personalidad pública – debe hablar y entonar bien, sea cubano, ecuatoriano, argentino o uruguayo. Quien no cumpla mínimamente estos y otros requerimientos, sencillamente es un parlante radiofónico o líder de opinión; pero no un locutor.

  2. Hola. Buenos días. Quería saber de que país es la página? O mejor dicho los creadores de la página. Me parece muy interesante esto de vocalizar bien las palabras. Yo casi no hablo mucho, pero lo poco que hablo me gustaría vocalizarlo bien. Gracias.

    1. Saludos Elías, pues está complicado responderte, jejeje, somos de muchos lados y vivimos en varias partes. El equipo de Radialistas, de quien es parte este proyecto, tienen sede oficial en Quito, Ecuador, pero lo conforman, cubanos, peruanas, quiteñas, españoles.. Como ves, bien multicultural la cosa.
      Abrazo!

  3. Hola, me han dicho que tengo buena voz, y deseo perfeccionarla, ando en busca de trabajo, se que hay lugares que solicitan para grabar libros, pero no se dónde, ayuda porfis
    Ssludos

  4. A diario escucho en el curso de radio, del que soy monitor en la Javeriana de Cali: mi voz es fea, me escucho raro, yo no sirvo para esto… Y esto, dado que es muy fuerte el imaginario que aún tenemos de que en la radio solo están las voces más graves. Por ello resulta complejo tratar de quitar esa idea e implantar la idea de que no hay una voz radiofónica (como lo dice este capítulo) y que si bien es necesario educarla, lo que resulta fundamental es saber para qué la usamos (lo que se dice).

  5. ¿ todavía puedo empezar el curso? ya estaba previamente inscrita pero por compromisos laborales apenas me estoy viendo la videoconferencia Pasión por la palabra.

  6. Bueno este primer capitulo, habian cosas que no sabia pero con este documento las pude entender mejor…
    Pienso que eso de la naturalidad es lo mejor que puede tener una persona, no necesariamente tiene que ser locutor, porque esa misma naturalidad es la que produce confianza al oyente

  7. Muy interesante este primer capítulo, es bueno saber que incluso los que no tenemos una voz linda podemos hacer radio. Procuraré entonces ser más natural en mi locución.

  8. Este capitulo me aporto bastante me hizo salir de este mito que se estima sobre las voces lindas para locución, es cuestión de poner una buena actitud y cuidar nuestra herramienta que es la voz

  9. Me parece que este es un excelente inicio para el curso, ya que de entrada se derriban varios mitos que nos hacen preguntarnos en algún momento ¿Será que yo sí sirvo para ser locutor? Es muy bueno que pasado el tiempo se vaya dejando de lado la exclusividad de las voces bonitas para entrar en una cabina de radio. Desde ya me voy preparando para afinar mi actitud más que mi voz. Gracias.

  10. Interesante el desarrollo del contenido y el ejercicio para saber que realmente es importante no solo la voz sino la manera en que se puede llegar a la audiencia; además la forma como se cae el mito aquel que solo quien tiene voz fuerte puede llegar a ser buen locutor..

  11. Totalmente de acuerdo, una voz bonita no hace todo. Tenemos que poner actitud, contenido en cada palabra. Y por supuesto, como decimos por acá en Uruguay “ensayar” un poco la voz, tratar de practicar los ejercicios respiratorios y cuidarla.

  12. La naturalidad ayuda a que la comunicación sea en dos vías. Creo que ayuda a expresarse con naturalidad tener en la cabina fotografías de nuestra audiencia, de los poblados, de los rostros que representan a aquellos con quienes conversamos.

  13. Totalmente de acuerdo con aquello de que lo importante es ser ameno tener algo interesante para decir, ser aauténtico diría, pero hay que reconocer que tambien hay muchas voces en la radio que despues de cierto tiempo son realmente molestas al oido y solo por el contenido o la frivolidad nos quedamos a escucharlo o escucharla.

  14. En esta primera parte , estoy muy de acuerdo que la voz se debe proyectar muy natural, que no se note fingida, entre más natural la voz es mucho mejor y se nota más la seguridad.

  15. Me parece interesante el articulo, creo que poco a poco se han abriendo oportunidades para voces mas comunes y naturales, motivado tambien por el aumento de posibilidades y medios. Muy de acuerdo en que la gente ha ido cambiando sus preferencias y dentro de las cosas importantes para un buen locutor o locutora es su amplio dominio de informacion y conocimiento. Sin embargo no debemos excluir que es necesario tener una voz agradable y que sea audible.

  16. En mi opinion creo que es muy acertado el tema, ya que el locutor debe ser el mismo y no forzar su voz y su estilo solo impactar a un oyente que solo desea escuchar una voz fresca y creible.

  17. muchas personas impostan mucho la voz y se hacen falsos a la hora de hablar es por eso muy importante tener en cuenta estos conceptos para aplicarlos a la nueva generación de radio

  18. estoy de acuerdo al oyente no se le debe hablar duro o hacerlo sentir inferior o regañado con la voz del locutor, por el contrario hay que hacerlo sentir como parte principal del programa o del espacio que se eswte realizando, darle confianza mediante el uso de nuestra vos atraves de la radio sin caer en exageraciones que choquen con el mismo oyente. estoy de acuerdo naturalidad e impacto con nuestros oyentes de forma sencilla y clara sin perder el norte.

  19. Muy claro el capitulo, pero terminado este me llene de curiosidad de ver que comentaban quienes lo habían leído ya, y me llena de alegría ver como solo se observan buenos comentarios y ademas la motivación que se genera desde cada persona para continuar con el curso, de los comentarios también se pueden extraer muchas enseñanzas.
    Muchas gracias!!!! y adelante con el curso.

    1. Aquí en México, en particular en el estado de Oaxaca los directivos de las estaciones de radio consideran que la locución solo se remite a un timbre de voz grave, aún cuando la persona que esta frente al micrófono diga barbaridades!!!

  20. Lo que he aprendido es que uno puede educar su voz, es cuestión de tiempo, esfuerzo y dedicación. Yo no tengo buena voz, pero si aprendí a modularla. Es muy importante saber leer,, pronunciar bien las palabras, “masticarlas” como dicen algunos, pero lo más importante es entender lo que estas leyendo, para no ser sólo uno (a) de esas aplicaciones que le das un texto para leer y ya.
    Algunas radios en Bolivia, seleccionan (reclutan) voces parecidas en el timbre de voz; pero eso lo hacen con el afán de dar un estilo a al emisora.
    Primero, conozcamos nuestras voces, si, todos y cada uno tenemos distintas voces que bien pueden ser para un programa de niñas y niño, un deportivo, una revista matinal o un programa romántico.

    Saludos.

  21. Exelente este capitulo donde da entender que para hacer radio no se necesita poseer una voz profesional, todas las voces son aceptables solo hay que adecuarlos a los tipos de programacion y tener encuenta algunos concejos para educar la voz.

  22. pues me parece que es muy importante la naturalidad en un locutor de igual manera creo que todos tenemos la oportunidad lo importante es tener ganas y que esto realmente nos apasione.

  23. si algo he aprendido en Radio Semillas emisora comunitaria es que todas las voces sirven para radio… no es muy fácil descubrir ese tono natural porque en la mayoría de medios radiales escuchamos la típica voz de locut@s, hay que trabajar muy fuerte para hacer locución de una manera más natural.

  24. Todas las voces tenemos una oportunidad en la radio gracias a la naturalidad, herramienta fundamental para viajar a través del mundo sonoro.
    Interesante artículo .

  25. muy de acuerdo con el autor las voces impostadas, desubican al oyente,una cosa es detras del microfono y otra en el dialogo natural, lo maravilloso es que el oyente detras o fuera del microfono ,nos identifique la voz por su naturalidad.

  26. Realmente es cierto, varias cosas del capitulo en relación a la voz y el uso indiscriminado que hacen varios locutores para llamar la atención de sus oyentes cuando realmente no tienen contenido en sus palabras, palabras vacías y sin sentido que adormecen a su publico.

  27. La última frase sintetiza la labor del locutor, en cuanto a lo que debe lograr.
    No obstante me atrevo a sumar como aporte que, el micrófono, la radio, son medios, herramientas para lograr comunicación. Ella se logra cuando se produce el “ida y vuelta”..
    Recibir una sugerencia, una crítica, una opinión, etc. por parte de los oyentes, retroalimentando el mensaje, es lograr comunicación.
    De otra manera se estaría monologando y condicionando el mensaje.
    Somos un medio más para lograr comunicación.

  28. Creo que es importante mantener la naturalidad de nuestra voz, de hecho es algo que siempre me crítican otros locutores de la emisora en que trabajo.
    Ellos dicen que a los usuarios les gusta la gente que habla “bonito” y les respondo que cada quien tiene su propio timbre de voz y el hecho de engolarla significa crear un formato de voces parecidas que a la final son fingida porque muy poca gente habla así…si los ven en la calle ni los reconocen.

  29. Siempre es importante recordar que ser nosotr@s mism@s nos permite hacer mejor las cosas. Y que aunque hayamos estudiado o trabajado en radio siempre es bueno aprender y actualizarnos con nuevos conocimientos.

  30. me impactó lo ultimo ” El mejor locutor es quien no lo parece” es como si fueras una canción, lo que se busca es que el oyente sienta lo que el locutor quiere decir las sensaciones son lo más importante y lo mejor de todo es que esta es una ventana de la imaginación…
    El imaginar no tiene limites y mucho menos las emociones por ello, el trabajo de una gran locutor es comunicar emociones y sensaciones.
    @juliethmev

  31. Estoy completamente de acuerdo con la naturalidad a la hora de expresarnos frente a un micrófono pero que esto no signifique que maltratemos el idioma o que caigamos en lo chabacano. El locutor también es el maestro de la palabra por lo que se convierte en ejemplo a seguir por muchos de sus oyentes. Para muchas personas lo que dice el locutor es lo correcto.

  32. Primero que todo reciban un saludo solidario desde Oaxaca, México.
    Este primer ejercicio me resulto difícil y a la vez útil. Grabe mi voz y la sometí a juicio y opiniones externas, sinceras y constructivas.
    Aprendí que me cuesta parar mi cabeza… me doy cuenta que no puedo locutar si no tengo el guión escrito frente a mi y que para parecer natural leo el guión lento y pausado poniendo énfasis en mi respiración pero el resultado es todo lo contrario… se escucha forzado y solemne, no suena una locución fluida… gracias a este curso de locución ahora me doy cuenta… gracias
    Si alguien más quiere opinar sobre mi locución pueden escuchar este audio: http://palabraradio.org/article/que-esta-pasando-en-oaxaca/
    y enviarme sus comentarios, se agradece

  33. De acuerdo con los lanteamiento hechos en el primer capítulo del cursos, ya estás recomendaciones nos las daba JLV en décadas pasadas, en algunas de esas visitas que nos hizo a las radios de Fe y Alegría.

    Es cierto, ya esas voces engoladas pasaron a la historia de la locución, ni en las emisoras comerciales prevalecen y es que lo mortante es el mensaje, no el envoltorio.

    Tengo muchas expectativas con este curso porque una de mis preocupaciones como locutor empírico, que he sido hasta ahora, es si lo que digo o decimos por nuestra radio (Radio El Pedregal) tiene resonancia en el público, más allá del interés que pueda tener la comunidad por un tema en particular.

    1. Hola José, de acuerdo con vos en que se pongan artículos sobre ese tipo de locución. Yo quiero compartir con vos y todos los compañeros que en Uruguay, una de las mejores voces que tenemos en la radio, es totalmente disfónica. Se trata del periodista Gustavo Rey y siempre que lo escuchás suena disfónico. Pero es un genio, un genio expresándose, hablando de temas de todo tipo, es una persona muy inteligente. Es licenciado en comunicación y uno piensa que a la hora de conseguir trabajo no lo iba a lograr, pues sí, lo logró y ahora tiene muchos programas a su cargo, aparte de que sale su voz en casi todos, es productor de los mejores contenidos radiofónicos en nuestro país. Yo admiro esto porque quiere decir que no pasa tanto por la “voz bonita”, sino por la cabeza de cada uno y la actitud. Saludos!!!

  34. Amigos, primeramente es un placer estar haciendo virtualmente un curso de Jose Ignacio Lopez Vigil, he difundido en su momento material de este axcelente autor, como “500 años”, y ahora hacer este curso es un gran privilegio. Cada uno tiene su propia voz, cada uno es consciente si puede estar ante un microfono, es una alta responsabilidad, de saber llegar y cautivar a la audiencia que te escucha, con tu naturadad, y la voz que tengas, si es buena mejor para vos. Mercedes Ctes, Argentina. Exitos a todos, hacian falta estos cursos. Felicitaciones a los Hacedores.

  35. Que bien leer explicaciones tan sencillas y tan claras respecto a la locución, es cierto que las voces comerciales han estereotipado mucho la voz de la radio. Mostrar nuestra propia voz, su naturaleza, su esencia, su timbre, su propia forma de ser siiiii!! eso es!, así como también fortalecer los contenidos y el análisis de los mismos es súper importante, ya basta de hacernos a un lado de nuestras realidades, nos toca colaborar y nuestra voz es una herramienta muy importante.

    Gracias por este primer capitulo

  36. Excelente lo que han puesto, nos han sacado de una gran duda que teníamos todos. Nos han hecho creer en las voces privilegiadas, cuando lo que importa es la naturalidad y espontaneidad. La primera lección es muy didáctica y simple, como debe ser una voz radial.

  37. Me encanta… me segura que no estoy por tan mal camino, como a veces podría creer, además conozco y refuerzo algunos puntos que no habia considerado. Gracias y saludos.

  38. Gracias por este curso ahora me doy cuenta que no tengo que ser perfecta ante un micrófono, sino saber lo que digo ante el.

  39. NO IMPORTA LA VOZ, SI NO, EL CONTENIDO Y LA CLARIDAD QUE PONGAS EN TU A-LOCUCIÓN RADIAL …NO HABLEMOS POR HABLAR Y TONTERÍAS, SINO , MUCHA INFORMACIÓN O SEA CONTENIDO…E INTERESE A LA GENTE …..MUY BUENOO.

  40. Me parecio genial hacer el ejercicio de grabar mi voz y jugar con ella, escucharme distinta según la intención que tenia al trasmitir la información, no es fácil dejar salir la naturalidad.. lo importante es descubrirla 🙂

  41. Está muy bueno el primer capítulo, la naturalidad es imprescindible para hablar a través del micrófono, además de tener bien en claro lo que se va a decir, ya que una persona que prepara tanto su voz no sirve de nada si no prepara bien su presentación hasta el punto de hacer sentir y vibrar al público oyente.

  42. Un director de radio que además era actor, me pedía que fuese siempre natural. Esa era la escuela.
    Aunque siento entre los productores e agencias de publicidad y dueños de estaciones de radio, que todavía andan a la caza de voces pastosas.
    Se debe hacer algo para cambiar esa mentalidad!

  43. Un director de radio que además era actor, me pedía que fuese siempre natural. Esa era la escuela.
    Aunque siento entre los productores e agencias de publicidad y dueños de estaciones de radio, que todavía andan a la caza de voces pastosas.
    Se debe hacer algo para cambiar esa mentalidad!

  44. Saludos amigos desde Panamá. Muy de acuerdo con los comentarios que han hecho. Quisiera resaltar como el texto le transmite a uno en confiar en la naturalidad de nuestra propia voz, y lanzarnos el reto de olvidarnos que estamos tras un micrófono, como si estuviéramos ahí, charlando con alguien más.

  45. Comparto el contenido de esta primer capitulo. No siempre los locutores cinco estrellas son los mejores comunicadores. Se puede comprobar con aquellos que dicen tener titulo académico con los locutores que son de oficio. Estos últimos son los que mas audiencia tienen, en cambio aquellos que estuvieron cuatro años impostando la voz para que le den un diploma, son los menos escuchados. Además cuando se les termina el papel que están leyendo no saben que hacer. Seguiré este curso porque me entrega herramientas verdaderas para comunicarme con mi audiencia de igual a igual.

  46. Muy buen argumento del autor de este primer capitulo ,uno tiene en primera insatancia que tratar de ser lo mas natural posible a mi aca en Uruguay me a dado satisfaciones ,el no tratar y no hacelo immitar otras voces ,es mejor que el oyente se acostumbre a tu tono de voz

  47. Es cierto, es importante ser natural, pero creo que no podemos restarle importancia a la voz en sí. Debemos saber que hay voces que carecen de personalidad, para decirlo de alguna manera, tal vez porque no logran encontrarse a sí mismas por desconocer técnicas para ello. No obstante pienso que lo fundamental es saber comunicar. Hay quienes tienen lindas voces pero cuando los escuchas no te dicen nada. Espero que este curso me ayude a encontrar mi propia voz y que yo posea la maravillosa virtud de comunicar. Soy optimista. Exitos, amigos.

  48. Es cierto que la naturalidad es muy importante. Tan importante como el qué decimos y cómo lo decimos.
    Lamentablemente en la radio comercial se exalta lo superfluo, el lenguaje limitado y las voces ampulosas. Que bueno que estemos adquiriendo herramientas para ser diferentes. Gracias.

  49. La naturalidad como el mejor secreto locutoril me parece contenido clave, y que debemes tener presente

  50. Estupendo! Estoy encantada con este primer capítulo porque nos muetsra la real intención del curso, nos anima y además de informarnos tambien tray dicas interessantes!

  51. Excelente…!!! Me fascinó la manera tan sencilla de llevar la información y la forma en la que dignifican a las personas del común que no nacimos con la “voz de locutor”…. estoy ansiosa de continuar con el siguiente capítulo

  52. La frecuencia con que la gente oye hace que se acostumbren a tu voz, de antemano no se necesita mas que una voz clara sino también natural de quien dirige.

  53. El articulo o primer capitulo es excelente, es verdad, la propaganda siempre nos quiere vender algo que no somos imponiendonos lo que es bonito o feo, para despues vendernoslo, dejando de lado a muchas personas que tienen mucha capacidad. Tratare de leer todos los capitulos de este curso en voz alta para mejorar la diccion y modulacion de las palabras ah y la respiracion que es muy importante tambien,
    Suerte a todos y gracias otra vez,
    Soledad

  54. Comparto totalmente el pensamiento del autor, aunque no tengo mucha experiencia en la radio, siempre crei que la radio es cuestion de actitud, de responsabilidad e identificarse con los oyentes. mas que de una bonita voz pero sin contenido para dar a los oyentes

  55. en esta primera parte del curso, es muy interesante como exponen el uso y abuso de la voz, los estilos y sobre todo destacan lo actual, hablar para alguien que se parece a nosotros, con una cotidianidad igual y por lo tanto no tenemos porque deformar nuestro tono vocal, cietament parece falso y lo màs segurop es que la audiencia cambiara de canal.

  56. Es verdad, lo malo esq en muchas emisoras de Costa Rica. Aunque se diga lo contrario esas voces tienen mas oportunidades..pero poco a poco se intenta cambiar…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *