Microsoft y Estado, asunto separado

La Fundación Vía Libre presentó una carta abierta para exigir que la nueva etapa de #ConectarIgualdad no licite licencias Windows. Radios Libres acompaña la iniciativa.

El regreso del programa argentino Conectar Igualdad fue recibido con gran entusiasmo por las organizaciones sociales. La lectura de los pliegos de la licitación, sin embargo, generó alarma rápidamente: se incluíam licencias para Windows 10 y Microsoft Office. Un sinsentido pedagógico, técnico, económico y político, imposible de justificar.

La Fundación Vía Libre publicó una carta abierta al Ministro de Educación y al gerente general de Educ.ar, para alertar sobre los riesgos de formar a ciudadanos y ciudadanas usando herramientas privativas y exigir una apuesta por la soberanía tecnológica del país, a través del uso del sistema operativo Huayra Linux.

«Dotar a las computadoras del Programa Conectar Igualdad con un Sistema Operativo Privativo como Microsoft Windows da un mensaje altamente nocivo a nuestros estudiantes: los pone en posición de consumidores de tecnología.» Fundación Vía Libre.

A continuación reproducimos la carta. Pueden leer todas las organizaciones e individuos firmantes aquí.

Bienvenido de vuelta Conectar Igualdad / Microsoft y Estado, Asunto Separado

Sr. Ministro de Educación de la Nación Lic. Jaime Perczyk

Sr. Gerente General Educ.Ar S.E.

Lic. Rubén Daudía

Las organizaciones y personas abajo firmantes celebramos el regreso del programa Conectar Igualdad para facilitar el acceso a tecnologías de información y comunicación a niños y niñas y adolescentes de las escuelas públicas de todo el país. Tras dos años de atravesar una crisis sin par a raíz de la pandemia de Covid 19, que los chicos y chicas puedan estudiar con una computadora especialmente preparada para tal fin es un logro fundamental y estratégico de inclusión y ejercicio del derecho a la educación.

Sin embargo, en medio de la alegría por el regreso del programa, nos encontramos con la sorpresa de que la licitación plantea la inclusión del sistema operativo Windows 10 y del paquete de ofimática Microsoft Office, un auténtico despropósito en una época en la que el Software Libre ha probado y demostrado con creces su capacidad de ofrecer sistemas apropiados, funcionales, respetuosos de derechos y libres para todas las tareas educativas. A su vez el Sistema Operativo Huayra GNU+Linux, creado por y para el Programa Conectar Igualdad ha probado con creces que no sólo es posible crear tecnología pensando en los y las estudiantes, sino también que es posible ser tecnológica y pedagógicamente soberanos.

Dotar a las computadoras del Programa Conectar Igualdad con un Sistema Operativo Privativo como Microsoft Windows da un mensaje altamente nocivo a nuestros estudiantes: Los pone en posición de consumidores de tecnología y no de productores de la misma.

Han pasado ya muchos años desde la primera firma del acuerdo Alianza por la Educación de Microsoft con el Ministerio de Educación de la Nación (2004) y nos encontramos una vez más ante la misma realidad: la inclusión arbitraria de un sistema operativo y paquete de oficina privativo que sólo servirá para promover el marketing de una empresa con larga trayectoria de abuso de posición dominante en el mercado. Como entonces, sabemos que el Software Libre funciona perfectamente y que no es necesario utilizar software privativo en las máquinas; sin embargo se lo ofrece bajo la modalidad de doble booteo.

Sabemos además por la larga experiencia del programa que esto redunda en que el sistema Huayra Linux no sea la primera opción a la hora de iniciar las computadoras, y que de esta forma se da prioridad al viejo y conocido sistema operativo de Microsoft por encima de la creación de capacidades propias que supone el uso de Huayra. El Ministerio de Educación desconoce así un desarrollo que le es propio y que se basa en el trabajo realizado por la comunidad de Software Libre y que promueve los valores de esta comunidad de compartir el software, usarlo con cualquier propósito y por sobre todo estudiarlo y mejorarlo. Es esa característica de participación que se fomenta con el uso de Software Libre en Educación, justamente eso que obtura e impide el uso de Microsoft en las computadoras del programa.

No se trata de un tema menor: Argentina sostiene hoy una apuesta fuerte por las políticas de promoción de la ciencia y la tecnología por lo que fomentar las vocaciones vinculadas al estudio, desarrollo y mejora de programas de cómputo desde los niveles primario y secundario es clave para el desarrollo no sólo económico,sino comunitario y social. Nada de esto se fomenta cuando se promueve la educación con software que los estudiantes tienen prohibido estudiar, modificar, compartir o intercambiar con sus pares.

Finalmente, la decisión del Ministerio parece no estar alineada con la política de fomentar el desarrollo nacional, sustituir importaciones, minimizar la salida de divisas y promover la ciencia y la tecnología con producción local. Teniendo todas esas posibilidades a mano, la opción por Microsoft parece ir a contramano de estos tiempos.

Microsoft no nos regala nada. Incluir sus productos en el sistema educativo es regalarle la oportunidad de hacer marketing con un sector clave de consumidores, porque eso son los estudiantes para estas empresas,que aprenderán a dominar sus productos cargados de términos de uso abusivos y limitaciones para el estudio y real apropiación. Es además un problema en términos de privacidad de los y las estudiantes, porque integran programas cuya funcionalidad se basa en cosechar datos de quienes los usan en forma permanente. Esta decisión también tiene impacto medioambiental, ya que las máquinas dotadas con Windows tienen una vida útil más corta que aquellas que usan exclusivamente software libre.

Celebramos el regreso de Conectar Igualdad, pero esa celebración queda opacada frente a los pliegos de licitación que integran software privativo para las máquinas. Es por eso que solicitamos al Sr. Ministro de Educación que revea la decisión de integrar programas de Microsoft en las computadoras y retome el compromiso establecido previamente en el marco del Programa Juana Manso de promover y utilizar exclusivamente software libre en las computadoras provistas por el Estado Nacional.

No sólo está en juego el derecho a la autodeterminación informativa y a la educación de niños, niñas y adolescentes, sino especialmente el futuro y el desarrollo de la ciencia y la tecnología para el futuro de nuestro desarrollo nacional.

Saludamos cordialmente

FundaciónVíaLibre

y más de 900 organizaciones e individuos firmantes.

 

 

Microsoft y Estado, asunto separado

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.