En una carta abierta más de 60 médicos llaman la atención sobre la posibilidad de que el fundador de Wikileaks muera en la cárcel mientras espera la extradición a Estados Unidos.

En la carta solicitan al Secretario de Estado, Priti Pael, que muden a Assange del penal de Belmarsh, al sur de Londres, donde se encuentra a un hospital para recibir los cuidados que requieren su estado. La doctora Sondra Crosby y el psicólogo Brock Chisholm, quienes examinaron a Assange por más de 20 horas a lo largo de tres días el pasado mes de octubre, concluyeron que «su confinamiento continuado es peligroso física y mentalmente para él y constituye una clara violación de su derecho humano a la asistencia sanitaria». Los casi siete años que pasó encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, sin contacto con la luz solar o acceso a espacio para hacer deporte, además de la situación de persecución constante, hicieron mella en su estado de salud.

Ya a principios de mes, el Relator Especial sobre la La tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Nilz Melzer, lanzó un comunicado de prensa en el que expresaba «su alarma por el continuo deterioro de la salud de Julian Assange desde su arresto y detención a principios de este año, diciendo que su vida está ahora en peligro». Luego de visitarlo en prisión en mayo, Melzer y le equipo que lo acompaño identificaron «todos los síntomas típicos de la exposición prolongada a la tortura psicológica» y demandaron la «medidas inmediatas para la protección de su salud y dignidad».

 

 

 

 

Alerta por el estado de salud de Julian Assange

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *