Internet va camino de convertirse en una televisión global de grandes dimensiones que nos siente en el sofá de casa para siempre.

Hace tiempo que venimos hablando de la importancia de debatir los temas tecnológicos desde su perspectiva política. Por ejemplo la neutralidad de la red que parece una medida técnica pero es, en realidad, una decisión con implicaciones políticas muy profundas. Tanto, que definirá la Internet del futuro.

La Red es una herramienta con un potencial de movilización enorme pero la tendencia de las grandes empresas de telecomunicaciones es convertirla en una televisión gigante mermando sus capacidades de participación e interactividad.

Las medidas políticas que tomó la Comisión Federal de Comunicación (FCC) para eliminar la neutralidad de la red (por cierto, que el abogado que ahora la dirige antes defendía los intereses de una de las empresas norteamericana más grande del sector de las telecomunicaciones) permiten a las compañías que ofrecen conexión a Internet que puedan priorizar ciertos servicios ofreciéndolos con mayor rapidez y calidad o como parte de paquetes especiales en detrimento de otras ofertas.

La tendencia mundial indica que la mayoría de personas que tienen acceso a Internet con cierta calidad están mudando sus consumos de entretenimiento de la TV a la Red. Vamos, que ven mucho más plataformas como Netflix o HBO que las series o películas que pasan por televisión. Y estos hábitos se van imitando en la medida que los países cuentan con mejores, y más baratas, conexiones a Internet.

Con el camino allanado por los políticos, las empresas de telecomunicaciones se están lanzando a comprar compañías de entretenimiento (tal como hizo AT&T con WarnerBros/HBO) o compran los derechos para transmitir todos los partidos de fútbol de un campeonato nacional (como acaba de hacer Telefónica/Movistar en España con los partidos de la Liga). Estos movimientos indican una estrategia muy clara en el sector: controlar como sea los nuevos mercados.

Como con las conexiones de fibra no se gana tanto, se paga un fijo mensual a la compañía y estamos, la idea es incrementar las ganancias con otros productos. Si la compañía XX te vende la conexión de Internet y además te ofrece a un precio casi regalado su propia plataforma de películas y los partidos del Mundial, ¿por qué contratar con otra compañía?

Hasta aquí, no es algo muy diferente a lo que venía sucediendo con algunas suscripciones de televisión por cable, la ley de la oferta y la demanda. El problema es que con la eliminación de la neutralidad de la red y esta convergencia o fusión de compañías de entretenimiento con las grandes corporaciones de telecomunicaciones, Internet va camino de convertirse en otra “caja tonta”: una televisión global de grandes dimensiones que nos siente en el sofá de casa para siempre.

Todo indica que vamos hacia una Internet cada vez más enfocada al entretenimiento “mainstream” que irá perdiendo poco a poco su potencial alternativo, participativo y movilizador. Decisiones aparentemente técnicas y “neutrales”, que tienen un trasfondo y un posicionamiento político, ideológico y social muy claro (y peligroso).

Internet, ¿la nueva caja tonta?

You May Also Like

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *