Las redes comunitarias libres, al igual que las radios comunitarias, defienden el derecho a la comunicación. Descarga, lee y comparte este libro.

Desde su nacimiento, las radios comunitarias han defendido y promovido el acceso al espectro radioeléctrico para ejercer su derecho a comunicar. Un espectro que, por cierto, es un bien común patrimonio de la humanidad administrado por los Estados. Y administrado no significa “ser dueños de”. Según la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la gestión de este recurso finito y limitado debería realizarse con regulaciones transparentes, guiadas por criterios objetivos, claros y democráticos, y asegurando el debido proceso.

En algunos países de América Latina se han promulgado leyes que garantizan una reserva del 33% de las frecuencias de radio y TV para colectivos sociales, indígenas o comunitarios aunque, ciertamente, son una minoría: Uruguay, Argentina, Bolivia y Ecuador. Además, en ninguno de los cuatro estas leyes se aplican en su totalidad.

Pero el espectro radioeléctrico, además de permitir la transmisión de señales de radio y televisión, sirve también para comunicarse a través de internet o por telefonía celular. Las frecuencias que permiten este tipo de telecomunicaciones, al igual que las de radio y televisión, está totalmente concentradas y monopolizadas por empresas privadas.

En el caso de los medios comunitarios, hay diversos colectivos que han peleado durante años por democratizar el espectro pero también existen otras organizaciones que promueven una democratización de esas otras bandas por las que circula internet o la telefonía celular. Son las redes comunitarias.

“Las redes comunitarias son redes de propiedad y gestión colectiva de la comunidad, sin finalidad de lucro y con fines comunitarios; se constituyen como colectivos, comunidades indígenas u organizaciones de la sociedad civil sin fines de lucro, que ejercen su derecho a la comunicación, bajo principios de participación democrática de sus miembros, equidad, igualdad de género, diversidad y pluralidad.” Definición establecida en la Declaración de la primera Cumbre Latinoamericana de Redes Comunitarias. Argentina, septiembre de 2018.

Las redes comunitarias comparten muchos principios con las radios comunitarias. Ambos grupos persiguen una democratización del espectro y de las herramientas que permiten la comunicación desde una perspectiva comunitaria, entendiendo la comunicación como un derecho humano y no una mercancía. Además, realizan su trabajo utilizando software y hardware libre.

Algunas de estas iniciativas son, por ejemplo, Altermundi que trabaja con modelos alternativos de conectividad a Internet. O Rhizomatica y Redes por la Diversidad, Equidad y Sustentabilidad A.C. (REDES A.C.) que trabajan con comunidades en la región de Oaxaca, México para crear redes de telefonía celular propias.

Por la cercanía de estos proyecto con los ideales que promovemos en Radios Libres es que les compartimos esta investigación sobre la situación de las “Redes Comunitarias en América Latina: Desafíos, Regulaciones y Soluciones” escrito por Carlos Baca, Luca Belli, Erick Huerta y Karla Velasco.

Una de las secciones más interesantes de este manual, aparte de una explicación de detalle de qué son este tipo de redes y un recuento por los diferentes proyectos en América Latina, es el apéndice con la síntesis del estado de las diferentes regulaciones del espectro en lo referente a las redes comunitarias en varios países de América Latina.

Descargar PDF

Redes Comunitarias en América Latina: desafíos, regulaciones y soluciones

You May Also Like

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *