Hacia un periodismo libre y de código abierto.

Publicado originalmente en página PERIODISMO & PROCOMÚN de Susana López-Urrutia bajo Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0.

Este trabajo traza una imaginaria conexión entre las dinámicas de las comunidades de software libre y un utópico ‘periodismo de dominio público’ (podríamos hablar también de un ‘periodismo libre’ o de ‘código abierto’). Hacerlo me ha servido para observar las sinergias entre los dos mundos. Estas son algunas de las conclusiones (están más desarrolladas e ilustradas con ejemplos en el trabajo:

Periodismo de dominio público: utopía, reflexiones e interrogantes.

A.- Existen ciertas tendencias que, de formas diversas, apuntan a la redefinición del periodismo en la línea marcada por las comunidades de software libre (apertura, accesibilidad, edición y libre difusión). Raramente, sin embargo, todos estos puntos confluyen a la vez en el caso del periodismo excepto, quizás, en el periodismo de datos.

B.- Los espacios cerrados se están abriendo, y no por casualidad. Las masas silentes se han transformado en públicos activos, comprometidos y participativos. Los consumidores han dejado paso a los ‘usuarios’: son desintermediadores natos.

C.- En algunos casos la apertura llega a tal punto que pone en cuestión la figura misma del ‘periodista’ tal y como la veníamos entendiendo hasta ahora —como profesional—.

D.- Abierta la puerta, la corriente circula en un doble sentido. Los nuevos proyectos periodísticos integran lo que viene de fuera, pero también buscan fórmulas a través de las que insertarse y alimentar el dominio público. Lo hacen cuando, como en el caso de Vía52, liberan sus bases de datos para que cualquiera pueda completarlas y perfeccionar su trabajo cooperativamente.

E.- La apertura y el consiguiente diálogo entre prosumidores —todos producen, todos consumen— genera comunidades de usuarios dispuestos a pagar no ‘a cambio de’ un ‘bien’ sino porque apoyan lo que consideran que se hace bien y ‘hace bien’.

F.- La citada apertura no implica la efectiva existencia de un periodismo ‘libre’, no al menos en los términos en los que esta palabra se entiende en el ámbito del software libre. La mayoría de las obras —muchas veces por desconocimiento— siguen estando atadas al copyright. Las obras registradas bajo licencias libres a menudo contemplan restricciones que las excluyen del dominio público (no son accesibles, no son modificables etc.). Todo ello no ha impedido la existencia de un cierto ‘procomún’ construido con los retazos sobrantes de uno y otro lado y a menudo a costa de burlar la ley de propiedad intelectual.

Periodismo de Dominio Público: Utopías, reflexiones e interrogantes

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *