DESCARGAR CAPÍTULO 10 EN PDF 🠗

La copla
hasta que el pueblo las canta,
las coplas, coplas no son,
y cuando las canta el pueblo,
ya nadie sabe el autor.
Procura tú que tus coplas
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.
Que, al fundir el corazón en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad.
Manuel Machado [281]

Coplas como esta recorrían hasta mediados del siglo XV las aldeas y pueblos europeos en la voz de trovadores y juglares. Y como dice Machado, no importaba de quién fuera la autoría. El éxito llegaba cuando el pueblo se apropiaba de ellas y las cantaba. La transmisión oral era la forma más popular de difundir las leyendas, las noticias o la sabiduría popular.

En aquel tiempo, la única forma de plasmar las ideas en un soporte físico como el papel era hacerlo a mano, un proceso lento y costoso que no permitía hacer muchas copias. Y encima, el acceso a ellas, era más que restringido. No sólo porque esos textos se guardaran bajo siete llaves en los monasterios sino que, además, la mayoría de la población no sabía leer ni escribir. La oralidad era la única manera para que el conocimiento y la cultura fluyeran libremente, sin restricciones.

Todo cambió con la llegada de dos tecnologías y las prácticas sociales que habilitaron. En primer lugar, en el siglo XV, la imprenta. Y en segundo, ya en el XX, Internet. Ambas revolucionaron la producción y distribución de la cultura y el conocimiento. La primera profundizó los empeños por mercantilizar los bienes comunes intangibles. La segunda desafió dicho modelo y lo puso en jaque. Es por esto que un enfoque integral de la soberanía tecnológica debería adscribirse a los principios del movimiento por el conocimiento abierto y la cultura libre.

DESCARGAR CAPÍTULO 10 EN PDF 🠗

Notas

[281] Puedes escuchar el poema de Manuel Machado en la voz de Atahualpa Yupanqui en este programa de Voces en el Desierto: https://radioslibres.net/despedida-10-mitos-sobre-la-cultura-libre/

10. Cultura libre y conocimiento abierto

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *