Apple y Google anunciaron cambios en materia de privacidad

¿Qué consecuencias tiene para los usuarios y usuarias?

El mayor porcentaje de las ganancias de Internet se extraen de la publicidad gracias a un complejo y preciso sistema de microsegmentación que permite a los anunciantes llegar a de manera muy precisa a los potenciales consumidores -ya sea de productos, como se servicios o de mensajes políticos, por ejemplo-.

Los comunicados de Apple y Google son distintos aunque ambos responden a una mayor demanda de privacidad de sus usuarias. Apple anunció cambios en las políticas de rastreo de las aplicaciones de iOs, el sistema operativo de sus teléfonos. A partir del 26 de abril, Apple «cerrará el flujo de datos que los desarrolladores de aplicaciones, las empresas de medición y los anunciantes han utilizado para vincular el comportamiento de los usuarios a través de las aplicaciones y los sitios web móviles».Google, anunció que su navegador Chrome bloqueará por defecto las cookies de terceros.

Recordemos que las cookies son pequeños códigos que las webs almacenan en nuestro navegador y que les permiten acceder de manera automática (o en el caso europeo,  cuando le damos al botón «Aceptar cookies») a información específica sobre nuestra navegación. Las cookies propias le permiten a una web recordar nuestra contraseña (por eso apareces conectada a tu correo si no cerraste sesión) o a tu tienda favorita recordar qué elementos agregaste a tu carrito de la compra. Las cookies de terceros (third party cookies), por otra parte, son aquellas que no son enviadas por la web que visitamos sino, generalmente, por los servicios de publicidad que incorporan. Estas cookies les permiten a las empresas que venden publicidad -principalmente Google, quien domina el mercado, y Facebook, aunque no son las únicas- generar un número de identificación de usuario (user ID) y asociarlo a sus hábitos de navegación: qué páginas visita, cuánto tiempo, en qué anuncios hace clic; o a información personal como el correo electrónico, por ejemplo.

Estos cambios anunciados por Google empezaron a aplicarse en otros navegadores como Firefox (septiembre 2019) o Safari (marzo 2020), pero la importancia de la noticia de Google radica en que su navegador Chrome es el más utilizado del mundo. Esta transición, sin embargo, durará un par de años.

Hasta que se implemente este cambio te recomendamos instalar extensiones en tu navegador que bloqueen las cookies de terceros y las publicidades. Nuestra recomendación: Privacy Bardger y AdNauseaum. Aprende a hacerlo aquí.

¿Qué están proponiendo las empresas?

Apple implementó lo que denomina App Tracking Transparency (ATT) que obliga a las aplicaciones a pedir autorización para acceder al identificador para anunciantes (IDFA, por sus siglas en inglés) y ofrece a los usuarios la posibilidad de aceptar qué aplicaciones quieren que rastreen su información, con el eufemismo de «personalizar la publicidad». Google lanzó la iniciativa Privacy Sandbox para pensar alternativas en remplazo al modelo basados en cookies. Una de ellas es Floc (Federated Learning of Cohorts, por sus siglas en inglés) una tecnología que permite segmentar a los usuarios en grupos (cohortes) de por lo menos mil personas con gustos y consumos similares, pero anonimizadas. Y Microsoft también está trabajando en este sentido con Parkeet, un sistema que anonimiza la información antes de enviarla.

Estas medidas han puesto sobre la mesa el debate sobre el consenso en Internet. ¿Qué márgenes de libertad tienen las y los usuarios a la hora de aceptar los términos de uso de los productos y servicios? ¿Se puede entender que existe el consenso cuando los términos son ilegibles, incomprensibles? El consenso siempre debe ser informado, y las big Tech no parecen mostrar interés en hacer un mínimo esfuerzo pedagógico de explicar el alcance de su rastreo.

¿Qué cambiará luego de estos anuncios?

En primer lugar, este cambio es un avance en el respeto al derecho a la privacidad. La presión ciudadana ha surtido efecto y las (algunas) BigTech han tenido que responder a las demandas de respeto la privacidad de las y los usuarios. Es un primer paso en un camino todavía, lamentablemente, demasiado largo. Quienes están en contra de estas medidas aducen que las usuarias verán anuncios menos relevantes y que  eso «afectará» su experiencia en línea. Las activistas y defensores de un internet libre y respetuosa de los derechos humanos creen que es una falacia, un precio mínimo por la defensa y respeto de los derechos humanos.

En segundo lugar, esta decisión tiene impactos profundos sobre el modelo de publicidad de las Big Tech, su principal fuente de riqueza. Empresas como Facebook salieron a criticar fuertemente la iniciativa aduciendo que perjudicará a los pequeños negocios que están tratando de salir a flote en plena crisis económica (aunque con «pequeños negocios» se refieren en realidad al suyo). Por su parte, Floc ha sido recibido con escepticismo y hay quienes creen que este nuevo modelo puede hacer que el mercado de publicidad web se concentre «aún más en el ecosistema de Google a expensas de sus competidores».

Mientras estas medidas ponen un freno a la difusión de información a terceros sobre los hábitos de navegación de los usuarios, la verdad es que ni Apple ni Google -ni Facebook- aplican los mismos parámetros de privacidad a sus propios productos y servicios. Así, los grandes jugadores fortalecerán su posición de privilegio en el mercado de los datos personales. La lucha por la privacidad y la construcción de una internet distribuida y al servicio de las comunidades recién empieza.

Fuentes:

Apple y Google anunciaron cambios en materia de privacidad

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.