¿Cómo podemos trasladar los principios feministas a la producción radiofónica?

Hace unos meses publicamos el fanzine «Por un ciberfeminismo radiofónico. Miguitas para la producción de podcasts feministas», en colaboración con el Centro de Producciones Radiofónicas y Ciberfeministas Guatemala. Allí reflejamos un proceso colaborativo de construcción de una serie de principios que nos orientaran en la producción de podcasts feministas. Los compartimos para debatirlos, ampliarlos y, ojalá, ponerlos en práctica.

1/14
Pensemos en nuestra audiencia

Hacemos radio porque nos gusta, porque tenemos algo que decir. Pero si hablamos es para que nos escuchen. Por eso siempre tenemos que tener presente a nuestra audiencia, porque producimos para ella.

2/14
¡A prepararnos!

Tenemos que trabajar, y mucho. No podemos simplemente pretender sentarnos a hablar de lo primero que se nos ocurra. Sobre todo si queremos hacer piezas cortas, ¡estas llevan mucho más trabajo! Lograr una síntesis sin fisuras no es cosa fácil.

3/14
Fomentemos la imaginación

Seamos creativas y usemos los sonidos para crear escenarios, ambientes, transportarnos a lugares lejanos. La imaginación de nuestra audiencia es nuestra mejor aliada en la producción. Recordemos que no sólo comunicamos con palabras.

4/14
Asumamos los aspectos técnicos

Ocupemos y echemos mano a las máquinas, los cables, las grabadoras, micrófonos, antenas, transmisores, el software, etc. La dimensión técnica está generalmente relegada a nuestros compañeros hombres. Este es un ámbito de empoderamiento feminista.

5/14
Diversidad de voces y voces diversas

Queremos dejar de escuchar a señoros y sus historias. Queremos contar nuestras alegrías, preocupaciones, penas y sueños. Busquemos esas historias que están en los márgenes  y que son relevantes para las mujeres, las personas trans, las lesbianas y gays, las personas queer, y todas aquellas que se alejen del centro del poder.

6/14
Cuidemos la calidad

Los contenidos interesantes también necesitan sonar bien, si no, perderemos audiencia. Que las voces suenen limpias, que la música no pierda definición, que las transiciones no molesten al oído. Nuestra pieza tiene que tener cohesión y coherencia sonora. La estética es una opción política. Cuidemos a quienes nos escuchan.

7/14
No aburramos ni nos aburramos

Si no nos divertimos haciendo radio menos lo harán quienes nos escuchen. No vivamos el proceso de producción como una carga o un sufrimiento porque se trasladará a nuestro podcasts. La alegría y la risa son reivindicativas.

8/14
Trabajemos en red

Somos muchas haciendo radio: compartamos y aprendamos de las demás. Podemos impulsar procesos de formación horizontal, aprovechando la fortaleza de las demás, podemos difundirnos entre nosotras, podemos hacer colaboraciónes puntuales, coberturas conjuntas. ¡Son muchas las maneras de fortalecer la red!

9/14
Salgamos de nuestros estudios

Descubramos todo lo que la realidad tiene para contarnos. Poco aprenderemos y menos historias descubriremos desde nuestras casas o estudios. Piensen en toda la gama de sonidos que tenemos allá afuera. ¡Salgamos a buscarlas!

10/14
Pongamos la vida en el centro

Si no llegamos, no llegamos. Incorporemos el autocuidado como estrategia de producción. Si nos quemamos, si no dormimos, si comemos mal, si no estresamos, si se resienten nuestras relaciones personales, la producción de nuestro podcast no vale la pena.

11/14
Conozcamos todos los recursos

Aprovechemos todo el lenguaje radiofónico: sonidos, efectos, voces, ruidos, silencios, músicas de todas partes. Pensemos en nuestro podcast como una ensalada: ¿sólo comeremos lechuga? ¡No! pensemos en traducir a sonidos todos esos colores y texturas, tamaños y temperaturas que la realidad tiene para mostrarnos.

12/14
Usemos lenguaje sencillo e inclusivo

Hablemos para ser escuchadas, no leídas, y recordemos que el lenguaje instituye sentido. La clave está en escribir como hablamos, aunque lleve práctica. Usar esdrújulas no nos convierte en eruditas.

13/14

Optemos por software y licencias libres

La construcción de conocimiento es siempre un proceso colectivo, por eso compartir es bueno. Como feministas no podemos estar sino en contra de la mercantilización del conocimiento. Usemos software libres y contenidos libres que estén alineados con este principio.

14/∞
¿Qué otra clave agregarías? ¿Qué principio feminista incorporas a la producción radiofónica?

Recuerda que puedes descargar e imprimir el fanzine «Por un ciberfeminismo radiofónico» aquí.

Claves para la producción radiofónica ciberfeminista

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *