El alarmante dominio de Google en las aulas

Ben Williamson alerta sobre la incorporación de Inteligencia Artificial en Google Classroom.

En Radios Libres nos preocupa profundamente el aterrizaje de las grandes tecnológicas al sistema educativo y la vulneración de los derechos de las y los estudiantes. Por suerte, e xisten iniciativas que están impulsando modelos alternativos, respetuosos de la privacidad. Algunos de ellos pueden conocerse en la conferencia esLibre 2021. Sin embargo, el escenario es absolutamente desalentador.

Las BigTech como Google trabajarán por mantener los beneficios que ganaron durante la pandemia de la COVID-19m por lo que en sus planes está incorporar inteligencia artificial a sus productos. El periodista Ben Williamson hace un repaso sobre la estrategia de Google por convertirse en el principal actor tecnológico en el campo de la educación. Compartimos un extracto en español de su artículo «Los planes de Google para llevar la Inteligencia Artificial a la educación hacen más alarmante su dominio en las aulas«:

Con la reapertura de los colegios en todo el mundo, Google se ha esforzado por garantizar que las grandes ganancias de mercado que obtuvo en 2020 puedan mantenerse y reforzarse a medida que los estudiantes vuelven a las aulas físicas en lugar de las virtuales. Con el número de usuarios de su plataforma de aprendizaje digital, Google Classroom, que pasó de 40 millones el año anterior a 150 millones, anunció una nueva «hoja de ruta» para la plataforma a principios de 2021.

«A medida que más profesores utilizan Classroom como su «centro» de aprendizaje durante la pandemia, muchas escuelas lo están tratando como su sistema de gestión del aprendizaje (LMS)», escribió el director del programa de Classroom. «Aunque no nos propusimos crear un LMS, Classroom se ha comprometido a satisfacer las necesidades cambiantes de las escuelas».

La hoja de ruta de Classroom como LMS escolar fue solo uno de los planes expuestos en su conferencia anual Learning with Google, que también incluyó el lanzamiento de 40 nuevos modelos de portátiles Chromebook junto con actualizaciones de funciones en todos sus productos educativos. Estos desarrollos ilustran una expansión estratégica continua que Google ha estado persiguiendo en la educación durante 15 años, desde el lanzamiento de su software libre para la educación en 2006 y los Chromebooks de bajo costo en 2011. Su ventaja competitiva tanto en hardware como en software escolar no ha hecho más que avanzar durante la pandemia.

La constante ampliación del alcance de Google en la educación siempre ha sido muy controvertida. Hace cinco años, la organización sin ánimo de lucro de defensa de las libertades digitales Electronic Frontier Foundation presentó una denuncia oficial ante la Comisión Federal de Comercio contra Google por recopilar y extraer información personal de los escolares de los Chromebooks y Google Apps for Education (desde entonces rebautizado como Workspace for Education) sin permiso ni opciones de exclusión. Investigadores de la Universidad de Boras, en Suecia, destacaron cómo la política de privacidad de Google Apps for Education disimulaba su modelo de negocio, lo que hacía casi imposible averiguar qué datos recogía sobre los estudiantes y para qué los utilizaba Google.

La extracción de datos por parte de Google en el ámbito de la educación no ha hecho más que aumentar la controversia. En febrero de 2020, el fiscal general de Nuevo México presentó una demanda en la que alegaba que Google violaba la privacidad de los estudiantes que utilizaban sus Chromebooks y su software, contraviniendo tanto la ley federal como el Compromiso de Privacidad de los Estudiantes que la propia Google había firmado. Google, según el fiscal general, se había comprometido a recopilar, mantener, utilizar y compartir los datos de los estudiantes únicamente con fines educativos, pero seguía extrayéndolos con fines comerciales.

Leer la nota completa en español en Fast Company

 

El alarmante dominio de Google en las aulas

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.