Hemos hablado hasta aquí de talleres porque suelen ser los espacios más concretos que tenemos los radialistas para capacitar y capacitarnos. Pero la capacitación no se agota, ni mucho menos, en talleres. Tenemos que levantar la vista y pensar en una estrategia más amplia, más completa.

¿Qué es una estrategia? No nos compliquemos la vida con definiciones. Digamos que no es otra cosa que el camino, los pasos para alcanzar un objetivo a mediano y a largo plazo. ¿Cuál es nuestro objetivo? Rejuvenecer nuestra emisora, hacerla más competitiva por la calidad de sus programas, ubicarla en los primeros lugares de audiencia y de credibilidad. Una radio más comprometida con las causas populares, altamente participativa, tan seria como humorística, que devuelva la palabra a la gente, que sepa trabajar en red con emisoras hermanas. Una radio constructora de paz. Una radio ciudadana.

Para lograr este ambicioso objetivo necesitamos sostenibilidad económica, institucional y social. Necesitamos buenos equipos, moderna tecnología. Necesitamos un modelo de gestión eficaz y comunitario. Necesitamos una política de alianzas. Y lo más importante que necesitamos es un equipo de gente capaz y bien motivada. Un personal dispuesto a jugársela por defender y promover los Derechos Humanos y los de la Naturaleza.

Toda estrategia requiere de un diagnóstico, una planificación, la ejecución de lo planificado y la evaluación de lo ejecutado. Veamos más en detalle estos elementos.

1. El diagnóstico

El punto de partida es conocer si la dirección de la radio (junta directiva, propietarios, jefes de áreas) tienen ganas de comprometerse en un proceso de capacitación. Si esto falla, todo irá dando tumbos. ¿Hay voluntad institucional de asumir una formación permanente del personal (y también de los directivos)?

Conocer el personal

Un dato fundamental en nuestro diagnóstico es conocer de cerca el equipo humano con que cuenta la radio. Su nivel profesional, sus años de experiencia, su dominio de las modernas tecnologías, qué formatos conocen y han practicado, cuáles ni siquiera sospechan. Y lo más importante de todo: ¿están motivados y motivadas para capacitarse?

Conocer la motivación del personal y su disposición para aprender. Y conocer también los prejuicios que pueden bloquear ese aprendizaje. ¿Es un grupo muy machista? Conviene, entonces, acentuar la perspectiva de género en la estrategia de capacitación. ¿Hay un tufo racista en algunas actitudes, se escuchan chistes homofóbicos, algunos presumen de clase alta, otras palanganean de su ilustre apellido? No basta con capacitar en técnicas de producción si no abordamos valores de igualdad y ciudadanía. ¿Muchas broncas, individualismo, envidias, tratan de serruchar la silla del novato que acaban de ser contratado? Se requiere, además de la capacitación radiofónica, un taller de relaciones humanas o de coaching.

Conocer la radio y la competencia

Comencemos por la misión de la radio. (O si prefieres, misión y visión.) Cuando esta emisora salió al aire, ¿cuáles eran sus metas, sus objetivos? Como no es una radio comercial, su meta no fue hacer plata. Como no es una emisora del gobierno, tampoco fue hacer propaganda. Y aunque pertenezca a alguna iglesia, espero que su meta no haya sido hacer prosélitos. ¿Para qué salieron al aire?

Y luego, ¿cómo esa misión se fue concretando en los diferentes programas? ¿Qué formatos, qué recursos del lenguaje radiofónico se han abandonado o nunca se experimentaron? ¿Hay censura de algunos temas?

Echemos una mirada a la audiencia. ¿A quiénes nos dirigimos cuando abrimos los micrófonos? ¿Conocemos nuestros públicos, sus horarios, sus gustos y disgustos, sus preferencias musicales, cómo hablan, qué raíces culturales tienen, cómo son sus costumbres y su religiosidad, qué opinan de la situación que estamos viviendo, cuáles son sus necesidades más apremiantes?

Que no pase un año sin conocer y reconocer a tu audiencia. No hay que meterse en investigaciones complejas, caras e interminables. Piensa en un sondeo más sencillo, realizado por un grupo de amigos y amigas de la radio. Un sondeo cuantitativo o más cualitativo con focus group.

Después de asomarnos a nuestra audiencia y a nuestro proyecto radiofónico, debemos conocer la competencia. Es decir, qué otras emisoras tienen pegada en el área de cobertura nuestra. ¿Cuáles son los programas que gustan más y por qué? ¿Cuáles son sus locutores y locutoras preferidas? ¿En qué lugar del rating están?

Conocer el contexto

No es lo mismo hacer radio alternativa hoy, en este turbulento siglo 21, que en los gloriosos años 60 y 70, cuando todo era políticamente más claro. El mundo ha cambiado. Estados Unidos va en declive y China en ascenso. Pero China, aunque su bandera sea roja, tiene ambiciones imperiales y empresas depredadoras igual que los gringos. ¿Y nuestros países latinoamericanos? Gobiernos que se dicen progresistas, que le cantan al Ché Guevara, pero como los malos choferes señalan a la izquierda y doblan a la derecha. Gobiernos que exaltan a la Pacha Mama, pero aplican políticas extractivistas salvajes y criminalizan la protesta social. ¿Quiénes son los amigos, quiénes los enemigos? ¿Dónde está la izquierda, dónde la derecha, dónde nosotros?

A partir de la información obtenida del análisis de estos tres aspectos (conocer el personal, conocer la radio y la competencia, y conocer el contexto) seremos capaces de planificar las acciones que nos conduzcan al éxito de la estrategia.

2. Planificar acciones de capacitación y ejecutarlas

Conozco algunas instituciones que ofrecen a su personal ―locutores, productoras, periodistas, técnicos, administrativos, todos y todas― 15 días al año con goce de haber para que se capaciten, para que asistan a talleres, conferencias, actividades formativas. Estos y otros incentivos pueden motivar al equipo de la radio para mejorar sus capacidades. La emisora debe también crear espacios y oportunidades de capacitación. Repasemos algunas actividades propias o que ofertan otras instancias.

Motivar la lectura

En esta época de pasatiempos en el celular, de tantos videojuegos, de tantas películas, de tanto tiempo para perder el tiempo, tenemos que levantar la bandera de la lectura.

Si tu personal no está acostumbrado a leer, no les recomiendes libros de 500 páginas. Pon a su alcance cuentos cortos y atractivos. Artículos sencillos que ayuden a comprender la enmarañada coyuntura internacional en que vivimos. Y provoca reuniones informales para comentar lo leído.

Si en tu equipo tienen hábito de lectura, puedes recomendar textos más complejos, libros sobre la historia de tu país y de otros países. Artículos sobre economía, política, ciencia.

No es mala idea destinar un rincón en la radio para una sencilla biblioteca con algunos libros atractivos. O rifar un buen libro cada cierto tiempo. O instalar kindles en las compus personales para que se bajen libros y los lean.

Invitar especialistas a la emisora

En el capitalismo modernizante en que vivimos nos dicen y nos repiten que los commodities son la gran oportunidad para nuestros países emergentes. Que somos mendigos sentados sobre un saco de oro. Que la minería a cielo abierto y la explotación petrolera no contaminan. Que los transgénicos no hacen daño. Que son ecologistas infantiles quienes cuestionan. Que ahora se trabaja con tecnología de punta. ¿Será verdad tanta belleza? Invitemos a especialistas a la emisora y que nos den charlas sobre los más diversos temas. Para el equipo de prensa será especialmente útil. Y para todo el mundo, porque estamos sometidos a un lenguaje de expertos incomprensible.

Foros y seminarios y talleres y cursos

A cada rato recibimos en nuestro correo invitaciones a un seminario sobre redacción para radios on line, nuevas infografías periodísticas, Internet como derecho humano, migración a software libre, radiotics y ciudadanía… Aprovéchalas. ¿Son un poco caros los cursos? Que la emisora ponga la mitad y el compañero o compañera que va a asistir la otra mitad. No es gasto sino inversión. No es pérdida de tiempo sino ganancia, actualización de conocimientos que se traducirá en mejores programas. Y los mejores programas atraen publicidad.

De los talleres ya hemos hablado lo suficiente. Mantente atento a las oportunidades de capacitación que se ofrezcan. Y no solo las presenciales sino las virtuales.

Pasantías, intercambios

A veces, pensamos que nuestro programa, nuestras cuñas de identificación, nuestras entrevistas son las mejores, estupendísimas, la divina pomada.

Para abrir fronteras mentales, ayudan mucho las pasantías, los intercambios de personal. Envía a la jefa de programación o a tu periodista estrella un par de semanas o un mes a otra emisora hermana y que alguien de esa emisora venga a sustituirlos en la tuya. Por las dos puntas se gana, se aprende, se refresca el personal, se fortalecen las redes entre radios comunitarias.

Sondeos de audiencia

Las herramientas para conocer a nuestra audiencia son magníficas oportunidades de capacitación para el personal. Podemos y debemos involucrar en estos sondeos al equipo de la emisora. Naturalmente, el periodista que sale al aire todos los días no va a encuestar sobre sí mismo. Pero puede referirse a otros espacios musicales, a programas que faltan o sobran en la parrilla de programación.

Conocer de cerca a nuestra audiencia, en vivo y en directo, es divertido. Nos llevaremos unas cuantas sorpresas. El locutor que juzgábamos menos simpático tiene muy buena aceptación. El programa que suponíamos en el piso está bien arriba. La música que no nos gusta es la de mayor aceptación popular.

Socializar los resultados de estos sondeos le pondrá realismo a nuestros libretos, al lenguaje que empleamos, al enfoque de nuestros programas, a nuestro estilo de animación. Participando en estos sondeos, nos daremos un baño de realidad. Nos enamoraremos de nuestros públicos concretos, no solo de los que llaman por teléfono o nos felicitan por las redes sociales.

Evaluaciones de la producción diaria

Siempre decimos que la práctica es la mejor escuela. Pero la práctica evaluada. De lo contrario, ésta puede volverse (y se vuelve) rutinaria, errores repetidos, hasta atrevimiento fruto de la ignorancia.

¿Por qué no pensar en reuniones periódicas con el personal de producción de la radio, tal vez cada 15 días, para evaluar un programa hoy y otro después? La reunión la dirige el jefe o jefa de programación. En esas reuniones también se puede discutir un texto de capacitación radiofónica, una especie de círculo de estudio.

Y para que la reunión no sea obligación, que no falten papitas fritas y gaseosas (o algo más fuerte, si va a haber machetazos).

Asesorías

Una actividad muy valiosa en una estrategia de capacitación son las asesorías. Gente que no es de la emisora, pero simpatiza con ella. Un asesor, una asesora que viene a acompañar la producción (y tal vez también la gestión) durante un par de semanas o tres.

Con oído limpio, sin estar atrapado en el vértigo cotidiano de la producción, este compañero o compañera escuchará la programación, notará aciertos y desaciertos, los fallos en el organigrama, la poca incidencia del informativo, conversará con directivos y con el equipo de producción y administración, hará amistades con todo el personal para lograr un diagnóstico lo más completo posible.

Quien asesora tiene que saber de radio y de educación popular y de la coyuntura que vive el país. Pero, sobre todo, tiene que saber relacionarse con la gente, brindar confianza, ganar confianza y poder evaluar el ritmo y la orientación de la emisora.

Este asesor o asesora se reunirá con los diferentes equipos de la radio y con todo el personal. Y mantendrá una comunicación muy fluida con quienes tienen que tomar las decisiones para relanzar la programación de la emisora.

Es lo que antes llamábamos talleres en terreno y que siguen teniendo una enorme vigencia.

Encuentros con otras radios

En este mundo moderno y globalizado, si no trabajamos en red nos debilitamos. Remando en solitario no llegamos a ningún puerto.

Una emisora comunitaria establecerá alianzas con muchas otras radios. Se asociará, pertenecerá a una red, a muchas redes. Mientras más relaciones tenga, mejor sostenibilidad social podrá construir. Porque la sostenibilidad social no es solo hacia las raíces, hacia la audiencia. Es también hacia los lados, propiciando vínculos con la mayor cantidad posible de medios de comunicación, de instituciones y organizaciones de la sociedad civil.

En los encuentros, congresos, asambleas, reuniones y aniversarios de estas redes se aprende mucho. Y se establecen lazos de solidaridad para conjurar las malas horas.

3- Un área de capacitación

Llevar adelante una estrategia de capacitación, como estamos viendo, es algo bastante integral. Holístico, para ser más distinguido.

Supone muchos elementos, exige atención a muchos aspectos. Es muy posible que las actividades mencionadas y otras más que se nos ocurran queden dispersas o sin evaluación de los resultados obtenidos.

Como trabajamos a mediano y largo plazo, planificamos este año, evaluamos la ejecución de lo planificado, pero ya tenemos encima el siguiente año. La vida radiofónica transita por una carretera de mucho kilometraje. Necesitamos luces largas.

¿No sería bueno delegar a alguien del equipo de la radio para coordinar esta estrategia de capacitación? O, todavía mejor, incluir en el organigrama un área específica de capacitación, con dos o tres compas que se hagan responsables de la misma aunque no les ocupe un tiempo completo.

En fin, de lo que se trata es de tomar en serio, a través de las más variadas iniciativas, la necesidad cada vez más urgente de la capacitación de todo el personal de la emisora. El fortalecimiento, tanto en técnicas y en valores ciudadanos (que están en la segunda parte del manual Pasión por la radio), es indispensable para consolidar una emisora con vocación comunitaria, con sensibilidad y decisión de sudar la camiseta a favor de las mayorías.

TAREA FINAL:

Diseña en un par de páginas un taller de dos días, indicando qué metodologías usarías, para qué públicos, por qué has elegido esas, cómo piensas acercarte a quienes participan, qué les vas a enseñar, cómo será la agenda, cómo te comportarás como capacitadora o capacitador,…

Manda el archivo al correo: ignacio@radialistas.net antes del domingo 13 de diciembre.

Recibirás el certificado y,* en primicia, te mandaremos el libro completo en pdf de “Pasión por la radio”* de José Ignacio López Vigil, sobre el que está basado este curso.

Descargar el curso completo en PDF

Ir al índice

Capítulo 6 – Hacia una estrategia de capacitación

También te puede interesar

13 comentarios sobre «Capítulo 6 – Hacia una estrategia de capacitación»

  1. Gracias por tanto!
    Muchas bendiciones para usted y que Dios le de larga vida y mucha salud para que nos siga orientando en un montononón de talleres más.
    Un abrazo fraternal y muy caluroso desde Cartagena de Indias.

  2. Buenas noches felicitaciones a todos los Radio libres por este taller que nos orienta y aprendemos de capacitarnos y formarnos para así comunicarnos .y les deseo una feliz navidad.

  3. Quiero agradecer a radialistas apasionados por esta oportunidad que nos ha nutrido para mejorar nuestros planes de formación,aunque fue importante y me ayudo mucho el manual urgente para radialistas apasionados publicado por ignacio, Ha sido una bonita oportunidad y espero nos inviten a otros talleres.

  4. cumpliendo con mi tarea ya fue enviada a su correo, alegre de poder contar con herramientas como esta para el aprendizaje online, los felicito esperando encontrarlos por acá de nuevo, muchísimas gracias por su aporte a la comunicación popular del mundo. exitoooosssss ilimitadoooossssss

  5. Mari Mari kom pu ce, mari mari pu lamgen Radialistas! (hola hermanos Radialistas)!!
    Muchas gracias por todo el conocimiento que comparten con todos nosotros. Gracias por darnos fuerzas, por enseñarnos otra forma de hacer comunicación, otra forma que, lamentablemente, en las universidades todavía no nos enseñan. Cada vez que los leo quedó profundamente conmovida, con nuevos desafíos, con muchas tareas por mejorar. En Argentina, a las radios comunitarias e indígenas, se nos vienen tiempos difíciles, pero seguiremos luchando, como siempre. Sabiendo que hay compañeros tan comprometidos como ustedes uno se llena de fuerza. ..Un millón de gracias por el tiempo que se toman para leernos y respondernos! Ojalá algún día los caminos de este inmenso waj mapu (territorio) nos encuentre!! Pewkajeal (Hasta pronto)!!!

  6. Realmente el curso a significado para mí una infinita ayuda el realizarlo, igualmente me llena de emociones poder lograr el conquistar el recurso económico para ejecutar el proyecto que envié como trabajo final. Infinito agradecimiento al equipo de Radialistas en especial a nuestra leyenda viviente López Vigil. Un abrazo desde éste rincón…

  7. Me parece extraordinario el trabajo que hacen en radialistas apasionados y apasionadas por mejorar la Radio en Latinoamérica y el Mundo y seguro estoy que con éste curso de capacitación de capacitadores, ese trabajo se proyectará mucho más.

    Gracias por ésta oportunidad y que el señor derrame bendiciones sobre ti Ignacio, tu equipo de trabajo y todos los radialistas.

    ¡Un abrazo!

  8. Tarea enviada.

    Muchas gracias por haber compartido con nosotros! Quedo a espera del libro, seguro hay mucho que aprender!

    Saludos desde el oeste frances!

    J.

  9. Entregado el trabajo final. Contento e ilusionado de haber llegado hasta aquí. Satisfecho con el esfuerzo realizado. Agradecido a radialistas por darnos está oportunidad de crecer. Un abrazo sincero.

  10. Saludos Ignacio:

    Un cordial saludo desde Humacao, Puerto Rico. Luego de haber leído todo el contenido del curso, te envíe a tu correo electrónico mi tarea final.

    Una vez más te felicito y extiendo esta felicitación para todo el colectivo de Radios Libres por el valioso y extraordinario trabajo que están haciendo.

    Finalmente les deseo una feliz navidad y un prospero año 2016.

    Fraternalmente,

    Ramón W. Ortiz Rosario
    https://soundcloud.com/radio-enterate-ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *