La semana en que la web cumple 30 años Facebook sufrió un apagón.

Esta semana escuchamos la noticia por todos lados: ¡la web cumple 30 años! Cómo pasa el tiempo, ¿no?. Todas estas nuevas tecnologías ¡son cada vez más viejas! (ojo, nosotras también). Pero nos pareció una buena oportunidad para volver a pensar. Tim Berners-Lee, su creador, escribió una carta en la que enumera cuáles son los grandes problemas que afronta hoy en día la web: los “Intentos maliciosos y deliberados, como la piratería, los ataques informáticos patrocinados  por un estado, las conductas delictivas y el acoso en línea”; los “sistemas que por diseño crean incentivos perversos y sacrifican los intereses del usuario, como los modelos de negocio basados en la publicidad que recompensan comercialmente el clickbait y la viralización de información falsa”; y los “diseños benevolentes que, sin embargo, y de manera involuntaria, generan consecuencias negativas, como el tono y la calidad atroz y polarizada del discurso en línea actual”.

Nos llama la atención que, aunque lo nombre tangencialmente entre el segundo y tercer punto, no haga mención a uno de los grandes problemas de la web (y también de Internet, que no es lo mismo, puedes ver la diferencia aquí): la concentración en las plataformas y servicios de la web. Ya estuvimos debatiendo en Radios Libres sobre este tema cuando hablamos de Un espejismo con cinco cabezas llamado GAFAM; la concentración multicapa; o, de las Tecnologías libres frente a la concentración y los monopolios. Este aniversario es la oportunidad para traer a la mesa el hecho de que una de las principales razones por la cual la expansión de la web ha sido tan masiva, es los protocolos y lenguajes sobre los cuales funciona son libres. ¿Se imaginan que sólo pudieran enlazar contenidos aquellas páginas que pagaran a quien tuviera los derechos sobre el HTML?

Pero esta semana también sucedió otra cosa: hubo apagón de Facebook (y, en consecuencia Instagram y Whatsapp, que son de la misma empresa). Parecía ser una tragedia, al menos en Twitter, una de las redes sociales masivas que estaba en pie. Ese pánico de usuarios y usuarias es el que surge de la toma de conciencia de que todos nuestros vínculos, nuestros archivos, nuestra memoria están en una sola plataforma. ¡Muchas veces ni siquiera tenemos respaldos en nuestras computadoras! ¿Qué pasa si mañana se cae Google? ¿Cómo encontraremos algo? Y si desaparece Gmail, ¿perderemos todas nuestras cartas de amor?

Es verdad que este tema excede a la web, porque la concentración se da en todas las capas de Internet. Pero sucesos como los de esta semana nos reafirman en el camino de la libertad, de los modelos distribuidos como el P2P, del compartir, del desconfiar de la nube y de los servicios gratuitos. Por eso apostamos por la soberanía tecnológica, ¿nos acompañan?

 

Aniversario y apagón: dos noticias que se entienden mejor juntas

You May Also Like

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *