Nada como un crimen para ganar rating, parecen decir muchos medios de comunicación sensacionalistas. Y si son mujeres o personas de la diversidad sexual, mejor. Un par de pechos o nalgas sangrientas pueden dar mucho dinero. Y popularidad. Es triste, pero es así.

De otro modo no existirían los periódicos de crónica roja, los programas televisivos de sucesos, las innumerables páginas web donde la muerte se hace espectáculo diario.

Sin embargo, no hay que hacer crónica roja para reproducir y banalizar la violencia y anestesiar a la población con su cotidianidad. La mayoría de los medios y periodistas refuerza el sistema patriarcal encubriendo las verdaderas razones de la violencia y hasta justificándola.

Comprendiendo la gran responsabilidad social como comunicadores y periodistas para influir en la cultura de nuestros pueblos, tenemos que cambiar las formas y contenidos que mantienen la comunicación patriarcal y la violencia feminicida.

4.1. CRIMEN PASIONAL

¿Cómo tratan los medios de comunicación a los feminicidios?

Examinemos algún diario, revista, programa de televisión o cualquier noticia sobre el asesinato de una mujer para ir reconociendo la violencia feminicida periodística.

Algunas pistas que nos ayudarán en el ejercicio. Analiza si la noticia:

  • Hace protagonista a la mujer victimada y no identifica al asesino.
  • Olvida que un feminicidio es una violación a los derechos humanos de las mujeres.
  • Muestra de forma morbosa el crimen: sangre y descripción detallada del asesinato que usa como gancho para vender la información.
  • Habla de un supuesto o presunto violador, un supuesto asesino, aunque haya sido encontrado en flagrancia, en el momento de crimen.
  • Adjetiva a las mujeres: coqueta, prostituta, infiel, sacavueltera, loca, callejera…
  • Minimiza el asesinato atribuyéndole al feminicida causas externas: estaba con emoción violenta, había tomado unos tragos, la encontró con el otro, le cegaron los celos.
  • Señala su identidad de género: creían que era mujer. La marica, o la marimacha.
  • Olvida que la persona asesinada tiene una vida, una historia, una familia.
  • Establece una dependencia afectiva al señalar que la asesinada era “su mujer” o su pareja. Las mujeres no somos propiedad de nadie.
  • Presenta el feminicidio como un caso aislado, no un problema social.
  • Omite el término feminicidio como un término ajeno al crimen. Lo llaman crimen pasional.
  • Confunde a la población poniendo como justificante de la violencia al amor o la pasión.
  • Presenta a las víctimas como personas indeseables, que nada tienen en común con quienes leen, ven o navegan en los medios de comunicación. Son ajenas a nuestro mundo “normal”. Son descartables.
  • Minimiza e invisibiliza el crimen diciendo que la víctima falleció o murió. El asesinato a las mujeres tiene un nombre: feminicidio.
  • Da a conocer la identidad de las sobrevivientes de feminicidio señalando el lugar donde viven, sus parientes, su trabajo, lo que las hace vulnerables.
  • Exalta las “cualidades” del feminicida como buen padre, esposo amante, trabajador serio, vecino correcto.
  • Descalifica a las mujeres por su ocupación, en el caso de las mujeres explotadas sexualmente. O por su forma de vestir, o por las horas en que está en la calle o en las discotecas, por su vida sexual, su nacionalidad, por su pobreza, por la zona en que viven “mujeres calientes”.

4.2. LA MATÉ PORQUE LA AMABA

Veamos las justificaciones patriarcales del feminicidio que repiten muchos medios de comunicación:

Celos. Impresiona cómo los medios justifican a los agresores, así provoquen heridas o muerte, con el tema de los celos. ¿Qué son los celos? Actitudes obsesivas y violentas contra una persona con quien se está en relación afectiva, o con quien se tuvo algún tipo de relación, por el miedo a perderla.

Estilo de vida de la asesinada. La mujer siempre tiene la culpa de que la maten. Vestía provocativamente, era prostituta o acompañante de hombres, bailarina de cabaret, transexual o lesbiana (identidad de género), salía a cualquier hora de la noche, tenía amantes, le gustaban las fiestas.

Honor familiar. La mujer es la guardiana moral de la familia, y en el caso que transgreda cualquier norma puede ser castigada hasta la muerte. Mencionamos los casos de varios pueblos orientales, árabes y africanos.

Dependencia. El feminicida se cree con derechos sobre su víctima con la que está viviendo una relación de dependencia: padrastro, marido, ex marido, abuelo, patrón, pariente, hermano mayor, maestro, tutor.

Estado emocional. El asesino justifica su crimen por haber sufrido un descontrol emocional como respuesta a alguna acción de la víctima. No era dueño de sus actos, no sabía lo que hacía, el diablo me empujó, la droga, el alcohol.

Responsabilidad de la asesinada. Ella lo empujó al crimen, lo rechazaba, se separó de él, no lo quería como pareja, lo denunció por violencia, era coqueta y voluble, era demasiado bonita, no quería tener sexo, le obligaba a usar preservativos, no atendía la casa ni su ropa, la comida estaba fría, le pedía dinero y le controlaba con insistencia, lo engañaba con otro, le reclamaba por tomar alcohol, le enjuició por alimentos, no le avisaba cuando salía. Mejor dicho, cualquier motivo es excusa.

4.3. SE LLAMA FEMINICIDIO

¿Cómo hacer un periodismo que contribuya al fin de la violencia feminicida patriarcal?

Lo primero es tomar conciencia de que vivimos en una sociedad patriarcal que contamina todas las instancias y relaciones humanas y cómo funciona el machismo.

Que tenemos una responsabilidad social y un poder mediante la comunicación que nos compromete a luchar por una vida sin violencia.

Que necesitamos revisar cada uno de nuestros trabajos comunicativos, nuestro lenguaje, la mirada del mundo, y cambiar nuestra práctica periodística y cotidiana. Debemos despatriarcalizar la comunicación.

Vamos a identificar algunas notas o tips que nos pueden ayudar en nuestras producciones sean de radio, televisión, prensa escrita o periodismo digital:

Principios básicos para nuestro trabajo periodístico

  • Posicionar el concepto de feminicidio como un asunto público y no privado. Quitar la vida de las mujeres no es un hecho aislado sino un problema social, cultural y político.
  • Insistir y mantener en la agenda mediática el concepto de derechos humanos. El feminicidio es una violación de los derechos humanos.
  • Incluir la perspectiva de género para analizar los casos, desmontar los discursos que naturalicen la violencia y eliminar estereotipos (la buena o la mala mujer).
  • Trabajar con rigor periodístico y no con suposiciones muchas veces humillantes para las víctimas por su forma de vida, su comportamiento, su identidad de género.
  • Hacer pedagogía contra la violencia feminicida con artículos, ensayos, blogs, twitts, crónicas, spots, radioclips, campañas, todo lo que pueda contribuir a erradicar esta pandemia.
  • Sacar los temas de violencia feminicida de la sección de crónica roja.
  • Mantener la ética periodística y no aprovechar comercialmente el feminicidio.
  • Investigar para que nuestro trabajo sea de calidad y aporte a la lucha contra las violencias.

Para tener en cuenta durante la producción de mensajes

  • Dar el protagonismo al asesino, no a la víctima.
  • Dar el nombre de la mujer asesinada a fin de convertir su caso en un reclamo por la justicia y la no violencia.
  • Evitar el sensacionalismo con adjetivos estereotipados a la víctima, fotos, sonidos, escenas que provoquen morbo.
  • Contextualizar los feminicidios: ¿Qué pasó antes? ¿Hubo otros intentos? ¿La mujer o la transexual estaba amenazada o sufrían violencia continua? ¿Qué significa esa pérdida para su familia? ¿Qué significa para la sociedad?
  • Analizar este tipo de casos, ampliar la información con datos estadísticos y fuentes confiables, no de testigos o vecindario que poco pueden aportar. O que tergiversan los hechos.
  • Cuidar la forma en que presentas los casos de feminicidio: en la radio, ¿con qué musicalizas este tipo de casos? En la televisión, en la prensa, en la web ¿qué imágenes usas? ¿Cuál es el lenguaje con que mencionas a la víctima? Ojo con revictimizar, culpar o banalizar el asesinato.
  • Relatar los hechos desde la realidad y evitar hacer una novela rosa con el caso. Esto le hace perder veracidad.
  • Usar recursos simbólicos, dramatizaciones, difuminación de imágenes, nombres supuestos, distorsión de voz, que eviten la identificación de las víctimas.
  • Hacer seguimiento de los casos para evitar la impunidad del feminicida.

Cómo colaborar para prevenir y eliminar la violencia feminicida

  • Capacitarse permanentemente en género y derechos humanos.
  • Trabajar formatos de debate e intermediación que permitan a las audiencias formar sus opiniones acerca de la pandemia feminicida.
  • Desarrollar un periodismo de investigación que devele las causas sociales y las circunstancias oscuras en que se produce el feminicidio y haga seguimiento de los crímenes contra mujeres.
  • Presentar testimonios de mujeres sobrevivientes y cómo salen adelante en sus vidas. Su reinserción social. Que tengan voz pública y directa.
  • Mostrar las luchas de las organizaciones de mujeres y sus alianzas para erradicar el feminicidio y la violencia de género.
  • Interpelar permanentemente a las autoridades acerca de las políticas públicas, leyes de protección a las mujeres y presupuestos para este fin.
  • Dar a conocer las instancias de atención y derechos de las mujeres en peligro en cuanto a recibir protección efectiva.
  • Difundir las leyes nacionales e internacionales contra el feminicidio.
  • Hacer un directorio de profesionales y de organizaciones de mujeres que sepan de género y puedan aportar al análisis de los casos.

Dígalo en 140 palabras. El internet y las redes sociales.

¿Quién no está en Facebook? ¿Quién no sigue o le siguen en twitter? En este siglo, las redes sociales son el medio de comunicación más rápido y de mayor penetración. Pocas serán las personas que digan no interesarse en estas redes. La juventud está toda en esa moda de comunicación que favorece el contacto entre individuos, que da la oportunidad de hacer y recuperar amistades, hasta de enamorarse, de saludarse entre familiares, felicitarse y mostrarse del mejor modo posible con bellas y editadas fotos. De formar grupos. Buscar trabajo. De promocionar eventos o emprendimientos. De hacer propaganda política o expresar nuestra oposición libremente.

Ahora no hay medio tradicional que no cuente con una fan page o cuenta de twitter para difundir la información que produce. Con un #hashtag se hacen campañas, se construyen tendencias y se viralizan mensajes, videos o podcats. Un twitter bien redactado, un podcast claro contra el feminicidio, un twittazo oportuno (con hashtag, fecha y horario definidos), dan excelente resultados y se multiplican increíblemente, se masifican rápidamente.

Todo esto es la cara bonita de las redes. También está la oscura que reproduce violencia machista, que desacredita a las personas, que conquista niñas para la explotación sexual, que amenaza a las mujeres, a las feministas, que hace apología del feminicidio.

Aprovechar las múltiples posibilidades del internet y de las redes sociales para despatriarcalizar la comunicación, es un imperativo. Los tips trabajados anteriormente sirven por igual a medios de comunicación tradicionales y digitales. Quienes cumplen rol de community manager, de administradoras o administradores de las cuentas de redes sociales deben aplicarlos para sus mensajes.

Lo que se diga y la manera en la que se manejan las redes sociales resulta ser primordial pues este es el espacio donde hay mayor interacción directa con el público y aquí se puede medir el impacto casi inmediato de la información.
Algunos ejemplos:

  • Las multitudinarias movilizaciones contra el feminicidio en México, Brasil, Argentina, Uruguay, El Salvador, se promocionaron con el hashtag #Ni una menos y #vivasnosqueremos.
  • En México #MiPrimerAcoso se extendió por toda América Latina para denunciar el hostigamiento sexual a las mujeres. La respuesta masiva sirvió para que ellas expresaran su malestar, recordaran la violencia y la condenaran.
  • En Argentina #LibertadparaBelén creado para una campaña por el derecho al aborto se convirtió dos veces en TT (Trending Topic) 1

4.4 . LECTURAS RECOMENDADAS Y AUDIOS PARA TU RADIO

Tesis Jennifer Carolina Borja Salazar
http://www.dspace.uce.edu.ec/

Palabra de Mujer
https://palabrademujer.wordpress.com/

Audios para tu radio

El riesgo de ser mujer.
https://radialistas.net/article/el-riesgo-de-ser-mujer/

Descargar el curso completo en PDF

Bibliografía

1 http://www.marcha.org.ar/

Capítulo 4: ¡No hay crímenes pasionales!

También te puede interesar

11 comentarios sobre «Capítulo 4: ¡No hay crímenes pasionales!»

  1. dE VERDAD me impresiona la cantidad de enlaces que nos deja la tutora. Nos abre un mar de conocimientos, excelente de verdad.

    Demuestra interes, compromiso y que este taller curso esta bien hecho, mil grcs TACHI.

    Ojala estuvieras en México y nos apoyaras a despertar conciencias en los medios que son muy oficialistas algunos y son sordos, mudos y ciegos a este fenomeno social.

  2. me a impresionado mucho la cantidad de enlace que nos deja la tutora y sitios recomendados para la lectura, excelente de verdad eso demuestra que el taller curso esta bien hecho, agradecido tachi tremendo trabajo lo sabre valorizar y poner en practica.

    exitooosssss ilimitadoooosssss

  3. http://www.eltiempo.com/politica/justicia/recapturan-a-confeso-asesino-de-suesca/16675661
    http://www.eltiempo.com/bogota/condena-por-feminicidio-llego-a-los-43-anos/16661715

    En cuanto al análisis de dos artículos que aparecieron en el mes de Agosto de 2016 en la sección FEMINICIDIO del periódico el TIEMPO en Colombia, encontramos que el encabezado tiene como protagonista al presunto feminicida, lo que lo precisamente lo identifica, aunque como también aparece datos sobre la condena que se les ha impuesto hay cierto interés escondido en resaltar la eficacia de la justicida, lo que no es del todo cierto por tantas demoras y negligencias a la hora de atender estos casos de violencia feminicida.
    También encontramos que nunca se omiten los detalles del asesinato, tales como las consecuencias físicas y heridas con que resultan las víctimas.
    De un modo u otro se adjetiva a las mujeres: insegura, inválida, e incapaz de defenderse o haber evitado su asesinato si no lo hubiese provocado,
    Minimiza el asesinato atribuyéndole al feminicida causas externas: en efecto justifican implítamente que el feminicida logró entrar en la intimidad de la mujer con excusas de visitar a su hijo para perpetuar el feminicidio, o con excusas de una invitación a almorzar donde identifican a las víctimas como débiles e indefensas.
    Indudablemente establece una dependencia afectiva al señalar que la asesinada era “su mujer” o su pareja en primer lugar.
    En ambos casos hay una denominación del hecho violento como FEMINICIDIO, ya que desde la instauración de la ley Rosa Elvira Cely se han intentado corregir estos términos con los que se invisibilizaban los hechos violentos.

  4. http://web.paginasiete.bo/seguridad/2016/7/5/presuntos-feminicidios-conmocionan-santa-cruz-101786.html
    Me voy a referir a como abordan el caso de Ana Medina Iriondo, afroboliviana de 21 años que murió a consecuencia de quemaduras con gasolina que le infligió su esposo. Deja un niño huérfano.
    Pese a la flagrancia y evidencia, la nota habla de presunto feminicidio, siendo así que el esposo Reynaldo Rojas ya fue detenido y enviado a la cárcel de Palmasola. Por otra parte, hay un enfoque de minimizar la culpabilidad del feminicida, con el argumento que la quemó en un ataque de celos.
    Y lo que es peor: Un hecho tan grave como la actitud del funcionario (o la funcionaria) de la FELCV, que por un tema de horario no quiso atender a Ana Medina para tomarle la denuncia. ¿Se verificó a qué hora se presentó Ana? ¿Que de la responsabilidad de ese mal funcionario? Quien es? Se lo destituyó o por lo menos se le inició un proceso administrativo? Las situaciones de emergencia no deberían tener horario.
    Desde los medios de comunicación, falta muchísimo por hacer énfasis en las fallas del sistema en vez de justificar o ocultar estas situaciones, ir más allá de las simples declaraciones de la FELCV que ve los feminicidios como simples casos, cuando detrás de cada mujer que muere, se truncan los sueños y lazos de una persona que deja seres queridos.

  5. El feminicidio es un problema social que perdura en el tiempo y el espacio, un problema que deja a familias disgregadas, mutiladas y en muchos caso sin esperanza de nuevos días.
    Cada día es un nuevo inicio para ser mejores personas, para nosotros y para los nuestros, nada está perdido, se tiene que agradecer que ha sido visibilizado, realizando campañas de prevención en diferentes niveles y ampliando a los medios de comunicación, permitiendo, y alentando a las persona a que tomen la ley en sus manos y tengan el derecho a denunciar… ya que nadie puede humillar, lastimar por el siempre hecho de sentirse superior a otra personas en este caso superior a una mujer. Es necesario eliminar el patriarcado y el machismo, ya baste daño a ocasionado… Gracias por este curso ayuda a que seamos mejores agentes de cambio…

  6. IMPORTANTE ESTOS DETALLES DE COMO MANEJAR LA INFORMACIÓN, DE SOBRA CONOCEMOS A LOS MEDIOS NACIONALES Y LOCALES QUE HACER DE ESTAS NOTAS (CRÓNICA ROJA) NEGOCIO; MI COMPROMISO ES DE NO CAER EN ESTA PROVOCACIÓN PORQUE TAMBIÉN ESTAMOS VIOLANDO SU DERECHO DE LA «INTEGRIDAD»

  7. TAREA
    Notica: http://www.elespectador.com/noticias/nacional/carcel-hombre-asesino-su-novia-embarazada-antioquia-articulo-545306

    Frente a la pregunta de cómo tratan los medios de comunicación los casos de feminicidios, en el caso de Colombia encuentro varios aspectos a tratar. Por un lado están los medios conservadores, los cuales tienen una postura frente a estos temas “polémicos” y no es muy común ver noticias de este tipo en sus contenidos. Por otro lado, están los medios más abiertos, como es el caso de la noticia publicada en el diario El Espectador, el cual es de los diarios más respetados del país por su imparcialidad a la hora de publicar sus noticias, las cuales evidencias un proceso arduo de investigación.
    El titular de la noticia es “A la cárcel hombre que asesinó a su novia embarazada en Antioquia” y fue publicada el pasado 20 FEB 2015 – 4:58 PM
    Los hechos tuvieron lugar en el departamento de Antioquia y es una de las muchas noticias sobre feminicidios que se dan en el país, cuyos índices están siempre entre los más altos del continente.
    La noticia empieza anunciando el nombre de la víctima y su condición o estado de embarazo. Y completa diciendo que “la mujer le había comentado a sus compañeros de trabajo que tenía miedo de encontrarse con Mendoza porque éste no quería que su hijo naciera.”
    La noticia finaliza diciendo, que el hombre detenido no aceptó los cargos por “por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal.” Evidentemente la noticia es tratada más allá del feminicidio como un crimen pasional.
    Lo interesante de resaltar, es que para la fecha ya se habría aprobado en Colombia la ley de feminicidio llamada Rosa Elvira Cely y aún así no hay una responsabilidad por parte de los medios de tomar en cuenta este tipo de acontecimientos como algo de importancia, al contrario como se han vuelto hechos del diario vivir, solo le dedican 4 párrafos y hasta ahí llega todo.
    No se trata solo de dar cárcel al presunto homicida, la idea es qué se está haciendo para evitar que más mujeres mueran, de eso no se habla mucho y lo estamos dejando pasar, porque estamos en un país violento, donde la violencia es el medio para resolver nuestras diferencias dañando cada vez más el tejido social.

  8. Desde que, conocí el método a distancia de Radialistas estoy cada día más orgulloso de participar en los distintos cursos de formación. Sobre todo por la inmensa enseñanza a la que nos acercan con tanta información y el manejo de las distintas herramientas, sobre todo los contenidos. Gracias siempre.
    En cuanto a ésta nueva etapa, me queda más claro aún, el manejo de un mejor discurso periodístico al referirnos a casos de feminicidios. Venga de donde venga. Caso particular algunos como el del asesinato político-económico de Liliana Hergueta que, no tiene nada que ver con pasiones sino por el dinero que entra en juego en la palestra política venezolana “atroz crimen al fin”…

    http://laiguana.tv/articulos/13333-sucesos-politica-oposicion-betty-grossi-financiamiento-perez-venta-asesinato-liana-hergueta

  9. Lamentablemente, es un tema muy doloroso, más por ser mujer, y también porque aunque la lucha en contra del femenicidio, aquí , en toda américa, en el mundo entero, sea realmente una lucha…. No se puede evitar terminar con esta falla de la sociedad, en todas partes , el machismo, patriarcado, otras como la cultura y la misma sociedad se desarrolla de tal forma que pone a la mujer vulnerable, pienso que una de las formas de lucha debería ser la educación, realmente necesitamos cambiar desde lo más profundo las raíces de la sociedad y nuestra forma de pensar hacia el respeto a la vida, quisiéramos todos unirnos y encontrar otro enfoque, encontrar una salida para terminar con esto, pero solo podemos dar un enfoque diferente como noticia.

  10. Excelentes tips para darle un tratamiento adecuado a las informaciones periodísticas el nos ofrece este artículo. Es verdad, no hay nada peor que darle preponderancia a la víctima porque lo conseguimos con esto crear morbo y no acciones de concienciación reales.

    Recuerdo un caso sobre feminicidio muy sonado en Venezuela y que trascendió nuestras fronteras dado el personaje; y fue el del boxeador «Inca» Valero quien en 2010 degolló a su esposa y posteriormente se suicidó en la carcel. Este hombre tenía un historial por maltrato contra varias mujeres de su familia sin embargo mas pudo su fama para de esta manera ser amparado por el propio gobierno, de modo tal que su drogadicción y conductas agresivas eran trivializadas por su fama y el eco de su fama en los medios de comunicación.

    Sólo hasta que ocurrió la desgracia fue que se le dio el peso necesario a explotar la información , y según la tendencia política del medio de comunicación el hecho era mostrado como producto de su descontrol emocional por el alcohol y las drogas. O como un asesinato que pudo evitarse si en lugar de enmascarar el problema las autoridades hubieran tomado acciones.

    Lo cierto de todo esto es que JAMÁS SE LEYÓ O ESCUCHÓ EN UN MEDIO DE COMUNICACIÓN QUE SE TRATABA DE FEMINICIDIÓ

    Pero por lo menos sirvió para que muchas mujeres acudieran a denunciar a sus agresores temiendo un destino como el de Jennifer Viera la esposa de Valero.

  11. #MiVidaylaTuyaSeRespeta
    Ni más ni menos es hora de decir ¡basta! Si basta a todo tipo de violencia contra la #mujer, que es madre, amiga, hermana, tía, prima, sobrina, enamorada, novia, esposa, colega, compañera, HIJA, abuelita, cuñada, nuera, suegra, madrina, profesional o no, es una mujer que se merece todo el respeto al igual que su par el hombre, se habla tanto de una vida libre de violencia en Bolivia y a nivel internacional sin embargo muchas voces callan o mueren con el #Feminicidio. Para colmo de males algunos medios de comunicación somos por así decirlo como cómplices valga la expresión ya que solo nos basamos en cifras, índices y/o números, sangre, luto, llanto, odio y rabia por la pérdida (Sensacionalismo- amarillismo- crónica roja)y no así en un antes de toda esa violencia que derivo en la muerte de una mujer #feminicidio, o quizá hacer el seguimiento del caso para saber si las autoridades dieron con el paradero del asesino o más aún si este llego a una sentencia condenatoria. Pero también dejamos de lado a los hijos, padres y familiares de la víctima (fémina- asesinada = FEMINICIDIO) y caemos en el hecho de re victimizar y hasta ex culpar al asesino, si bien no es tuición nuestra definir su situación o juzgar al menos debemos gritar por los micrófonos, la pantalla y los medios impresos para que estos trágicos casos no prosigan no se incrementen, es hora de hacer no solo decir ¡BASTA¡ porque #MiVidaylaTuyaSeRespeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *