Darius Kazemi elaboró una guía sobre por qué y cómo gestionar pequeñas comunidades en línea.

En el mes de mayo les propusimos comenzar a utilizar redes sociales libres, incluso preparamos un pequeño tutorial sobre cómo usar Mastodon para empezar a remplazar a Twitter poco a poco. Pero claro, estas herramientas constituyen apenas una dimensión de la construcción de comunidades en línea: la tecnológica. Cómo hacemos, entonces, para gestionar esas comunidades en línea que habilitan las redes sociales libres: quiénes la conforman, bajo qué acuerdos, con qué protocolos de entrada y salida.

Darius Kazemi, de la cooperativa tecnológica @FeelTrain, desarrolló una guía a partir de su experiencia como administrador de la instancia de Mastodon Friend.camp, para empezar a debatir estos temas. Porque el imaginario que tenemos de las redes sociales digitales está conformado por lo que conocemos: las plataformas privativas globales. Y Kazemi se pregunta si necesitamos estas plataformas para generar comunidades de alcance más reducido. Quizás sólo queremos conectarnos con nuestros amigos y amigas. Si bien la guía está en inglés pueden leerla aquí– traducimos algunos de los principales ascpetos.

¿Qué hace que una pequeña red social sea diferente de una grande?

Usar redes sociales libres que pueden ser instaladas en cualquier computadora y servidor y conectarse de manera federada a otras instancias nos permiten no sólo tener el control sobre la computadora que está corriendo el servicio sino de los datos que generan las interacciones. También nos permite modificar el código para adaptarlo a nuestras necesidades (por ejemplo Kazemi corre una instancia de Mastodon donde sólo se permite el uso de la letra ‘E’ para visibilizar la versatilidad del software).

Dolphin Town

Pero, sobre todo, nos permite crear pequeñass comunidades en las que podamos consensuar las reglas de funcionamiento, cosa que no podemos hacer en las grandes plataformas privativas. Kasemi recomienda que las comunidades sean pequeñas, de no más de 100 personas porque «permite que la toma de decisiones se mantenga de manera informal y significa que la gestión de la red sea un pasatiempos o un proyecto comunitario de baja intensidad».

¿Por qué crear una pequeña red social?

«La razón principal para manejar una pequeña red social es que puedes crear un entorno en línea adaptado a las necesidades de tu comunidad de una manera que una gran corporación como Facebook o Twitter nunca podría», explca Kazemi. Básicamente sería como tener un grupo de chat pero con funciones diferentes como, por ejemplo, un conjunto de reglas más específicas, distintos niveles de privacidad, con posibilidades de modificación del software como, por ejemplo, qué tipo de contenido se difunde con advertencias, etc. Como comunidad se puede debatir: ¿qué tipo de discursos son aceptables para nosotras?, ¿qué tipo de acciones son entendidas como violencia?

Buenas prácticas

A partirde la experiencia de Friend.camp Kazami comparte una serie de consejos para tener en cuenta:

  • Mantener la comunidad pequeña, no más de 50/100 personas. El fín de la creación de una red social digital es construir una comunidad en línea, y no se puede mantener una comunidad donde todas las personas se sientan parte con números grandes. También ayuda a la moderación y a la toma de decisiones conjuntas.
  • Es verdad que para la gestión de una red social necesitamos conocimientos técnicos, pero debemos entender que los problemas requieren soluciones sociales primero y técnicas después. La tarea de asdministración del sistema «requiere de inteligencia social, empatía y, sí, habilidades técnicas», agrega Kozemi.
  • Cada vez que alguien se suma a la red -de acuerdo a los protocolos que haya elaborado la propia red- podemos hacerle una pequeña instroducción sobre el funcionamiento de la red: cómo funciona Mastodon, cómo buscar ayuda, quién es cada persona en la instancia, cuáles son esas reglas no escritas de la participación del grupo, etc.
  • Es importante generar experiencias como grupo a través de actividades. Pueden ser presenciales o a distancia: una noche de películas, enviarse postales, etc. No todas las personas van a participar, pero ayuda a fortalcer los vínculos.
  • La creación de Códigos de conducta es necesaria pero no suficente. En él deberían estar especificadas las actitudes que están permitida y las que no.

La guía es más amplia y cubre también desafíos técnicos en el desarrollo de Mastodon que puedes leer -si ten interesa y sabes inglés- aquí.

¿Qué acuerdos necesitan nuestras comunidades? ¿Cómo podemos alimentar esta guía para que tenga sentido en nuestros contextos? ¡Cuéntanos!

Pequeñas redes sociales libres para tu grupo de amigxs

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *