Una vez más los intereses del copyright se imponen a la libertad en Internet.

En 1945, dos granjeros de Carolina del Norte, Thomas Lee y Tinie Causby, presentaron una denuncia contra los primeros aviones comerciales que comenzaron a pasar por encima de sus tierras. En aquellos tiempos, los propietarios de las tierras tenían también los derechos reservados sobre el aire de estos territorios. Obviamente, el juez entendió que esas leyes se habían vuelto obsoletas y desestimó la denuncia de los Causby.

Puedes escuchar la historia Las gallinas de Lee y Causby producida por Radialistas.net

Parece mentira que aquellos jueces de mediados del siglo XX entendieran mejor la modernidad que los actuales parlamentarios europeos del siglo XXI. Este martes 26 de marzo de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una nueva directiva sobre derechos de autor supuestamente para “modernizar estas normas para la era digital”. En realidad, el Parlamento cedió ante las presiones del lobby del copyright que ve cómo pierde sus privilegios en Internet. A las grandes editoriales y discográficas todavía les cuesta adaptarse a este nuevo mundo, como a los granjeros Lee y Causby. Sienten que pierden el monopolio de la creación, distribución y difusión de la cultura y están haciendo lo posible para que esto no suceda. Pero como alguien dijo alguna vez, “es imposible ponerle puertas al campo” aunque, de momento, lo siguen intentando.

Con esta normativa el cambio más importante es que las plataformas de Internet pasan a ser las responsables del contenido que alojan. Ahora, los grandes portales que alojan contenidos de terceros, como Youtube o Facebook intentan restringir que se compartan contendios con derechos de autor pero, en último caso, la responsabilidad era de quien lo subía a esa plataforma. Con estas nuevas leyes, el resultado será que se incorporen filtros más exigentes que detecten si la obra que se sube está protegida o no. Resultado: censura previa en Internet.

Estas medidas, son asumibles por los gigantes de la Red pero, ¿qué sucederá con pequeños/medianos portales como Radioteca.net? Hasta ahora, quienes suben sus audios se responsabilizan por los contenidos y aceptan que la autoría es suya. Si hay alguna denuncia por violación de derechos autorales se les avisa para que los retiren. Pero ahora, un tercero que se vea afectado, podrá hacer responsable directamente a la Radioteca. El resultado será que muchos de estos portales dejen de funcionar, ya que es imposible revisar uno por uno los 40 o 50 audios que se suben a diario. Y tampoco se disponen de los recursos como para programar un filtro que detecte estas infracciones.

Es cierto que se especifica que esto no afectará a “las contribuciones a enciclopedias en línea sin objeto comercial, como Wikipedia, o a plataformas de software de código abierto, como GitHub, quedan exentas. Las empresas emergentes, por su parte, estarán sujetas a requisitos menos estrictos que las grandes compañías”. Declaraciones ambiguas y riesgos de altas multas que, muy probablemente, provocarán el cierre de varios sitios web que alojan contenidos de terceros.

Mucho se habló también de cómo afectaría esta norma a los “memes”, pero al final, “se permiten explícitamente el uso de obras existentes con fines de cita, crítica, revisión, caricatura y parodia. Esto significa que los memes y las creaciones de parodias similares pueden utilizarse libremente”, se afirma también en la nota de prensa de la Comisión Europea. Otro artículo polémico de esta ley obliga a los buscadores y los agregadores de noticias como Google News, por ejemplo, pero también Reddit o Meneame, a pagar a los medios que enlaza. Podrá incluir breves fragmentos de las noticias y alguna foto, pero nada más.

Como hemos reiterado en varias ocasiones, no estamos en contra de los creadores, pero sí de los grandes monopolios que negocian y lucran desmedidamente con el trabajo de esos autores y autoras. Garantizar los derechos de unos pocos con mayores restricciones y bloqueos solo conllevan menor pluralidad y diversidad en Internet. Lo hemos vivido por años con las frecuencias de radio y televisión acaparadas por pequeños grupos familiares y empresariales. Lo hemos padecido con grandes editoriales estirando los plazos de copyright e impidiendo que la cultura y el conocimiento pasen a dominio publico.

Internet, como tecnología, permite flexibilizar y abaratar la forma en que se distribuye el conocimiento. Legislaciones como éstas sólo limitan su capacidad. No es cierto que estas normas sirvan para apoyar a la gran mayoría de autores y creadores, sólo perpetúa los privilegios de los intermediarios y de los monopolios de la información.

Más información:
https://xnet-x.net/aprobacion-directiva-copyright-no-llames-censura-llamalo-derechos-autor/
https://www.adslzone.net/2019/03/26/aprobado-articulo-13-ue/

Imagenhttps://xnet-x.net/

Aprobada nueva directiva sobre derechos autorales en Internet

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *