¿Puedo usar libremente todas las fotos que están en Internet?



La respuesta es no. Salvo en contadas ocasiones.

Hace un par de meses enviamos un artículo sobre las tarifas que las radios en línea deben pagar (si quieren cumplir con las leyes vigentes) por retransmitir música con derechos de autor. Lo hicimos por la extendida creencia que existe, equivocada por cierto, de que todas las cosas que hay en Internet se pueden usar libremente sin costo alguno.

Lo mismo sucede con las fotografías. Es normal que busquemos en Internet una imagen y elegir la que más nos gusta para ilustrar un post en nuestra web o red social sin atender a su licencia de uso.

Muchas personas argumentan que “como no dice nada” las pueden usar. Pero, precisamente, la ausencia de ese “algo” (una licencia de uso) significa que, por defecto, no se puede usar.

Aclaramos, una vez más. No estamos diciendo que las leyes de propiedad intelectual actuales sean justas o estén adaptadas a los tiempos actuales. Todo lo contrario, sólo benefician a los intermediarios, ni tan siquiera a los autores y autoras. Hemos dejado claro en diversos artículos que somos contrarios a que el intelecto tenga propiedad. Sobre todo porque toda obra "original" que generan nuestras cabezas se aprovecha de conocimientos e ideas previas y comunes: desde el uso de un alfabeto, a historias o vivencias donde siempre participaron otras y otros. Toda obra tienen algo de colectiva y derivada. Estamos convencidas de que hay que trabajar y proponer otros modelos pero, hasta entonces, debemos conocer las leyes que nos rigen para prevenir problemas legales.

Cualquier obra científica, literaria o artística, y una fotografía lo es, está protegida por el derecho de autor desde el mismo momento en que se realiza. Desde el momento en que se toma la foto está prohibido:

  • Difundirla: ponerla en tu web.
  • Distribuirla: bajarla, ponerla en una memoria USB y entregársela al resto de compañeros de tu clase.
  • Transformarla: mezclarla con otra fotografía o añadir elementos con un editor de fotografía.
  • Copiar: hacer copias de esa foto.

Es importante entender que para que se apliquen estas prohibiciones no es necesario que quien hace la foto haga nada. No tienen que registrala o colocar una licencia. La obra ya tiene derechos de autor por el sólo hecho de hacer sido creada y está protegida por la ley. Insistimos, cualquiera de los usos que indicamos antes están prohibidos. Sólo hay tres casos en los que podrás utilizar la obra:

  • Si la foto está en dominio público: aquí dependerá mucho del país de origen de quién posea los derechos de la obra (la autora o una compañía que se los gestiona) para saber cuándo esa obra pasa al dominio público. No hay un estándar internacional, puede ser a los 70, 80 o 100 años desde la muerte del autor. Fotos de archivos públicos antiguos, libros de autores de siglos pasados, música clásica,... pueden ser utilizadas sin permiso o costo. Para ello tiene que estar especificado en texto o con una imagen que ya entro en el dominio público:

alt_text

Comparativa entre las diferentes formas de licenciamiento. “Acceso abierto para reducir la brecha digital”, Carlos Correa, Creative Commons Ecuador.

  • Excepciones legales: este es un terreno confuso y depende mucho de la legislación vigente, incluso, de la interpretación de un juez en caso de llegar a los tribunales. Pero la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO/OMPI) aclara en este documento algunas: el derecho de cita para incluir un párrafo de una autora en un libro propio, la copia privada, con fines de investigación científica o educativa, siempre que se “realice en beneficio de personas con minusvalía” (ejemplo, adaptar un libro de texto en audio para personas con una discapacidad visual), usar una foto para una parodia,... Insistimos, hay que estudiar cada caso y legislación. Que mi blog “no tienen fines de lucro” no es una excepción válida.
  • En caso de que tengamos permiso de quien hizo la fotografía o compuso la canción: si la imagen tienen derechos reservados deberemos obtener por escrito ese permiso. Pero hay muchos creadores que conceden previamente esos permisos usando licencias libres y compartiendo los derechos de sus obras. Las más conocidas son las licencias Creative Commons. La mayoría de páginas que alojan contenido multimedia ya permiten publicar y buscar material licenciado de esa forma. Aquí tienes algunos manuales sobre cómo hacerlo en Flickr, Youtube, Vimeo. Otros proyectos como Wikicommons, entre otras, tienen todo su material con licencias libres. Hay más de 36 millones de fotos con derechos libres sólo en esa web.

¿Y DEBO PAGAR POR ESAS FOTOS?

Pues depende de la licencia que tenga la fotografía. La mayoría no tienen costo y permiten el uso para fines no comerciales. Es decir, si eres una empresa que usará esa foto para anunciar jabones deberás pagar si la licencia es No Comercial, pero si es para ponerlo en tu blog o página de tu radio comunitaria no hay problema.

alt_text

Imagen de la licencia no comercial, se debe atribuir la autoría (BY) y no están permitidos previamente los usos comerciales (NC). Aquí tienes un manual detallado de cada una de las licencias Creative Commons o en la web del proyecto.

Cabe aclarar que también existen páginas que se anuncian como webs de “fotos libres” pero en su mayoría esas fotografías no tienen licencias libres. Son páginas que intermedian entre autores y usuarias y cobran una tasa por el uso (royalty). La cuantía dependerá de para qué vayas a usar la imagen. Algunas no cobran si es para uso personal y no público (imprimir y pegar en tu casa). Pagas poco si es para una web sin fin de lucro y el precio aumenta para una web comercial o si quieres el uso exclusivo de la imagen.

PERO, ¿PASA ALGO SI USO UNA FOTO QUE NO TIENE DERECHOS COMPARTIDOS?

Lo decimos por experiencia propia que hay autores que sí escriben pidiendo que no se uses sus materiales. Nos pasó con un par de imágenes que usamos en el Manual para Radialistas Analfatécnicos y eso que no tenía fin de lucro e indicamos siempre la fuente. Incluso uno amenazó con una demanda. Si lo retiras no suele haber mayores problemas porque a nadie le gusta entrar en pleitos judiciales. Pero más que por evitar problemas con abogados creemos que aquí no aplica eso de que “es mejor pedir perdón que pedir permiso” y, personalmente, preferimos promover y fomentar el trabajo de fotógrafas, artistas, cantantes o escritoras que publican sus obras con derechos compartidos.

Recuerda que la atribución (indicar de quién es la obra) es siempre obligatoria con las licencias libres. En Radios Libres usamos exclusivamente imágenes con ese tipo de licencias y siempre indicamos quiénes hicieron la foto y qué licencia usan para difundirla. Y también licenciamos todo lo que hacemos con licencias Creative Commons para que tú puedas usar nuestras imágenes, textos o materiales libremente porque…¡compartir es bueno!

PARA SABER MÁS

Te recomendamos revisar los artículos y guías del abogado especialista en Propiedad Intelectual Javier de la Cueva en http://derecho-internet.org. Muchos datos de este artículo fueron compartidos por él en la clase abierta que impartió en el Máster de Comunicación, Cultura y Ciudadanías Digitales del MediaLab Prado.

También puedes consultar la sección de Propiedad Intelectual de nuestra web y la guía de los 10 Mitos sobre la Cultura Libre.

Última modificación: 23 de enero de 2017 a las 14:26

Hay 0 comentarios

captcha