La locución informativa se ha desenvuelto entre dos extremos, ambos antipáticos.

De aquel lado del Atlántico, desde los inicios de la radiodifusión, prevaleció el tono sobrio, casi solemne. Los locutores de la BBC tenían obligación de leer las noticias con traje de etiqueta. Dicho formalismo buscaba transmitir una sensación de autoridad ante el oyente. Los jefes no ríen, no lloran, no tienen emociones. Los periodistas tampoco. Mientras más seriedad se muestra, más objetividad se demuestra.

En la orilla americana se instaló otro estilo de locución más acorde con la visión mercantil del medio. Un estilo agresivo, casi gritado. Igual que anunciamos detergente y pasta de dientes, anunciamos los sucesos del día. En definitiva, ¿cuál es la diferencia entre el ketchup y la sangre?

¿Qué velocidad sería correcta para la locución informativa? Esto depende, naturalmente, de los diferentes ritmos culturales. Los argentinos de Buenos Aires hablan más rápido que los de Santiago del Estero; los cubanos, más acelerados que los portorriqueños; en cada país y región, por suerte, se habla distinto. A pesar de ello, podemos establecer un promedio de 150 a 200 palabras por minuto. Haz la prueba y fíjate si tu lectura se ubica dentro de estos márgenes. Más palabras, comienza el atropello. Menos, comienzan los bostezos.

No es cuestión de elegir entre el modelo de locución ceremonioso y el gritado. Los dos se vuelven monótonos si no se varían. Cualquier ritmo uniforme cansa a la oreja, como una carretera sin curvas que provoca accidentes, sin importar a qué velocidad se recorra. De ahí, el indispensable uso de las pausas, de los énfasis, de la buena modulación, de educar la voz para jugar permanentemente con ella.

Se trata de leer noticias que no suenen a leídas. Que el oyente no descubra el papel. Esto no quiere decir una lectura libre, parafraseada, que irrespeta la precisión de la noticia y que en otros formatos podría ser recomendable, pero en la locución informativa no. Sabiendo interpretar bien lo que leen, las locutoras y locutores respetarán el texto escrito con igual exactitud que coloquialidad.

6.1 – UBICAR LA NOTA EN EL NOTICIERO

Las noticias que hemos elaborado las vamos a ubicar en avances informativos, en boletines de las horas o las medias horas, en las dos o tres emisiones informativas que tenga nuestra programación.

En dichos espacios, especialmente en los noticieros, se incluirán otras secciones de opinión, de humor político, efemérides o meteorología. Pero el mayor porcentaje del tiempo informativo estará ocupado, obviamente, por noticias. Notas simples, la mayoría de ellas. Notas ampliadas, documentadas o con efectos. Notas provenientes de las más variadas fuentes y seleccionadas con el criterio periodístico del interés colectivo.

Muchos noticieros radiofónicos copiaron la distribución de la prensa escrita: primero el panorama local o regional, luego el nacional y, por último, el internacional. En el periódico, este ordenamiento resulta óptimo, porque el lector arma su propio mapa de lectura. Comienza, si quiere, por la página deportiva y después salta a los clasificados o a los sucesos. Mientras más fijas sean las secciones en el papel, mejor para el lector, que sabe donde encontrarlas. En radio, esto no funciona. Si el oyente tiene que esperar al final del programa para enterarse de la caída de las Torres Gemelas, la credibilidad de ese noticiero quedará más derrumbada que aquellas.

Otros noticieros renunciaron al esquema de bloques fijos y optaron por la pirámide invertida: informar primero lo principal. La famosa pirámide, que para la elaboración interna de la nota no tiene mucho sentido, sí cobra utilidad para la composición externa del noticiero. Lo propio del género periodístico, como sabemos, es avanzar de más a menos buscando la primicia, así como el dramático lo hace de menos a más buscando la sorpresa.

Pero tampoco vamos a armar un noticiero totalmente piramidal. Las informaciones se sucederían de forma inconexa y, por tanto, con resultados confusos para la audiencia.

Tal vez el mejor camino es combinar la jerarquía de las informaciones con posibles relaciones entre ellas. Si das una noticia sobre narcotráfico en México pon a continuación otra referida al mismo tema, aunque no tenga tanta importancia. Si tienes dos notas sobre petróleo, júntalas. Todo lo que hagamos para que el oyente pase (y no salte) de una noticia a otra, permitirá una mejor comprensión de la información.

La estructura de los noticieros será circular. Es decir, cada cierto tiempo deben repetirse las noticias más importantes. ¿Cada cuánto tiempo? Eso dependerá de los hábitos de la audiencia y del horario de las emisiones. No es lo mismo el ritmo matutino que el vespertino. Si hablamos de noticieros calientes, en las primeras horas de la mañana, no deberían pasar 20 minutos sin volver a los titulares, sin resumir las principales informaciones. Es el tiempo en que muchos ciudadanos y ciudadanas, agitados y agitadas, se levantan, se alistan, toman el café de pie, mandan los chicos a la escuela y en el minuto 19 ya están saliendo al trabajo. En ese lapso, deben poder enterarse de lo principal que ha ocurrido en su país y en el mundo.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/deputadaneusa/


DESPEDIDA

Y así llegamos al final de este curso para conocer el formato más empleado en el género periodístico, la noticia. Esperamos que les haya sido de provecho. Y que con estas sugerencias, sus noticieros y boletines informativos se refresquen y logren una mayor incidencia en la opinión pública. ¡Buena suerte, colegas! Y no dejes de ver la videoconferencia final del curso el miércoles 24 de abril. Aquí tienes toda la información y los horarios.

José Ignacio López Vigil
Radialistas


TAREA FINAL

Redacta una noticia informativa que no ocupe más de una página y cumpla con los criterios expuestos en el curso. Se la mandas antes del 5 de mayo. al tutor: ignacio@radialistas.net Tras unos días de revisión te haremos llegar tu certificado junto a las sugerencias.

Capítulo 6 – Locutar la noticia

You May Also Like

7 thoughts on “Capítulo 6 – Locutar la noticia

  1. Muy buenos cada uno de los temas del curso. Son herramientas para mejorar nuestro trabajo. ¡Por supuesto que tomaré en cuenta cada uno de los consejos!

  2. Cuánto tiempo dura este programa? Se vale tomar un capítulo por semana? Cuál es mi tiempo límite para contestar las preguntas al final de cada capítulo?

    1. Hola Margarita, el ritmo de trabajo lo marcas vos. Lo ideal y que recomendamos es que leas los capítulos antes de la videoconferencia, por si quieres hacer alguna pregunta. Y luego, tienes hasta el 5 de mayo para enviar las tareas intermedias y la final. Pero no es obligatorio, como decimos, depende mucho de tus tiempos.
      Saludos.

  3. Saludos José:

    Es un gran placer saludarte de nuevo. Espero que estés muy bien. Envío (archivo adjunto) por medio del correo electrónico la nota periodística para cumplir con la tarea final del curso ‘La noticia radiofónica’. Deseo felicitarte por esta valiosa alternativa, por el trabajo tan apropiado y útil que compartes por el medio de Radios Libres.

    Te deseo el mayor de los éxitos y seguimos en contacto. Un abrazo desde la ciudad de Humacao, Puerto Rico.

    Cordialmente,Ramón W. Ortiz Rosario, Periodista – Gerente General, Radio Entérate Ahora Inc., http://www.facebook.com/radioenterateahora

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *