Oda a las páginas web

Compartimos algunas razones por las que las radios no deberían dejar de tener una web propia.

Con el ascenso de las plataformas de redes sociales, las radios se abocaron a conquistar nuevas audiencias. Comenzaron a abrir sus páginas de Facebook, sus perfiles de Twitter y cuentas de Instagram. La gente estaba allí y allí donde estuviera la gente había que ir. Esta estrategia duplicó -a veces hasta triplicó- el trabajo de difusión de las emisoras, muchas veces cortas de personal y dependientes del trabajo voluntario y el tiempo libre de quienes participan en ella. En la tarea de priorizar los esfuerzos, las páginas webs quedaron relegadas. Si nadie las visita, si se ven feas, si están desactualizadas, si cuestan dinero, si ya se publica y se hacen streamings en Facebook que es gratis: ¿para qué le sirve a una radio acaso tener una web?

Las webs son mágicas. Pueden ser tan sencillas como un pequeño archivo de texto o tan complejas como para cubrir todas las necesidades de difusión y trabajo colectivo de la radio. Es verdad, se necesitan conocimientos técnicos, alojamiento (de pago o propio) y algo de dinero para comprar el dominio. Pero, ¿realmente vale la pena? ¿Por qué?

1. Porque se tiene el control de la información

Cuando se vuelcan todos los contenidos en plataformas comerciales, de alguna manera, dejan de ser del colectivo. Raramente se sabe dónde están guardados, bajo qué legislación están protegidos, por cuánto tiempo o a quién se muestran.

Subiendo los contenidos a una página web propia la radio tiene mayor capacidad de conocer y decidir cómo se tratan sus contenidos. Pueden elegir en qué lugar contratan el alojamiento incluso hasta alojarla de manera autónoma y autogestionada.

2. Porque la radio controla su propia narrativa

Los algoritmos eligen qué mostrar a cada usuario y usuaria a partir de sus preferencias. Así logran que la gente esté en contacto con contenidos con los que se encuentran a gusto y se queden más tiempo. Es decir, que una radio sólo llegará a las personas que ya tengan inquietudes o preferencias por la comunicación alternativa. Con algo de suerte, alguien lo vera. Si no, habrá que publicar constantemente, casi como una exigencia de trabajo esclavo por parte de las plataformas, para que sea parte del flujo incesante de información. Eso sí, siempre se puede pagar para ampliar la audiencia.

Al publicar en una web propia, el equipo de la radio puede elegir cómo mostrar los contenidos, cuáles jerarquizar y por cuánto tiempo, decidir cuáles tendrán más rotación y cuáles menos. Es decir, la radio tendrá el control sobre cómo mostrar sus contenidos. Y también sobre qué no mostrar. Se pueden borrar los contenidos rápidamente, asegurándose de que realmente han sido eliminados.

3. Porque se cuida y alimenta la memoria de la radio

Porque en un línea del tiempo que se actualiza constantemente los contenidos son efímeros. Es verdad que quedan asociados en un perfil, que puede hacerse scroll eterno. Pero del punto anterior se desprende que la página web de la radio puede ser un repositorio ordenado de las producciones de la radio, tanto las sonoras como los documentos escritos o materiales  fotográficos, que constituyen la memoria de la radio. ¿Y si Facebook o Instagram deciden borrar todo de un plumazo? ¿A quién se le reclama? Es la historia de la radio la que está en juego.

4. Porque es una apuesta por un modelo de desarrollo tecnológico autogestivo

Las grandes plataformas de redes sociales tienen enormes centros de datos que no son energéticamente eficientes. La apuesta por servidores web autogestionados, descentralizadas y sostenibles, en términos energéticos y de cuidados, es una apuesta política por la construcción de una infraestructura autónoma. Las radios pueden trasladar sus principios políticos a la gestión de su infraestructura tecnológica. Si se trabaja diariamente por la democratización de la comunicación masiva, ¿por qué no hacerlo también con la comunicación digital? La construcción de alternativas puede hacerse, en mayor o menor medida, en todos los ámbitos. También el tecnológico.

5. Porque permite conocer el valor del cuidado de la información

Al no cobrar por sus servicios -aunque cada vez más se empuja a pagar para lograr audiencia- las usuarias de las grandes plataformas de redes sociales comerciales tienen la sensación de que es gratuito. Pero no es así. Ya ha quedado en evidencia que en realidad lo que produce valor es nuestro tiempo, nuestra atención al servicio de la publicidad. Cuánto más tiempo estén conectados las y los usuarios no sólo más tiempo estarán expuestos a la publicidad sino que sus interacciones que generarán datos que se procesan para mejorar la precisión de la segmentación comercial.

Si la radio opta por una página web propia se dará cuenta que habrá que pagar un dominio, alquilar un servicio de hosting y pagar los honorarios de alguien que la diseñe. Y en el caso de que se decidan por la autogestión, verán que los costos se reducen -aunque todavía habrá que pagar, por ejemplo, el dominio y la factura de la electricidad- pero que habrá que invertir tiempo en cuidar  y mantener la web. Todo este costo se visibiliza cuando se asume la gestión de la infraestructura. Y está bien que sea así porque de esa manera se pone en valor.

6. Porque es una oportunidad para aprender

Sin embargo, a pesar del punto anterior, tener una propia web es una oportunidad para aprender a gestionar los dominios, desplegar y gestionar un CMS, a hacer respaldos. Incluso, si la radio decide montar un servidor web, aprenderán necesariamente a gestionarlo, a configurar los parámetros de seguridad, etc. Con pocos requisitos se puede aprender a montar una servidora feminista con una conexión casera.

7. Porque nos permite tener RSS

Esta última razón la sugirió Javi, un compañero del Fediverso (¡gracias!). El RSS (Really Simple Syndication) es una tecnología que permite distribuir contenido a medida que se publica. Tener una página web ofrece la posibilidad de tener un feed de RSS par que quien quiera suscribirse reciba las novedades de la radio automáticamente, sin publicidad y sin ruido, en su lector. Aprende a crear tu propio RSS aquí.

¿Se animan a sacar del baúl de los recuerdos a su página web? Aquí algunas pistas:
Oda a las páginas web

También te puede interesar

Un comentario sobre «Oda a las páginas web»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.